IFA 2017

«Gaming», tracción para la salvación de los ordenadores

Los principales fabricantes se vuelcan en una categoría que ha crecido exponencialmente su mercado en los últimos años

MADRIDActualizado:

Por lo general, los aficionados a los videojuegos en PC suelen gastar mucho dinero en software y accesorios. Se vende de todo. Teclados mecánicos, ratones especializados, monitores panorámicos… ¡hasta sillas para los más «jugones»! Ningún fabricante quiere escapar de la oportunidad de hacer crecer su negocio y han visto cómo la categoría «gaming», destinada a los consumidores de ocio electrónico, ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Sin ir más lejos, la división Predator de Acer ha crecido un 61% solo en un año, mientras que la gama de monitores también ha sorprendido con un aumento de las ventas de un 103%. Se han reinventado. Han reaccionado ante el boom de los «smartphones» y han logrado capitalizar el interés de los jugadores, usuarios muy exigentes que siempre quieren lo mejor de lo mejor, dejándose muchos fajos de billetes por medio.

Los fabricantes de ordenadores, así, han encontrado una nueva gallina de los huevos de oro que explotar. Y vaya si lo han hecho. La idea con la que trabajan es procurar equipos de altas prestaciones en los que las tasas de procesamiento y gráficos cada vez más punteros sean su principal reclamo. Ejemplo es el Predator Orion 9000, un equipo de sobremesa que da respuesta a las demandas de los «gamers»: procesadores Intel Core i9 Extreme Edition, tarjetas gráficas AMD Radeon RX Vega y capaz de ejecutar aplicaciones de realidad virtual, además de soportar resoluciones 8K UHD.

Tampoco se han quedado cojos Alienware -una firma especializada en este campo- o Dell. Ésta última ha anunciado el Inspiron 15 7000, un portátil para jugar que cuenta con una pantalla de 15 pulgadas con resolución Full HD -4K en algunas versiones-. En su interior se encuentra un procesador i7, apoyado por hasta 32 GB de memoria RAM y 512 GB de almacenamiento SSD. Su tarjeta gráfica es una 1060 de Nvidia.

En medio de la creciente vorágine de los llamados deportes electrónicos o «eSports» -competiciones de videojuegos-, hay un sector de los usuarios que prefiere jugar desde un PC. No solo a los más jugados como «League of Legends» o «Overwatch», sino también a otros títulos importantes como «Rainbow Six: Siege», «ARK: Survival Evolved» o el próximo «Destiny 2», apuesta segura para disfrutarlo desde esta plataforma. Según la firma de análisis GFK, el sector de los ordenadores para jugadores ha crecido un 61% en el último año con el mercado español a la cabeza de Europa.

La industria ha empezado a dejar también portátiles capaces de jugar a un rendimiento alto, dejando de lado los equipos de sobremesa. Pero estos, sin embargo, suelen ofrecer recios diseños y abultados grosores. Para jugar, qué mínimo que 15 pulgadas de pantalla. Y potencia de sobra, eso por descontado. Algo que empieza a cambiar. Acer, por su parte, cuenta con un modelo, el Nitro 5, de extrema delgadez pero con especificaciones más que suficientes como para mover videojuegos con solvencia. Ese salto también lo ha protagonizado Asus, una de las firmas más involucradas en el mundo de los deportes electrónicos -patrocina hasta un equipo, ROG-, que cuenta en su catálogo con excepcionales propuestas.

Durante esta edición de la feria IFA de Berlín, el escaparate tecnológico más importante de Europa, se han visto los avances de otras marcas como Samsung, que ha presentado un monitor ultrapanorámico de -sí, no es broma- 49 pulgadas en formato 32:9. Esta pantalla garantiza un tiempo de respuesta de un milisegundo y es compatible con las tarjetas gráficas NVIDIA y la «app» Steam Link, que permite retransmisiones de juego en calidad 4K y una frecuencia de 60 fps. Acer ha hecho lo propio con el Predator X35, una pantalla con una ligera curvatura de 35 pulgadas que soporta frecuencias de 200 Hz y resolución de 3.440 x 1.440 píxeles.

Si el objetivo de jugar es divertirse, hacerlo desde un PC y monitor es no solo por su presumible calidad gráfica sino también por la fluidez con la que se muestra la acción. Siendo el género «shooter» el que se lleva la palma, si se producen saltos y pequeñas ralentizaciones en un título de las series Call of Duty o Battlefield lo más seguro es que caiga algún que otro grito por parte del usuario.