INFORMES Y ESTADÍSTICAS

El Apple Watch vende 18 millones de unidades, el doble de Macs

El modelo más actual acapara el 32% de las ventas totales de este dispositivo de muñeca que con el tiempo le ha dado la razón a Tim Cook

MADRIDActualizado:

Ha tardado tan solo tres años, pero el Apple Watch, el dispositivo de muñeca de la firma norteamericana, ha hecho explosión a nivel de ventas. En 2017 se vendieron unas 18 millones de unidades, lo que supone un aumento considerable del 58%. El modelo más actual, el Series 3, se convirtió en el motor de crecimiento con 9 millones de unidades vendidas en este periodo, casi la mitad de toda la categoría.

Según las estimaciones de la consultora Canalys, el gigante de la tecnología ha roto récords de ventas el pasado, demostrando así que tiene una fuerza descomunal a nivel comercial pese a haber debutado más tarde que sus principales competidores y con funciones algo limitadas. Además, con el tiempo ha ganado enteros. Se trata del primer producto de la era «Post-Steve Jobs», con lo que Tim Cook, actual consejero delegado de Apple, no las tenía todas consigo. Ahora, se ha convertido en un dispositivo casi indispensable en el ecosistema de la compañía hasta el punto que ya vende más que ordenadores Mac.

El rendimiento del dispositivo de muñeca en el cuatro trimestre fue sorprendente, ya que las ventas aumentaron en un 32% respecto al mismo periodo del año anterior. En concreto, se vendieron unos 8 millones de relojes. Aunque el fabricante no suele hacer distinciones ni separar la adopción entre los consumidores por diferentes modelos, los analistas apuntan a que el modelo Series 3 representa el 35% de las ventas globales (1,6 millones de unidades); el 52% se lo lleva el anterior, el Series 2, mientras que el 13% equivale a la versión con conexión LTE que le otorga una cierta independencia respecto al dispositivo al que se conecta, el iPhone. Este modelo en cuestión, sin embargo, no se ha lanzado en algunos países como España por no alcanzar los acuerdos pertinentes con las teleoperadoras de cada país.

Las cifras, por el momento, son contundentes y establecen que en el mercado del «smartwatch» Apple ha sabido sacar tajada, mientras otros fabricantes ya apuntan a una retirada. De hecho, en 2017 no se lanzaron apenas nuevos modelos y solo Fitbit y Samsung rascan algo del negocio. El ecosistema de funciones y aplicaciones para el Apple Watch ha ido creciendo lentamente, pero se ha consolidado como un dispositivo útil y práctico para un determinado público. Hasta el tercer trimestre del pasado año, las ventas totales cayeron en un 7%. La fotografía entonces del mercado de los «smartwatches» era: Apple, con una cuota de mercado de 41%, seguida de Samsung (10,4%) y Garmin (9,2%).

Con la última versión, además, la compañía ha mejorado algunas prestaciones, como su resistencia al agua y un rendimiento superior a sus predecesores, que le confieren una gran velocidad, así como extender ligeramente la duración de la batería, el principal inconveniente en este tipo de aparatos de muñeca. Y se ha centrado, a su vez, en servicios para el deporte y la salud, dos de sus principales reclamos. «La versión con conexión móvil del Apple Watch tuvo una gran demanda en EE.UU., Japón y Australia», asegura en un comunicado Vincent Thielke, analista de investigación de Canalys. «Apple ha ganado la batalla de los wearables», apunta por su parte Jason Low, analista de la misma consultora.

Una oportunidad perdida por ahora por Google, que no ha sabido convencer a los fabricantes en que adopten por su software Android Wear. Las previsiones, no obstante, son optimistas pese a que el concepto de «smartwatch» no ha despuntado a nivel global como se esperaba. Aún, esta tecnología de consumo desplazará a otros productos similares como las pulseras de monotorización. Según los datos de la consultora CFK, en 2018 los relojes inteligentes representarán el 52% de las ventas totales de los dispositivos «wearables», mientras que las previsiones de Juniper Research apuntan a que los relojes híbridos -relojes analógicos con funciones electrónicas- acapararán la mitad de las ventas para 2020.