análisis

¿Un juguete? ¿Un avión? ¿Un androide? Sphero BB-8 despierta a «Star Wars»

La firma tecnológica trae a España su bola robótica manejable desde el «smartphone» inspirada en la saga cinematográfica

¿Un juguete? ¿Un avión? ¿Un androide? Sphero BB-8 despierta a «Star Wars»

Aprovechando el tirón que siempre se tiene a mano con la aparición de un nuevo capítulo de «Star Wars», la firma electrónica Sphero ha traído a España su nuevo (¿juguete?) cuya estética está personalizada con los colores del personaje-robot de ficción. Tomando de base el primer desarrollo en forma de pelota se ha introducido un curioso elemento emulando la cabeza que se imanta a la bola, aunque prescindible; solo es por cuestiones estéticas.

Divertido y gracioso. Al igual que otros dispositivos de la marca, este «gadget» se conecta a un dispositivo mediante Bluetooth y, gracias a una aplicación disponible para sistemas operativos iOS y Android, se maneja a la perfección, aunque hay que cogerle el tranquillo. Se «despierta» gracias a un cargador por inducción y, antes de iniciarlo, hay que emparejarlo con el dispositivo que ejercerá de mando de control inalámbrico. Unas luces interiores advierten del nivel de batería (en rojo) y cuando parpadea en blanco está totalmente cargado.

La «app» -que obliga a descargarse la última versión para su correcto uso- permite controlar el Droid mediante giros de un joystick virtual. Es necesario girar el BB-8 hasta que la luz azul esté mirando al usuario. Hay acciones predeterminadas, tales como giros aleatorios, circulares, saltos, movimientos especiales de la cabeza, rápidos acelerones, que proporcionan una experiencia distinta. Para que uno se haga la idea de la velocidad a la que puede funcionar, se habla de 2.2 metros por segundo.

Construido con policarbonato y sumergible (la cabeza es únicamente resistente al agua), esta bola mágica (cuyo funcionamiento es prácticamente similar a la Sphero original) tiene un diámetro de 3.5 centímetros, dimensión similar a la de una pelota de béisbol.

Uno de los aspectos que le diferencia de sus «hermanos» mayores es que, en esta ocasión, el dispositivo permite recrear un holograma mediante el empleo de la cámara y el micrófono. Una vez grabado el mensaje se envía al dispositivo de forma automática para recrear en pantalla esa imagen virtual, cuyo resultado es gracioso. Su precio: 150 euros.

comentarios