Detalle del diseño de este producto
Detalle del diseño de este producto - SWATCH
análisis

Swatch Touch Zero One: un pequeño aliado electrónico para jugadores de volley

Actualizado:

Los relojes digitales llevan conviviendo con nosotros desde hace mucho tiempo. Sin ir más lejos, la primera patente sobre estos aparatitos de muñeca, que hicieron grande a la japonesa Casio, data de 1956. Y, como hemos dicho en otras ocasiones, la llegada de internet a la sociedad lo ha cambiado todo, de cabo a rabo, terminología coloquial que suele emplearse. De ese poder han surgido en los últimos tres años infinidad de dispositivos electrónicos de muñeca cuya razón de ser es su conectividad.

A caballo entre un reloj digital convencional y un reloj inteligente -de los llamados «wearables» se encuentra Swatch Touch Zero One, que bien podríamos decir que se trata de un amigo electrónico en forma de pulsera para los amantes (y practicantes) del volley. El aparatito cuenta con una correa sin cierre, una banda extensible y ajustable a la muñeca. Su diseño, deportivo, informal y desenfadado, le confiere un aspecto sugerente, fabricado en plástico.

La marca suiza Swatch, uno de los grupos relojes más importantes del mundo, tiene un catálogo impresionante lleno de colores, colecciones diversas, diseños juveniles, aunque no se encuentra en el rango de gama alta como otras firmas. Este nuevo miembro es cómodo y llega en varias versiones en función de sus colores (amarillo, azul o verde). Es resistente al agua y uno de sus grandes bazas es la autonomía; puesto que no se requieren de grandes recursos electrónicos la batería llega fácilmente hasta los seis meses, aunque es un detalle que durante las pruebas realizadas por ABC no hemos podido comprobar.

Aunque tiene pantalla táctil, esta no es ni en color ni se trara de un panel LCD ni OLED ni ninguna de esas tecnologías que actualmente se encuentran en los «wearables» más avanzados. Simplemente, se trata de un reloj digital que incopora una serie de caracterìsticas propias de las pulseras cuantificadoras. No es un teléfono móvil en la muñeca como sí sucede en el caso del Apple Watch o el Samsung Gear S. Está más cerca, por ejemplo, de la propuesta de Fitbit con Surge.

Este dispositivo es otra cosa. Con él se pueden analizar varios parámetros como los pasos andados, la distancia recorrida o las calorias quemadas. Una vez sincronizado a través de conectividad Bluetooth desde una aplicación compatible para sistemas operativos iOS y Android, el usuario puede ver, de manera simple e intuitiva, los datos e información registrada.

Su concepto pensado para el volley playa hace que el reloj introduzca una serie de estadísticas propias para este deporte, como la potencia de golpeo y, un detalle curioso, la potencia y número de aplausos. De esta manera uno puede llegar a motivarse (o no) acerca de si el público está disfrtuando del partido. Claro, no se puede obviar las funciones típicas de reloj convencional, ya que contiene lo básico: cronometro, alarma y cuenta atrás.

Su manejo es sencillo, aunque al principio poco intuitivo: con solo deslizar el dedo se navega, mientras que si se realiza una pulsacion larga se se activa una función concreta. Su precio es de 130 euros.