Tecnología

La impresora 3D revoluciona la industria del calzado

Los fabricantes de zapato incorporan cada vez más esta tecnología en el proceso de creación de los diseños conceptuales que pisarán posteriormente la calle

J.M.SÁNCHEZ - Actualizado: Guardado en: Tecnología

Es una de las profesiones más antiguas del mundo. A medida que el ser humano ha evolucionado, diversas formas de calzado han nacido aparejadas. Una industria tan tradicional como esta ha sabido adoptar las nuevas tecnologías para ser competitivos. Son cada vez más las empresas de calzado que incorporan a sus procesos de creación impresoras 3D, dada su rapidez y facilidad para elaborar los diseños conceptuales que, una vez aprobados y probados, andarán por el mercado.

Los fabricantes se sirven de esta nueva tecnología, que cada vez es más accesible para los consumidores por la reducción de los precios, para desarrollar las primeras muestras que sirvan para corregir y modificar los diseños. Hasta la fecha, el proceso de creación resultaba costoso y se alargaba en el tiempo. Las maquetas, creadas en arcilla, madera o diferentes tejidos, tardaban varias semanas hasta finalizarlas. Incluso, la impresión en 3D ha permitido que diseñadores como Earl Stewart lancen zapatos que bien podrían ser utilizados para el verano.

Otras compañías, como Pensar Studios, ha implementado esta tecnología, llamada a revolucionar el mercado en los próximos años, para crear zapatos a medida del cliente. Un ordenador recoge las características del pie, lo analiza, y desarrolla un modelo que se adapte de forma óptima. La firma norteamericana New Balance presentó en marzo un prototipo de zapatillas de correr realizado en impresión 3D cuya suela se adapta a las características del corredor y que, según se explicó, mejora el rendimiento del atleta.

Otras compañías como Puma, Nike o Adidas han comenzado a utilizar la impresión 3D para mejorar y acelerar el proceso del diseño del producto. Esta última desveló que para la creación tradicional de las muestras se requería de hasta 12 personas, mientras que con esta tecnología trabajan tan solo dos.

Entre las ventajas de la impresora 3D adaptada al calzado se encuentra la rapidez con la que se pueden crear los componentes del calzado. «Incide mucho en diseño del piso. Ya hay varias empresas que lo utilizan para fabricar el prototipo. Uno de los problemas que tenían las primeras impresoras en 3D era lo rígido de las productos. Ahora con la utilización de otros materiales ofrece la flexibilidad del piso», explica a este diario José Sanchís, presidente de la Federación de Industriales de Calzado Español (FICE).

La tecnología 3D «va a tener un recorrido importante en el diseño», sobre todo, de componentes del calzado, como un tacón o el piso. De esta manera se obtiene una gran rapidez. «No depende de un tercero para hacer el piso. Con solo generar un archivo, compruebas la superficie, y lo puedes tener en una hora para crear un modelo conceptual real. Para tenerlo en mano en cuestión de momentos», asegura.

Respecto a la controversia sobre una vulneración de la propiedad intelectual a consecuencia de la copia de diseño registrado por parte de un particular, la industria no teme dado el esfuerzo y costoso de crear un zapato en casa. «No le veo peligro de copia. Hablamos de inversiones considerables en nuestro sector. No lo veo que un particular tenga esa tecnología. Para la fabricación tienes que tener el diseño muy bien generado. Veo demasiado esfuerzo como para que a nivel ‘freelance’ se metan en ese tema», comenta.

comentarios