CES 2017

QLED frente al OLED: las diferencias entre las tecnologías del televisor del futuro

Samsung estrena una nueva tecnología para sus pantallas que promete un mayor realismo

Detalle de uno de los nuevos modelos de televisor de Samsung
Detalle de uno de los nuevos modelos de televisor de Samsung - AFP

La industria de la imagen sigue dando pasos importantes para acercarse aún más al realismo. En los últimos años el estándar de imagen a perseguir ha sido el 4K o Ultra Alta Definición que ofrecen más detalles. Supone, pues, hasta cuatro veces más de píxeles que la resolución Full HD, con lo que la densidad de píxeles es mayor.

El Alto Rango Dinámico (HDR, por sus siglas en inglés), por su parte, está viniendo a la «caja tonta» para aumentar los niveles e intensidad lumínica y con un rango de grises más amplio, logrando de esta forma una mejor representación de las sutilezas y naturalidad de las imágenes proyectadas. Y algunos de los modelos más avanzados ya cuentan con esta tecnología. Esta técnica se utiliza en el campo de la fotografía desde hace tiempo.

Así funciona un panel LCD
Así funciona un panel LCD- Expert Reviews

Cabe recordar que el ojo humano, según los científicos, es capaz de distinguir hasta 10 millones de colores, con lo cual el reto es ofrecer la máxima gama de aspectos en un televisor. En los últimos tiempos se ha innovado, también, en los materiales y tipos como el OLED (Organic Light Emitting Diode), una tecnología puntera, que ofrece ciertas ventajas sobre otros paneles como los LCD. El resultado es que con ellos se logran colores más vivos y negros más profundos, así como mayores contrastes. Las imágenes son, en efecto, más espectaculares. Además, permite adelgazar a la mínima expresión su grosor, aunque tiene como principales inconvenientes las dudas que suscita su durabilidad y el alto precio de fabricación.

A diferencia con otro tipo de paneles, los OLED se sirven de una tecnología que logra que los diodos encargados de emitir la luz iluminen directamente los píxeles y subpíxeles RGB (rojo, verde y azul, en español) de manera individual. Mientras, los LCD -Liquid Cristal Display-, que se han utilizado en infinidad de aparatos como calculadoras o relojes, se tratan de cristales líquidos que no generan luz propia, con lo que es necesario aplicarla desde otra fuente, de forma que se incorpora un sistema de retroiluminación. Este tipo de paneles, por tanto, no alcanzan los negros tan profundos como los OLED. Los televisores LED -Light Emitting Diodes- suponen una evolución de los LCD pero incorporan una capa de LED por detrás como fuente de luz.

El nuevo paso lo ha dado Samsung con los paneles QLED, que viene a ser la unión entre la tecnología Quantum Dot y los LED. Los primeros modelos de la compañía llegarán a lo largo de este mismo año. Pero, ¿qué diferencias existen? La firma surcoreana inició el pasado año la travesía para llevar la tecnología Quantum Dot -puntos cuánticos- a los televisores, una tecnología formada por partículas realmente pequeñas que emiten distintos colores según su tamaño. Es como cuando uno mezcla acuarela con agua, el color se hace más llamativo, ¿no? Con ello los televisores que utilizan esta tecnología como fuente de luz son capaces de producir color más intenso, realista y preciso.

De esta forma, esos paneles QLED son diferentes a los OLED al aprovechar las ventajas de los LED y la tecnología Quantum Dot, es decir, Quantum Dot Light Emitting Diode, pero se ve que QDLED no era una expresión tan publicitaria. Es, en resumidas cuentas, una nueva variación en la tecnología de puntos cuánticos -pequeñas partículas de entre 2 y 10 nanómetros de diámetro- que ha estado presente en la gama SUHD (Super UHD) de Samsung en el último año y que ha permitido emitir colores más brillantes y diversos.

Lo que consigue es producir unos niveles de brillo más intensos entre 1.500 y 2.000 nits (la unidad de medida para calcular este valor en la industria), además de producir negros profundos pero olvidándose de los problemas de los paneles orgánicos que suelen desgastarse más fácilmente. Además, son compatibles con la resolución 4K y soporta HDR y, con todo, son más fáciles de producir, con lo que a lo largo del próximo año los consumidores podrán tener al alcance televisores de calidad similar a los OLED a precios más bajos.

comentarios