#animojiskaraokeCómo crear «Animojis Karaoke»: el fenómeno del momento en redes sociales

Ya advertíamos por aquí que los «emojis» que reconocen los gestos a través del iPhone X iban a ser un pelotazo

MADRIDActualizado:

Ya lo advertíamos hace un tiempo por aquí cuando Apple anunció durante la presentación del iPhone X que incluiría una función llamada «animojis». Lo tenía todo para ser un pelotazo viral y ser un fenómeno en redes sociales. Y lo está siendo. Al menos de momento.

Para los neófitos en estas lides, consiste en la representación gráfica de estos particulares emoticonos mediante la capacidad de imitar las expresiones fáciles de una persona gracias a la tecnología de reconocimiento facial integrada en el nuevo «gadget» de Apple. Pensado en un primer momento para enriquecer las conversaciones a través de la aplicación de chat iMensaje, los usuarios de un iPhone X le han encontrado otra particularidad, los «Animoji Karaoke». Y es que al final todo se nos va de las manos.

En estos primeros días de disponibilidad del dispositivo móvil se han popularizado algunas creaciones interesantes. Algunas ya son recordadas como la representación de «Bohemian Rhapsody» del grupo británico Queen, «Mr Brightside» de The Killers, «All Star» de Smash Mouth o, incluso, alguna de «reggaeton» que tan de moda está entre los jóvenes. Hay quien, también, ha querido interpretar -a su modo- la universal marcha imperial de «Star Wars».

Pero, a ver, son divertidos y eso, y ya se están desarrollando aplicaciones para los «Animoji Karaoke», pero cómo diantres se crean. Los pasos son bien sencillos, según explican desde el medio especializado «iMore», pero se requiere de cierta práctica y seguirlos a pies juntillas.

Selecciona la canción (que sea buena por favor)

De cara a la grabación de un «animoji» interpretando una canción es necesario elegir el tema en cuestión -si es de rock, mejor, pero porque nosotros somos así...-. Dado que no se puede reproducir música en el iPhone al mismo tiempo en que se abre la interfaz de creación de los «animojis», se requiere de una fuente alternativa que emita el sonido. Por ejemplo, otro dispositivo. El que sea, da igual. No nos vamos a poner pejigueros a estas alturas. Eso sí, la señal debe ser lo suficientemente fuerte y no recoger ruidos extraños para que el resultado sea idóneo.

O lees la letra o te la aprendes de memoria

Lo que consigue FaceID, el sistema de reconocimiento facial de Apple para el iPhone X, es reproducir los gestos y movimientos de la persona. Entonces, los «emojis», limitados en número en la actualidad, se animan. De tal forma que si abres la boca el emoticono lo hará también. Teniendo en cuenta eso, los «animojis» pueden expresar las palabras de la letra de la canción. El objetivo es que mientras se graba la canción se canta en silencio, haciendo «playback» y gesticular lo mejor posible al más puro estilo de Milli Vanilli.

Grabar y recuperar el resultado

Cabe señalar que los «Animoji» anidan dentro de iMessage, la aplicación de chat y mensajes de Apple. Lo que hay que hacer es iniciar un nuevo mensaje y elegir la función «Animoji» que aparece en la parte posterior y, como es obvio, elegir el tipo y estilo que uno quiera (un mono, un robot, un zorro... incluso una caca).

El resultado debe ser limpio para recogerlo posteriormente. Hay que enviarlo como un mensaje. En caso de querer grabar un «Animoji Karaoke» de más de diez segundos -es el límite desde iMensaje- es necesario grabar la pantalla mientras se sincroniza la letra con tus gestos. Para ello, se puede grabar la pantalla mediante la nueva función integrada dentro del sistema operativo iOS 11.

Ahora a editar (y compartir)

Con todo, es necesario extraer el archivo «Animoji» a una aplicación como iMovie o similar. El objetivo es editar el contenido y añadir clips de video para agrupar las canciones. Con todo, el resultado no iba a quedar en el cajón de los recuerdos. El archivo de video completado se puede compartir en tu perfil de redes sociales. Y nada, a ver si de aquí a «Operación Triunfo». Y, para muestra, un botón.