Consejos para proteger tu «smartphone» con Android

Consejos para proteger tu «smartphone» con Android

Utilizar contraseñas fuertes, descargar únicamente aplicaciones desde tiendas oficiales o activar la verificación en dos pasos son detalles a tener en cuenta para evitar que nuestros datos caigan en manos ajenas

Actualizado:

Utilizar contraseñas fuertes, descargar únicamente aplicaciones desde tiendas oficiales o activar la verificación en dos pasos son detalles a tener en cuenta para evitar que nuestros datos caigan en manos ajenas

12345678
  1. Descarga solo desde Google Play Store

    Android es el sistema operativo móvil de mayor penetración del mundo. Y, como tal, es la principal víctima potencial para recibir virus, ataques y «malware». Y es que con estos aparatos se navega asiduamente por internet, accedemos al correo electrónico y, sobre todo, descargamos aplicaciones.

    Pero nuestro comportamiento puede provocar que se pierda información sensible, como contactos personales, fotos íntimas o mensajes privados. En aras de evitar poner en riesgo nuestro dispositivo, la firma de seguridad informática Kaspersky Lab ha elaborado un decálogo de consejos para convertir el teléfono que rueda bajo la plataforma de Google en un dispositivo más seguro.

    El primer gran consejo a tener en cuenta es la procedencia de los principales virus. Normalmente llegan a través de las distintas aplicaciones que nos descargamos, por lo que es de vital importancia que únicamente descarguemos estos programas a través de tiendas oficiales, como Google Play.

    «Al contrario de lo que ocurre con iOS, es muy sencillo instalar una aplicación por tu cuenta o con la ayuda de otro usuario pero nunca debe instalarse una aplicación desde una plataforma o una página web de terceros, ya que podría estar infectada. Lo mejor es desactivar esta capacidad y utilizar una app integrada de comprobación de seguridad», explican los expertos.

    En este sentido, es importante eliminar las «apps» y juegos innecesarios. «Cuantas más aplicaciones tengas instaladas en tu dispositivo, mayor es el riesgo de que alguna de ellas sea maliciosa. Además, hay muchas que ya estaban instaladas cuando adquiriste el dispositivo y que no utilizas. Conserva las más útiles y deshazte de las demás», recomiendan.

  2. Controlar los permisos de las aplicaciones

    Otro aspecto a tener en cuenta y que puede poner en riesgo nuestro terminal son los permisos de algunas aplicaciones que, para poder utilizarlas, hay que permitir el acceso a determinadas opciones, ya sea a la cámara, a las fotos, a la ubicación y demás.

    Lo importante, no obstante, es revisar si la «app» en cuestión y aquella que nos interesa proviene de un desarrollador o empresa de confianza. ¿Cómo se hace eso? «Debes fijarte en los permisos de acceso que te pide. Si una aplicación de protector de pantalla o de juegos te pide permiso para acceder a tus correos electrónicos, tus mensajes de texto, tus cuentas, tu localización o uso ilimitado de internet, sospecha», advierten.

  3. Utilizar contraseñas fuertes

    En este y en todos los dispositivos y plataformas que utilizamos siempre, siempre, siempre es conveniente utilizar contraseñas seguras y, a priori, robustas. Esto se consigue combinando mayúsculas con minúsculas y otros caracteres como números.

    Para desbloquear el teléfono, Android permite elegir el método, ya sea mediante un código, un patrón gráfico o el pin de la tarjeta SIM. Lo mejor es utilizar una contraseña sofisticada que contenga al menos diez caracteres y cumpla los requisitos anteriores. «Como no es fácil insertar una cadena semejante cada vez que quieras desbloquear tu dispositivo, prueba varias contraseñas hasta que encuentres la óptima. Pon al mínimo el tiempo de espera para bloquear el teléfono y desactiva la opción de ver la contraseña mientras se teclea. Recuerda cambiarla con regularidad», explican los expertos.

  4. Cifrar los datos

    La tendencia en mensajería es cifrar las conversaciones. Pero esta práctica se extiende a otros ámbitos de la tecnología móvil. Hay que procurar -dicen los expertos de Kaspersky- en que los datos del termnal estén convenientemente cifrados. De esta forma, nadie ajeno podrá acceder al contenido en caso de robo o pérdida.

    Esto está relacionado con lo anterior. «Es mejor elegir una contraseña que un código PIN porque en la versión actual de Android, la codificación se basa en la contraseña o el PIN y ésta es tan fuerte como lo sea la contraseña. La próxima versión del sistema operativo debería mejorar este hecho», lamentan.

  5. Controlar las conexiones WiFi

    Android se conecta automáticamente por defecto a cualquier red WiFi a la que se haya conectado anteriormente. Esta función, aunque práctica y cómoda, puede ser peligroso, ya que si se trata de un punto de acceso sin clave puede ser aprovechada por ciberdelincuentes.

    La recomendación es fijarse bien dónde nos conectamos y para qué fin. «Evita las conexiones públicas y comprueba la lista de redes inalámbricas que tienes almacenadas. Igualmente, desactiva la conexión automática», sugieren.

    Otro aspecto a tener en cuenta y que está relacionado es utilizar una Red privada virtual (VPN) que protege los datos que transfieres y permite acceder a fuentes restringidas para redes públicas. «Las redes VPN no son tan caras como antiguamente y, además, la mayoría de routers modernos incorporan su propia red VPN por lo que el acceso es gratuito. Es recomendable utilizar L2TP u OpenVPN, cuya protección es más fiable que la PPTP», especifican.

  6. Desactivar las notificaciones

    Sí, Android es especialmente puntero en materia de notificaciones. Esta función, muy interesante y práctica, puede hacer que el teléfono móvil se «chive» de cierta información que no queremos trasladar.

    El resultado es que, pese a tener el móvil bloqueado, llegan ciertas notificaciones que pueden incluir códigos momentáneos para confirmar transacciones, alertas de estados de cuentas y otros datos importantes. «Muchos fabricantes de equipos originales utilizan también diferentes capas que no son seguras. Deberás desactivar todas las notificaciones de las aplicaciones de forma manual», asegura.

  7. Configurar ajustes en los servicios de Google

    Esta decisión es especialmente importante. Sabemos que las compañías tecnológicas albergan datos personales muy importantes. Poner límites a la información que tiene de nosotros Google puede ser una buena idea si tenemos en cuenta las consecuencias desastrosas que podría tener una fuga de datos. «Si alguien accediese a su base de datos, podría leer nuestros mensajes, ver nuestras fotos y contactos e, incluso, saber dónde hemos estado.

  8. Utilizar la verificación en dos pasos

    Este método es más seguro y lo están adoptando numerosas compañías para evitar poner en riesgo los datos personales de los usuarios. La verificación en dos pasos es uno de nuestros mejores aliados de seguridad. «Además de la contraseña, hay que añadir un código a través de un mensaje de texto, aplicaciones especializadas o, incluso, hardware. Sin la posesión de los códigos, nadie puede entrar en el dispositivos, aunque se tenga la contraseña», concluyen.