Tecnología

Un 41% de los británicos considera «repulsiva» la idea de tener sexo con un androide

Un 17% sí consideraría mantener relaciones sexuales con un robot, según un sondeo publicado con motivo del estreno en Gran Bretaña de una serie televisiva sobre un «robocop»

Daryl Hannah en el papel de Pris, un «replicante» de Blade Runner
Daryl Hannah en el papel de Pris, un «replicante» de Blade Runner - archivo
borja bergareche - Actualizado: Guardado en: Tecnología

Más de un tercio de los británicos considera que el ascenso de los robots supone una «amenaza» para la raza humana, según un sondeo publicado esta semana en Gran Bretaña. Por lo general, el estudio indica una actitud temerosa ante los crecientes avances en el ámbito de la inteligencia artificial. Un 46% cree que la tecnología avanza «demasiado rápido» y pone en riesgo el modo de vida tradicional. Y un 35% observa con «preocupación» el uso civil de los drones.

Otros sondeos constatan miedos similares a la inteligencia artificial en EE.UU.El estudio sobre la actitud de los británicos ante los robots ha sido publicado en vísperas del estreno este martes en la televisión británica de una serie sobre un policía androide, similar al que protagonizó Arnold Schwarzenegger en la saga de «Terminator». Uno de cada diez encuestados cree que «en diez años» tendremos agentes-androides de este tipo patrullando las calles. En general, casi un tercio teme que los robots les terminen quitando el puesto de trabajo.

Así, el sondeo refleja que el 42% de los encuestados espera que los profesores sean sustituidos por robots en las aulas del futuro. Este pesimismo ante la llegada a nuestras vidas de la inteligencia artificial ha sido constado también en Estados Unidos, donde un estudio publicado el mes pasado por el Pew Research Center indicaba que, por ejemplo, que el 65% de los encuestados cree que todo irá «a peor» si los robots empiezan a cuidar de los ancianos y de los enfermos.

Posibilidad «repulsiva» para el 41%

La encuesta ha sido realizada por la empresa One Poll con una muestra de 2.000 personas, de cara al estreno británico de la serie estadounidense «Almost Human» (casi humano), en la cadena «Watch» [puedes ver aquí el tráiler]. La serie futurista de la Fox está codirigida por J. J. Abrams, responsable de las nuevas entregas cinematográficas de «La Guerra de las Galaxias (Abrams rescatará a Harrison Ford «Star Wars VII»).

Según la encuesta, difundida este martes por la agencia Press Associated, más de un cuarto de los participantes cree que los robots y los ordenadores con inteligencia artificial serán capaces de sentir «emociones humanas» en el futuro. Una posibilidad fascinante, tratada muchas veces en el cine, que lleva –quizás– al 17% de los encuestados a declararse preparados para «mantener relaciones sexuales con un androide».

Esta posibilidad de irse a la cama con un ser mitad humano, mitad robot resulta, sin embargo «repulsiva» para el 41% de los encuestados. Un 14% rechaza que deba darse ese «uso» a los robots del futuro. Con la tecnología para ello cada vez más a punto, los interrogantes filosóficos que plantea un escenario así son apabullantes. ¿Tendría sentido la noción de «consentimiento» en un encuentro físico por parte de un androide? Por ahora, son el cine y la televisión los medios que avanzan algunas de las posibles respuestas en este campo.

La segunda era de las máquinas

En el de las implicaciones laborales, sin embargo, las respuestas están surgiendo del ámbito académico más solvente. Un influyente libro publicado recientemente por dos investigadores del Massachussets Institute of Technology (MIT) defiende que una segunda era industrial en camino situará a máquinas inteligentes en la realización de ciertos diagnósticos médicos, en ciertas tareas mecánicas realizadas por los pasantes en los despachos de abogados, o en los coches sin conductor, como los desarrollados por Google, que ya circulan por las calles de California.

En la primera era de las máquinas, durante la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX, los aparatos mecánicos, y eléctricos más tarde, asumieron ciertas tareas físicas realizadas hasta el momento por personas o animales, como impulsar coches o barcos, o fabricar herramientas. Pero el advenimiento de las máquinas inteligentes plantea un escenario diferente, más inquietante para muchos.

«Es más probable que los robots sean usados como asistentes»«Cuando se sustituye trabajo físico por máquinas, todavía se necesitan humanos para tomar decisiones sobre lo que debe hacerse, con lo que la aportación humana es más valiosa; en la siguiente oleada, no está claro sin las máquinas complementarán a los humanos, o les sustituirán», advierte Erik Brynjolfsson, coautor de «The Second Machine Age» junto con el profesor Andrew McAfee, de la Sloan School of Management del MIT.

Martin Smith, profesor de robótica de la universidad británica de Middlesex, adopta una postura más tranquilizadora, por su parte, según recoge Press Associated. «Aunque muchos se temen que sus trabajos serán arrebatados por máquinas, es más probable que los robots sean utilizados como asistentes, y la fuerza laboral del futuro podrá beneficiarse de evitar tareas peligrosas y repetitivas en lugar de sufrir despidos masivos», cree. Smith fue el responsable de supervisar el sondeo de One Poll.

comentarios