Tecnología

Tecnología

El mercado de las «apps»: cobrar o no cobrar

Día 15/01/2013 - 09.49h
Temas relacionados

Desde un ordenador se puede crear la gallina de los huevos de oro, pero la mayoría de esas gallinas no dan ni para pagar su comida

El mercado de las aplicaciones no es tan rentable como parece. De momento. Quizá. O solo está destinado a unos pocos elegidos. Desde un ordenador se puede crear la gallina de los huevos de oro, pero la mayoría de esas gallinas no dan ni para pagar su comida. No todos son como los creadores de Apalabrados, que dicen haberse hecho millonarios dado el éxito a nivel mundial de su popular juego.

La tienda de aplicaciones de Android, sistema con más penetración en España, es el que cuenta con un mayor crecimiento, pero es la Apple Store quien se lleva la palma de los ingresos. La presión que se infligen los desarrolladores es tal que muchos fracasan en su intento de sacar partido (económico) a sus desarrollos.

Tal vez por el prematuro y acelerado éxito de Line, el popular servicio de mensajería instantánea WhatsApp, la «app» más descargada en el catálogo de Google, ha decidido ofrecerse también gratis por tiempo limitado en la Apple Store, donde su descarga tiene un coste de 0.99 dólares al año.

«Whatsapp ha fracasado en su modelo de negocio. Pagas una vez y no vuelves a pagar. Line es una empresa de juegos y utiliza la mensajería para vender otros servicios, como sus juegos. Al final tienes muchas más oportunidades de ingresos», asegura a este diario Jacobo Bergareche, de Wake App, empresa que he creado la aplicación musical «N» de Jorge Drexler.

«El mundo de las aplicaciones tiene muy poco tiempo y la gente está mucho más preocupada en intentar conseguir una base de usuarios grande. Si tienes muchos usuarios que consumen de manera recurrente se puede optar por "a ver lo que se me ocurre"», señala.

El pago por descarga tiene en iOS al mejor aliado. Pese a no contar con las aplicaciones más descargadas, suelen ser más rentables que en Android, donde «la gente no tiene costumbre de pagar» porque, entre algunas razones, Google no pasa controles de homologación. Este hábito de los usuarios y de esta filosofía ha llevado a firmas como Samsung a crear su propia plataforma para homologar las «apps». «La apuesta es que -el usuario- pague en sus dispositivos saliéndose de los dominios de Google».

El comportamiento de los usuarios en las tiendas de Apple y Google es diferente. En los últimos cuatro meses los ingresos de Google Play se han incrementado en un 43% mientras que los de la App Store han subido un 21%, según datos de la compañía de análisis Distimo. Sin embargo, la tienda de Apple ha registrado más de 15 millones de dólares diarios durante noviembre, mientras que en el caso de la Google Play se situó en 3,5 millones.

Dermo Map, aplicación para efectuar diagnósticos, tiene un precio de descarga de 5 euros. Y es solo un ejemplo de las muchas caras pero con buena acogida. «Las aplicaciones médicas son muy buenas porque van a un público especializado y la gente tiende a comprarlas, pero también hay aplicaciones didácticas como las de Touch Press que cuestan 12 euros. La gente las compra porque tienen una percepción de calidad y es una experiencia maravillosa», añade.

Hay muchas «app» oportunistas como las de programas de televisión o acontecimientos muy populares que son «de usar y tirar» que buscan obtener un número alto de descargas para permitir a la empresa desarrolladora darse a conocer, pero el modelo que se está imponiendo es el «freemium», mediante el cuál se ofrece una serie de servicios básicos gratuitos, mientras se cobra por otros más avanzados.

De esta manera, explican los expertos, se cautiva al usuario. «La ‘app’ es gratuita, pero luego, dentro, compras contenidos. Tiene que ser una aplicación atractiva que le genere la necesidad de compra», comenta Juan Bosch, de 2yPunto, empresa creadora de VoiceMod, un servicio para modular la voz.

Ese modelo, el «freemium», es el que más rendimiento se obtiene «porque permites a los usuarios beneficiarse de las posibilidades de la ‘app’ y, a partir de ahí, quien quiera puede hacerse con la versión extendida», explican desde Spartanbits, aunque insisten: «Todo depende del cliente y la aplicación».

Nació en verano para «ver cómo salía», pero Triviados, siendo una de las aplicaciones más descargadas en Android con más de un millón de altas, sus creadores no se han vuelto ricos de la noche a la mañana. «No hemos visto dinero», manifiestan. «En Android no se sustenta», lamentan desde Pandereta Estudio. Pese a registrar «muchas impresiones de publicidad» el juego todavía no da ingresos. «Las ganancias dan para pagar los servidores. No es algo que nos permita vivir», reconocen.

Decidir la plataforma donde colocar las «apps» es el debate que se plantean las compañías. «Solo en Android no es rentable. En el mundo de iOS puede generar más, pero depende, porque a nosotros nos sirve un poco a modo de espacarate para buscarnos otros clientes que quieran otros desarrollos», dicen. Es decir, tener un portfolio «para buscar financiación o como carta de presentación».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Prueba los nuevos juegos web

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.