ABC

RODAR

Los mejores «muscle cars» americanos

Tienen enormes motores, banda sonora espectacular, impresionante aceleración y apariencia imponente

Chevrolet Camaro ZL1 - Chevrolet
ActualizadoDavid NoriegaDavid NoriegaLeer despuésCompartir

A los estadounidenses les gusta presumir de coche; por eso, cuanto más impresionante sea (en todos los sentidos), mejor. Tanto es así que, en la década de los 60 y los 70 se acuñó el término «muscle car» para denominar a aquellos modelos «made in USA» que reunían aquellas características que tanto gustan al automovilista yankee: un aspecto diferenciado, un gigantesco motor (habitualmente de ocho cilindros) y una buena dosis de practicidad que permitiera usarlos a diario. El nombre les viene al pelo: son puro músculo.

Y, aunque al principio, en esta categoría sólo se encuadraban modelos con carrocería de dos puertas, con el paso del tiempo la fórmula «muscle car» se ha ido extendiendo, adaptanto la fórmula a otros segmentos del mercado. Por eso, en esta selección encontrarás tres coupés, una berlina y un todo terreno, todos ellos con un propulsor de 8 cilindros en V bajo sus alargados capós, una aceleración de récord... y un precio en su mercado de origen que supone la mitad de los que te pedirían en Europa los fabricantes premium por modelos similares.

Ford Mustang Shelby GT 350 R

Ford Mustang Shelby GT 350
Ford Mustang Shelby GT 350 - Ford
Ford Mustang Shelby GT 350
Ford Mustang Shelby GT 350 - Ford

Este modelo es exclusivo por varios motivos. Sin lugar a dudas, el principal es que lleva el apellido Shelby, el mítico preparador que en los años 60 se dedicó a preparar modelos de Ford y cuyo apellido ha venido utilizando la marca norteamericana para identificar a los Mustang más radicales. Otro aspecto singular es su motor atmosférico, es decir, sin ningún tipo de sobrealimentación y que ha sido diseñado para ser el V8 más potente producido por la marca. Ensamblado a mano, esta contundente pieza mecánica dispone de una generosa cilindrada de 5,2 litros y dispone de una potencia final de 533 CV a 7.500 rpm. Eso por no hablar de su sorprendente régimen máximo de giro: nada menos que 8.250 rpm, lo cual le convierte en el más «rabioso» y excitante entre los «muscle car».

Pero cuando hablamos de «muscle cars» nunca se puede olvidar la experiencia de conducción... y la que proporciona este Mustang es extraordinaria desde todos los puntos de vista: no es extraño, ya que el Mustang es el único de estos deportivos ideado con enfoque mundial, pensado para que pudiera triunfar fuera del mercado estadounidense. ¿Algunos ejemplos? La cuádruple salida de escape potencia el rugido del motor; el sistema de amortiguación MagneRide es capaz de ajustar su dureza automáticamente para que la conducción sea precisa; y la robusta caja manual TREMEC 3160 de seis velocidades hacen que éste sea uno de los pocos modelos V8 con cambio manual que quedan en el mundo.

Ford Mustang Shelby
Ford Mustang Shelby - Ford

Por otro lado, los ingenieros de Ford han arañado cada gramo para reducir al máximo el peso de un vehículo para carretera... pero que sea capaz de mantener el tipo en una tanda en circuito. ¿Un ejemplo de su dieta? Sólo las llantas de fibra de carbono de 19” consiguen ahorrar nada menos que 18 kilos respecto a unas convencionales de aleación.

Y, por supuesto, queda el tema de la imagen: este Ford presume de su diseño agresivo, con un impresionante difusor en la parte posterior, aletas ensanchadas, un imponente capó de aluminio y un llamativo alerón trasero. La mala noticia es que esta versión concreta no se vende en el mercado europeo, mientras en Estados Unidos el GT 350 R está disponible desde apenas 65.000 euros.

Chevrolet Camaro ZL1

Chevrolet Camaro ZL1
Chevrolet Camaro ZL1 - Chevrolet

La versión más potente del mítico Camaro cumple a rajatable con la máxima de los «muscle car» de «cuanto más grande, mejor». Así, cuenta con un motor V8 sobrelimentado con 6,2 litros que ofrece unos impresionantes 650 CV y que se combina con una sofisticada transmisión automática de nada menos que 10 velocidades con levas en el volante para permitir un manejo secuencial y obtener el mejor rendimiento en carretera. A ello contribuye la amortiguación inteligente con tecnología Magnetic Ride Control, capaz de adaptarse al estado de la carretera y modificar su dureza en apenas 15 milisegundos. Es tan sólo uno de los dispositivos que permiten variar el carácter del Chevy, ya que el conductor cuenta con cuatro modos de conducción -Sport, Tour, Snow/Ice y Track- que actúan también sobre la respuesta de la mecánica, la intervención de las ayudas electrónicas o el tacto de la dirección.

Chevrolet Camaro
Chevrolet Camaro - Chevrolet

Y qué decir de su exterior, que se gana a pulso el calificativo de «musculoso». Sin embargo, no se trata tan sólo de ser resultón, sino que muchos de los elementos con los que se adorna la carrocería también cumplen una determinada función. Tal vez el más llamativo sea la enorme abertura del capó (fabricado en fibra de carbono) para ayudar tanto a la evacuación del enorme motor como a contribuir a la circulación del aire con el fin de mejorar la estabilidad a alta velocidad. Para ese objetivo también dispone del apoyo de un gran faldón delantero y un spoiler posterior que aprovecha la fuerza del viento para «pegar» la trasera del coche al asfalto. Aunque tengas todo el dinero del mundo no podrás hacerte con un coche que no se vende en España (a principios de la década se comercializó aquí, aunque en una variante menos potente), pero que en su mercado de origen parte desde apenas 60.000 euros.

Dodge Challenger SRT Demon

Dodge Challenger SRT Demon
Dodge Challenger SRT Demon - Dodge
Dodge Challenger SRT Demon
Dodge Challenger SRT Demon - Dodge

Es el «muscle car» que más respeta (al menos en lo referente al diseño) el estilo clásico de su ancestro, en este caso, del Challenger original que salió al mercado por primera vez en 1970, con su apariencia agresiva y sus cuatro faros redondos en el frontal. Sin embargo, como era de esperar, el resto del coche se ha ido adaptando a los nuevos tiempos.

Por ejemplo, su inconfundible exterior ofrece más posibilidades de personalización que nunca, como lo demuestran las 14 opciones dierentes de color para la carrocería. Aunque, eso sí, siempre combinados con llantas negras de 18” y unos impresionantes 'zapatos' de 315 mm en el eje trasero. Una anchura récord que se entiende cuando pasamos a analizar la ficha técnica del vehículo, que sirven para entender el apellido «Demon» de esta variante. Con su motor sobrealimentado de ocho cilindros, 6,2 litros de cubicaje, 820 CV de potencia máxima y 972 Nm de par máximo. Incorpora un cambio automático de 8 velocidades y es capaz de alcanzar los 100 km/h en el tiempo récord de esta lista: algo más de 2,3 segundos. Su precio en el mercado americano es de 86.090 dólares, unos 70.000 euros al cambio.

Dodge Challenger SRT Demon
Dodge Challenger SRT Demon - Dodge

Jeep Grand Cherokee Trackhawk

Jeep Grand Cherokee Trackhawk
Jeep Grand Cherokee Trackhawk - Jeep
Jeep Grand Cherokee Trackhawk
Jeep Grand Cherokee Trackhawk - Jeep

Podríamos decir que Jeep ha ampliado el concepto de «muscle cars» a los 4x4, tan de moda en el mercado americano. Y este modelo, sin duda, es un ejemplo de ello. De hecho, hablamos del todo terreno de producción más potente que, en la actualidad, se puede adquirir -incluso en España-, aunque te pedirán 132.500 euros. Mucho, si tenemos en cuenta que en su país de origen cuesta apenas 71.000 euros al cambio.

¿Qué tiene de especial este 4x4 para jugar en otra liga respecto a rivales imponentes fabricados en Europa como el Porsche Cayenne Turbo o los BMW X5/X6 M? Sin lugar a dudas, su increíble motor: dispone de un 6.2 V8 con nada menos que 707 CV y un par máximo de 875 Nm; no extraña que sus prestaciones sean de auténtico súper deportivo, ya que es capaz de ponerse de 0 a 100 km/h en tan solo 3,7 segundos -alcanzar una velocidad máxima de 320 km/h-. Afortunadamente para la ocasión, Jeep ha reforzado el equipo de frenos y ha instalado unos generosos neumáticos de 295 mm de anchura.

Jeep Grand Cherokee Trackhawk
Jeep Grand Cherokee Trackhawk - Jeep

Apellidarse Trackhawk también implica otra serie de beneficios; por ejemplo, repecto al modelo SRT -la versión inmediatamente inferior dentro de la gama Grand Cherokee-, este modelo tiene cuatro salidas de escape específicas, llantas exclusivas, retoques en los faros. De puertas adentro, incorpora elementos para combinar lujo y deportividad: inserciones de fibra de carbono, cuero Laguna, un exclusivo pomo para la palanca del cambio de marchas, umbrales específicos en los pasos de puerta.

Cadillac CTS-V Sedán

Cadillac CTS-V Sedán
Cadillac CTS-V Sedán - Cadillac
Cadillac CTS-V Sedán
Cadillac CTS-V Sedán - Cadillac

¿Cuál es la respuesta norteamericana a los BMW M5 o Mercedes E63 AMG? Esta musculosa berlina equipada con un poderoso motor V8 de 6,2 litros, capaz de ofrecer 640 CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos. Fiel a su espíritu deportivo este súper sedán sólo se ofrece con propulsión trasera y cambio automático de ocho velocidades. El chasis se ha mejorado con una variante específica de la suspensión regulable Magnetic Ride, que pretende que un modelo de este tipo logre ser tan cómodo para viajar como deportivo a la hora de exprimir sus prestaciones y lanzarlos a los 320 km/h que es capaz de registrar.

Y en el exterior, claro, esta enorme berlina de 5,01 m de longitud también saca músculo. Su diseño es afilado y aerodinámico: las generosas tomas de ventilación de la parte delantera buscan dirigir el aire de la manera más eficiente posible para lograr la resistencia aerodinámica-. Cuenta con un frontal ensanchado y en el que llama la atención el capó de fibra de carbono -que también contribuye a disminuir el peso total-, las llantas de aleación de 19” fabricadas en ligero aluminio billet y montadas sobre neumáticos Michelin Pilot Sport... Tampoco falta un agresivo alerón trasero que combinado con un difusor trasero integrado en la zona inferior del paragolpes contribuyen a mejorar la estabilidad del CTS-V a alta velocidad. En EE.UU. cuesta 86.495 dólares (unos 70.000 euros).

comentarios