ABC

LUJO

¿Qué ofrecen los hoteles de siete estrellas?

Estos complejos siguen los más altos estándares de calidad y proporcionan las experiencias más exclusivas

Las experiencias más exclusivas pueden disfrutarse sin salir de la suite
Las experiencias más exclusivas pueden disfrutarse sin salir de la suite - Instagram / @JumeirahGroup
ActualizadoRaquel F-NovoaRaquel F-Novoa Redactor MultimediaSeguirLeer despuésCompartir

La calificación de siete estrellas no cabe en las guías oficiales pero se han convertido en el estándar de calidad más exquisito. Son los propios establecimientos hoteleros los que se atribuyen esa distinción con la que marcan un salto de calidad dentro del sector del turismo de lujo.

Esta categoría de excelencia nace en Asia, actual epicentro de la ostentación, y el primer hotel que presumió de esta distinción fue el Burj Al Arab de Dubái en 1999. El reconocimiento fascinó a la sociedad, que lo consideró un paso muy coherente para marcar la diferencia: no todos los hoteles de 5 estrellas ofrecen lo mismo y determinadas características merecían distinguirse de alguna manera.

Los requisitos para gozar de este reconocimiento no se recogen en ningún documento, pero las características que comparten estos complejos son reconocibles: privacidad, exclusividad, experiencias únicas, transporte de lujo, altas calidades, diseño, gastronomía y bienestar. Entre sus servicios se encuentran desde un restaurante submarino hasta productos de Hermès, spa privado, traslado en helicóptero, flota de coches de lujo, la biblioteca más grande del país o cuadros de Leonardo Da Vinci.

El representante mallorquín de Jumeirah ofrece espectaculares vistas
El representante mallorquín de Jumeirah ofrece espectaculares vistas - Instagram / @jumeirahportsoller

España, éxitos y fracasos

España sería la segunda sede europea de un hotel de esta categoría, el Bahía Fenicia llevaría a las grandes fortunas a la localidad granadina de Almuñécar. Prometía ser la meca española del lujo. En 2010 se anunciaba la inversión de 230 millones de euros en el imponente complejo que, además, daría trabajo a 600 ciudadanos.

El sueño hotelero se redujo a eso, una fantasía que nunca llegó a materializarse. Las estrellas llegaron, sin embargo, a Baleares de la mano de la prestigiosa cadena hotelera Jumeirah, dueña del icónico Burj Al Arab.

Fue un periodista británico el primero en asegurar que el complejo no tenía nada que envidiar a otros hoteles de 7 estrellas en los que había descansado. El Jumeira Port Sóller Spa & Resort sigue todos los estándares de los hoteles del prestigioso grupo, comenzando por la comunión con la cultura local. Su lema es «lujo con raíces».

Una de sus suites
Una de sus suites - Instagram / @jumeirahportsoller

Su arquitectura sigue los patrones de las construcciones históricas de la zona, se presenta en 11 edificios bajos proyectados de forma escalonada que presentan unas vistas soberbias de la costa y la sierra de Tramuntana. Está construido con materiales de la isla y la forma de concebir el lujo entronca con las costumbres mallorquinas.

La empresa se enfoca en la gastronomía: el hotel cuenta con un exquisito restaurante y una enorme bodega que custodia muestras de los mejores vinos de España y los más característicos de la isla.

El complejo
El complejo - @Jumeirahportsoller

De sus 120 habitaciones la más grande es la Suite Observatory, de 157 m2; la más coqueta, la Suite Lighthouse, redonda y con una panorámica de 360º.

Privacidad - Seven Stars Resort & Spa

Exterior del complejo
Exterior del complejo - Instagram / @SevenStarsResort
Habitación
Habitación - Instagram / @sevenstarsresort

Una de las demandas más solicitadas por los huéspedes más poderosos es la intimidad. Las dependencias con piscinas o spa privado son uno de los factores que marca la diferencia que delimita los extremos del lujo.

ElSeven StarsResort & Spa toma su nombre de las siete estrellas de las Pléyades y, a la vez, hace un guiño al alto estatus del que presume. Está situado en las Islas Turcas y Caicos, un paradisíaco territorio insular caribeño dependiente de Reino Unido.

El complejo ofrece a sus clientes más sibaritas la posibilidad de «recluirse» en pomposas villas con piscina y playa privada de aguas cristalinas y arena blanca.

Transporte - Baros Maldivas

El hotel incluye yates privados a sus clientes
El hotel incluye yates privados a sus clientes - Instagram / @barosmaldives

Baros Maldives es una espectacular isla privada de aguas turquesas. En 2017 se premiaron sus esfuerzos por crear la mejor experiencia: fue el Hotel Resort del año según Small Luxury Hotels of The World (SLH) y el más romántico del Océano Índico en los World Travel Awards.

El complejo se distribuye en forma de pequeñas villas que aportan la mayor privacidad y confort a sus exigentes huéspedes. Sobre la playa reposan 45 dependencias, las otras 30 se disponen sobre el agua. La belleza del entorno convive en armonía con el diseño del hotel, construido en piedra arenisca y madera. Las suites más lujosas cuentan con piscina y playa privadas y cómodas terrazas con solarium abiertas al mar.

El tipo de transporte que la empresa pone a disposición de sus inquilinos resulta de lo más exclusivo: una lujosa flota de yates.

Excentricidad - Burj Al Arab

Burj Al Arab
Burj Al Arab - Instagram / @Burjaralab
Restaurante submarino
Restaurante submarino - Instagram / @Burjaralab

El Burj Al Arab es un espectacular edificio en forma de vela obra del prestigioso arquitecto Thomas Wills Wright. Se alza sobre su propia isla artificial, que proporciona a los huéspedes casi 300 metros de costa.

Sus 321 metros de altura lo convierten en uno de los edificios más altos del mundo, alberga más de dos centenares de suites de gran tamaño en los que se servirán desde viandas orientales hasta un juego completo de productos de Hermès para hombre y mujer.

Se construyó en 1999 y presumió antes que ningún otro de las siete estrellas. Los detalles insólitos marcan la diferencia en el hotel: uno de los restaurantes de sus pisos superiores ofrece una panorámica de excepción, pero la comida más singular se sirve bajo el mar, tras diez minutos de viaje en submarino.

El transporte es otro elemento diferenciador: tiene su propia flota de Rolls Royce Phantome al servicio de los clientes y, los más exigentes, podrán desplazarse en helicóptero. Su precio: entre los 1.300 y los 5.000 euros.

Gastronomía - Pangu 7 Star Hotel

El edificio tiene forma de dragón
El edificio tiene forma de dragón - Booking
Uno de sus restaurantes es un buffet de lujo
Uno de sus restaurantes es un buffet de lujo - Pangu 7 Star Hotel

El arte del buen comer mueve el turismo del lujo y un gran hotel debe satisfacer a los paladares más exigentes. El Pangu 7 Star Hotel de Pekín lleva la alta gastronomía por bandera, cada uno de sus cuatro restaurantes están a cargo de chefs de reconocido prestigio. La carta es extensa, cuidada y está repleta de productos «delicatessen».

El decorador Ricardo Bello Dias vistió los interiores del hotel de un lujo sobrio lleno de referencias a la cultura tradicional china. La disposición del mobiliario en los espacios sigue el código del Feng Shui para conseguir un equilibrio pleno en el ambiente.

Su arquitectura llama la atención: tiene forma de dragón chino. Desde dentro destacan sus impresionantes vistas.

En sus instalaciones no falta de nada, caben desde gimnasios a piscinas climatizadas, salones de té y suites de lujo. Lo que más llama la atención: alberga la biblioteca más grande de China, que es también la cuarta más grande del mundo.

Arte - Seven Stars Galleria

Está justo encima de la tienda de Prada de las históricas galerías
Está justo encima de la tienda de Prada de las históricas galerías - Seven Stars Galleria
Junior Suite Terrace
Junior Suite Terrace - Seven Stars Galleria

El arte y el lujo caminan de la mano desde la antigüedad. La Town House Galleria se alza en la capital de la moda, Milán, concretamente en la Galleria Vittorio Emmanuelle y toma el arte como elemento diferenciador.

El hotel asociado, Seven Stars Galleria, acoge una exposición de Leonardo da Vinci a la que sus inquietos huéspedes tendrán acceso privilegiado.

Cada suite del hotel tiene un diseño cuidado y propio y cuenta con todos los requisitos de un hotel cinco estrellas. El edificio se encuentra en el casco histórico de la ciudad, a escasos metros del Duomo. Cuenta con los servicios de un mayordomo las 24 horas del día y da la posibilidad a sus huéspedes de alquilar coches de lujo durante la estancia.

Este original complejo fue el primero reconocido como hotel de siete estrellas por un organismo especializado: la Societé Générale de Surveillance.

comentarios