ABC

Gourmet

Los mejores desayunos del mundo

Del Cruasán a la Sopa de miso. Así toman la primera comida del día en los rincones más dispares del planeta

¿Cómo comienzan el día en los distintos países del mundo?
¿Cómo comienzan el día en los distintos países del mundo? - Instagram Fonty
ActualizadoAlessia CisterninoAlessia Cisternino ColaboradorSeguirLeer despuésCompartir

Que sea la comida más importante del día últimamente está en entredicho. De lo que nadie puede dudar es que el desayuno no es una más de las comidas que hacemos a lo largo de la jornada, sino un auténtico ritual que cuenta con millones de fans incondicionales. Sean del país que sean. Damos la vuelta al mundo en diez desayunos y, de paso, recopilamos algunas pistas sobre dónde y cómo saborearlos.

Así se empieza el día en España

Comedor interior
Comedor interior - El Velázquez 17

Café solo, expreso, cappuccino, cruasanes, magdalenas, zumos de fruta. Pero, sobre todo, churros con chocolate, pan tostado con tomate y café con leche. Amanecer en España es un concentrado de energías. En El Velázquez 17, en el corazón del exclusivo barrio madrileño de Salamanca, se sirven varios formatos de desayuno español: el Andaluz, con café, pan con tomate y zumo de fruta; el Español, con café, zumo de fruta, pan tostado con tomate triturado y pincho de tortilla y el Madrileño, con churros, café y zumo de fruta (en los tres casos, de naranja, maracuyá o mora).

El domingo, la opción más acertada es el brunch en elHotel Único, diseñado por el bistrellado chef Ramón Freixa. Zumos détox, mermeladas artesanas, yogur, fruta de temporada, ensaladas, bollería, macarons y un clásico del brunch: los Huevos Benedictine con salmón ahumado. Su precio, 49,50 euros por persona.

Amanecer en Japón

El arroz es un ingrediente fundamental en este desayuno
El arroz es un ingrediente fundamental en este desayuno -

En el desayuno tradicional japonés nunca puede faltar arroz, tsukemono (vegetales encurtidos), pescados, huevos y, sobre todo, la sopa de miso o shiro-miso. Esta receta se prepara diluyendo la pasta de miso en el dashi, un caldo a base de alga kombu y ralladuras de katsuo-bushi (bonito seco).

La sopa de miso forma parte de la carta de desayunos de La Rotonda del Hotel Palace de Madrid. Para los que quieran atreverse con este despertar tan exótico en el entorno más elegante.

Nueva York: el auténtico desayuno con diamantes

Desayuno en Blue Box Café
Desayuno en Blue Box Café - Tiffany & Co.

El desayuno en Estados Unidos suele ser abundante y variado. Huevos, beicon, cereales, pan tostado, patatas, carne asada, zumos de naranja, leche, té, café y los así llamados quick bread, como los muffins, los scones, los waffles y los célebres pancakes con jarabe de arce, mermeladas y embutidos.

Es probable que en este momento el lugar más TOP donde desayunar en Estados Unidos sea el Blue Box Café, la primera incursión de la joyería Tiffany&Co. en el mundo de la restauración. Ubicada en la cuarta planta del flagship store en la Quinta Avenida (sí, aquel en cuyos escaparates se reflejaba una trasnochada Holly Golightly), esta cafetería sirve clásicos de la gastronomía americana.

El desayuno, cuyo precio ronda los 29 dólares, se compone de café, té, cruasán y fruta de temporada y se puede completar con un waffle con crema, salmón ahumado, bagels, huevos con trufa o tostada con aguacate. La vajilla también es de Tiffany&Co. Eso sí, por ahora, conseguir mesa en esta cafetería es difícil, por no decir imposible.

El ritual italiano del cappuccino

Cruasán recién hecho
Cruasán recién hecho - Coromandel

En Italia se desayuna dos veces. La primera, nada más despertar, con un café hecho con la Moka (rigurosamente Bialetti) y algo dulce. El segundo desayuno se hace en los bares con cornetto (cruasán) y cappuccino.

Nacido según la leyenda durante la batalla de Viena de 1683, el cappuccino es el banco de prueba de cualquier barista. Se hace echando espuma de leche al café expreso. Un buen cappuccino tiene que tener aroma y sabor a caramelo y la espuma tiene que ser ligera, espesa y a la vez elástica.

Bien escondido en los callejones que rodean la concurrida Piazza Navona, se encuentra Coromandel, mezcla perfecta entre comfort food y detalles refinados. Aquí pueden tomarse algunos de los mejores desayunos y brunch de la capital. Los cruasanes (además de los pancakes, los bollos y las tartas) están hechos a mano todos los días.

El desayuno de las antípodas: Vegemite y Flat White

Huevos con tostadas
Huevos con tostadas - Federal Café

En ‘El librito de los amantes del desayuno’, publicado en 1987, Jennie Reekie describe así el desayuno típico australiano: “un gran bistec de vaca con uno o más huevos fritos” y, en el interior del país, una fritura de menudos de cordero.

Tommy Tang, australiano y cofundador de Federal Café, define a sus compatriotas como los “reyes del desayuno”. No habla del bistec y la casquería, pero sí defiende un buen café con leche fresca, huevos con tostadas y tostadas de aguacate.

En las tiendas de Madrid, Barcelona, Girona y Valencia de Federal Cafe, también se sirven las clásicas tostadas de Vegemite, una pasta de untar que se elabora con un extracto de levadura, y el Flat White, un cappuccino originario de Australia y Nueva Zelanda, con una capa de espuma más fina. Con zumo de pomelo, naranja y maracuyá fresca.

Un desayuno de leyenda: el English Breakfast

Salón interior
Salón interior - Mür Café

Pudding (morcilla), pan tostado, café y, cómo no, té. El gran desayuno británico (full English Breakfast), al parecer, se puso de moda en época victoriana. Hoy resiste como una de las costumbres más icónicas de Inglaterra y un reto para cualquier amante del desayuno que se respete.

En Mür Café, uno de los rinconcitos más ideales de la capital para desayunar, se sirve un Full English Breakfast que se compone de café, té o infusión, salchichas, beicon, lomo, morcilla, morcilla blanca, huevos, Baked Beans y pan tostado. También está disponible en “versión veggie” con champiñones, pimiento asado, huevos, Baked beans, patatas y pan tostado.

La perfección del desayuno: el cruasán francés

El cruasán es el protagonista del auténtico desayuno francés
El cruasán es el protagonista del auténtico desayuno francés -

Los breakfast lovers deben mucho a la batalla de Viena de 1683. No sólo propició la aparición del cappuccino, sino también la del cruasán.

Cuenta la leyenda que este bollo se creó para celebrar el fin del asedio de la ciudad por parte del ejército otomano, de ahí su forma de media luna, símbolo del Imperio turco. Luego, los franceses lo convirtieron en un éxito planetario. El 'croissant' es imprescindible en el auténtico desayuno francés, junto con pan con mantequilla y mermelada, pain au chocolat (masa hojaldre con chocolate) y café.

En España, hay varios templos del cruasán: la pastelería Moulin Chocolat, las de Oriol Balaguer y las pastelerías francesas Fonty, ubicadas en dos elegantes calles madrileñas: la calle Juan Bravo y la calle Castelló. Su pain au chocolat, su cruasán parisino clásico con mantequilla pura y un buen café os harán sentir como en París.

Como en Caracas: arepas y zumo de melón

La fruta también tiene un gran protagonismo en la primera comida del día
La fruta también tiene un gran protagonismo en la primera comida del día -

Periodista gastronómica, empresaria y gourmet con doble pasaporte (italiano y venezolano), Antonella Ruggiero Sansone cuenta cómo se desayuna en Venezuela. Un café con leche, unos zumos naturales de fruta y, sobre todo, Arepas, el pan venezolano. Se trata de unos panecillos de harina de maíz que admiten un sinfín de rellenos: carne, queso, embutidos, aguacate.

En el caso del desayuno, el dúo perfecto está formado por unas arepas con jamón y queso o sólo con queso y el Perico, un revuelto de cebolla con tomate. Su consejo es ir a El Apartaco, donde cada domingo se sirve un brunch típicamente venezolano.

Está compuesto por tres arepitas (una dulce, una asada y una con chicharrón o torrezno), una ración de caraotas (frijoles negros con queso), queso blanco rallado, carne mechada o cazón. Para beber, un papelón con limón (una limonada endulzada con panela) o zumo de maracuyá. Cuesta 20 euros.

Bajo el cielo de Estocolmo

Mesa de desayuno
Mesa de desayuno - Hotel Ett Hem

Ett Hem es un pequeño hotel de lujo ubicado en Estocolmo, en un edificio construido en 1910. Los que tengan la dicha de hospedarse en una de sus doce habitaciones, podrán empezar el día desayunando en la biblioteca o en la cocina servidos en la mesa, nada de buffet.

Como explica Jeanette Mix, propietaria del hotel, el desayuno sueco tradicional que se sirve en Ett Hem incluye café o té, zumo de naranja recién exprimido, pan, mantequilla y mermeladas caseras, queso y jamón recién cortado, verduras, fruta fresca o fruta del bosque de temporada, yogur con granola casera y platos a base de huevo.

Caviar en el rincón más especial de Moscú

Comedor
Comedor - Café Pushkin

En el mundo hay pocos lugares con tanto encanto como el Café Pushkin de Moscú. Cada rincón de este lugar sin tiempo se merece una foto, incluida la toilette de azulejos tradicionales rusos. Aquí todo es lujo: las mermeladas caseras, los zumos naturales, los típicos blinis con caviar, las tartas, los pancakes.

Quizá no sea el lugar más apropiado para comer un típico, abundante, desayuno ruso –a base de kasha (copos de avena cocidos en la leche), huevos, tortitas con nata, butterbrod (pan blanco o negro con queso y embutidos) y lácteos– pero es sin duda uno de los establecimientos más especiales donde empezar el día en Rusia.

Mil y un desayunos

The Breakfast Journey
The Breakfast Journey -

Los breakfast lovers más viajeros no pueden dejar de seguir la cuenta de Instagram Symmetry Breakfast, que se ha convertido en un fenómeno viral y un libro que pronto llegará también en España. La cuenta es una asombrosa muestra de la variedad de los desayunos alrededor del mundo y una declaración de amor por este ritual.

Para los que prefieren no moverse y experimentar en sus cocinas, el libro ‘The Breakfast Journey’ es una antología de cuarenta recetas de los platos que protagonizan los desayunos de diferentes países: de las gaufres belgas al Bolo de Fubá de Brasil, pasando por el Baked Oatmel (pastel a base de copos de avena y fruta) de Canadá.

comentarios