ABC

Gourmet

Chocolate de diseño, placer para los sentidos

Veganas, gluten free, kosher, ‘raw’, ‘bean to bar’... Las tabletas de chocolate conquistan también por su envoltorio

Chocolates Mast
Chocolates Mast
Actualizado Alessia CisterninoAlessia Cisternino ColaboradorSeguir Leer despuésCompartir

El chocolate es un placer redondo, muchas veces furtivo, al que quizá acudimos más a menudo de lo que quisiéramos. Hablar de chocolate es hablar de sentimientos, lo cual hace que la elección entre uno u otro sea bastante difícil. A no ser que el típico amor a primera vista no venga a echarnos una mano.

Damos una pequeña vuelta al mundo a través de las tabletas de chocolate más inspiradoras, originales, elegantes y exclusivas del momento. Y de paso hablamos de todo o casi lo que se cuece en el mundo del chocolate.

Utopick

Chocolate Utopick
Chocolate Utopick -

Para empezar, es imposible orientarse dentro de las nuevas tendencias chocolateras sin saber qué quiere decir “bean to bar”, literalmente del haba (de cacao) a la tableta (de chocolate). Esta fórmula, afortunada y muy de moda, alude a un proceso de producción del chocolate completamente artesanal e independiente de las grandes marcas.

Chocolate Utopick
Chocolate Utopick

Utopick es una marca de chocolates valenciana creada por Paco Llopis -que aparte de tener genes pasteleros, también luce en su curriculum nombres como el de Paco Torreblanca y Pierre Gagnaire- y la artista y diseñadora Juana Rojas. Según afirman, sus tabletas respetan los imperativos del “bean to bar” y cada edición está elaborada a partir de una sola región y de un único cultivo. El estudio, también valenciano, Lavernia y Cienfuegos ha sido el encargado de diseñar este precioso packaging inspirado en un barco de papiroflexia. Un homenaje al viaje de los frutos del cacao hasta al obrador en España. Allá por el siglo XVI y hasta hoy.

Mast

Chocolates Mast
Chocolates Mast -
Chocolates Mast
Chocolates Mast

Aunque la autenticidad de su “bean to bar” ha sido objeto de una entretenida polémica en el mundo gourmet, no se puede hablar de chocolate artesanal y envoltorios bonitos sin citar a los hermanos Rick y Michael Mast . Su fábrica de chocolate y cuartel general se encuentra en un edificio del histórico puerto de Brooklyn, donde nació la marca hace ya diez años. Cada año, los Mast crean una nueva colección de tabletas de chocolates, reinventando sabores y diseño. Su última colección de doce tabletas en tres formatos diferentes -con sabores que van del sirope de arce de Vermont a la leche de cabra holandesa- está inspirada en el arte americano e italiano, desde la escultura hasta la arquitectura, de los años 70 y 80.

Sabadí

Chocolate Sabadí
Chocolate Sabadí -

La del “raw chocolate” o chocolate crudo es otra brújula necesaria para no perder el norte entre tanto chocolate. Según esta filosofía, evitar de exponer los granos de cacao a temperaturas demasiado elevadas ayudaría a preservar algunos de sus nutrientes.

Chocolate Sabadí
Chocolate Sabadí

Lo que parece una modernez es en realidad una tradición antiquísima por lo menos en Módica, en Sicilia, donde el chocolate se trabaja a bajas temperaturas desde siempre. De esta manera, los granos de azúcar no llegan a fundirse del todo y esto confiere al chocolate una textura granulosa muy peculiar. Sabadì , una pequeña empresa modicana, produce unas tabletas de chocolate veganas, biológicas y gluten free hechas con sólo dos ingredientes: cacao (con porcentajes que van desde el 70% hasta el 100%) y azúcar. De la misma manera, sus envoltorios, de la mano del estudio gráfico Happycentro , tienen dos ingredientes: una cartulina color marfil -que recuerda el papel de embalar- y unas elegantes láminas metálicas impresas en seco.

Simon & Oliveri

Chocolate Simon & Oliveri
Chocolate Simon & Oliveri -

Los chocolates de última generación tienen que entender de intolerancias alimentarias, alergias y elecciones dietéticas. Los chocolates de la marca neoyorkina Simon & Oliveri prescinden en su elaboración de toda proteína de origen animal y de la leche. Son entonces aptos para veganos, intolerantes a la lactosa y alérgicos a las proteínas de la leche de vaca. Además de estar certificados como productos kosher. Para distinguir entre los diferentes sabores hay que fijarse muy bien, pues el color elegido, un azul Tiffany, tiñe absolutamente todos los productos. Lo que cambia es el patrón de cada tableta y el color del nombre de su ingrediente estrella.

Ach

Chocolates Ach
Chocolates Ach -

Veganas son también las tabletas de edición limitada de la firma de chocolate artesanal lituana Ach . La intención, cuentan los de Ach, era crear unos chocolates navideños que fueran un regalo de Navidad ellos mismos. De ahí, estas obras maestras en verde, rojo y oro de la diseñadora Gintarė Ribikauskaitė que utiliza para ello hasta una tipografía original. Los sabores, cómo no, son una oda a la dulzura: almendras y canela y polen.

Love Cocoa

Chocolate Love Cocoa
Chocolate Love Cocoa -

Hace más de 200 años en Birmingham la familia Cadbury montó un negocio de chocolate que acabaría siendo toda una leyenda en Inglaterra. Ahora, James Cadbury, descendiente de aquellos primeros maestros chocolateros, ha lanzado una preciosa colección llamada Love Cocoa , que reinterpreta los clásicos del chocolate inglés (como el de menta) dándoles un buen giro, tanto por dentro como por fuera. Diseño escandinavo, minimalismo y un pattern elegante que diera información sobre cada tableta sin ser demasiado explícito. Cadbury y el estudio inglés Interabang lo pusieron todo en la batidora y dieron en el clavo. Las tabletas, hechas con ingredientes orgánicos y procedentes de comercio justo, se pueden comprar por Internet y están diseñadas para caber en el buzón.

Beau Cacao

Chocolate Beau Cacao
Chocolate Beau Cacao -

También hay quien no se limita al envoltorio. Beau Cacao es una marca de chocolates con sede en Londres y apenas cuatro años de vida que se ha sumado al escenario “bean to bar” moviendo el eje hasta Malasia, de dónde proceden las habas de cacao que utilizan. Sus fundadores, Bo San Cheung and Thomas Delcour, producen tan sólo dos variedades de chocolate y nunca más de dos kilos a la vez. El packaging está inspirado en los estampados típicos de esa zona. Y esto vale tanto para el envoltorio de papel reciclado -rojo y oro para la variedad Serian y amarillo y oro para la Asajaya- como para la propia tableta para la que emplean un molde diseñado de manera exclusiva que le confiere una superficie ondulada y geométrica.

Cocoa Colony

Chocolate Cocoa Colony
Chocolate Cocoa Colony -

El chocolate es un lujo en sí, pero si viene envuelto en una hoja de “oro” aún más. La agencia singapurense Bravo ha desarrollado para la cafetería especializada en chocolate Cocoa Colony un packaging de lo más exclusivo que recuerda la Fiebre del Oro, los viajes incómodos y los tesoros inesperados del Nuevo Mundo. Mantequilla de cacahuete, galleta y crema, almendra y sal marina. Tabletas de chocolate que son lingotes de oro. Si no te conformas con uno, puedes tenerlos todo en una rústica caja de madera capaz de despistar a los cazadores de fortunas. Eso sí, hay que ir a Singapur, pues de momento no venden por Internet.

Lyra

Chocolate Lyra
Chocolate Lyra -

Hubo un tiempo en que Instagram no existía y para presumir de viaje enviábamos postales. Pocas palabras y una fotografía que lo contaba todo. Es ésta más o menos la idea que está detrás de la colección single-origin de Lyra , una marca de chocolates eslovaca que también esgrime la bandera del “bean to bar”. Siete tabletas de chocolate que se parecen como se parecen unos pasaportes, pero que difieren entre ellas por el color y los sellos que llevan impresos y que se refieren al porcentaje de cacao, la variedad, el tipo de azúcar (moreno y panela) y, cómo no, la zona del Centro o Sudamérica de la que proceden las habas de cacao. Un viaje entero en formato rectangular.

Ocelot

Chocolate Ocelot
Chocolate Ocelot -
Chocolate Ocelot
Chocolate Ocelot

La moda y los tejidos, el arte moderno, el diseño y la naturaleza sirven de inspiración para el chocolate artesano de Ocelot , una “microfábrica” ubicada en el viejo puerto de Leith, en Edimburgo. Nacido en 2013 en la casa, literalmente, de un matrimonio escocés, Matt e Ish, el proyecto Ocelot tiene como objetivo conseguir la máxima calidad con un mínimo de ingredientes. Apuestan por el chocolate negro y single-origin, pero con matices originales como higos y naranjas, frambuesa y vainilla o polen y mango. La tableta de almendras saladas, subrayan, está hecha con almendras catalanas y el diseño del envoltorio está inspirado en las vidrieras de la Sagrada Familia. Se pueden comprar online, pero muy muy pronto estarán disponibles también en El Corte Inglés.

comentarios