ABC

RELOJES

Cronómetros de marina que cambiaron la historia

Los instrumentos que hicieron posible la navegación siguen cotizando al alza en la actualidad

Un avance que cambió la sociedad de su tiempo
Un avance que cambió la sociedad de su tiempo - Ulysse Nardín
ActualizadoBeatriz RoldánBeatriz Roldán ColaboradorSeguirLeer despuésCompartir

Los instrumentos cronométricos que hicieron posible la navegación siguen cotizando al alza en la actualidad. Su autoría se atribuye a algunas de las marcas de relojes más significativas de todos los tiempos.

S.XVII: El problema de la longitud

Una desviación de 0,1 segundos suponía un error de 46 metros
Una desviación de 0,1 segundos suponía un error de 46 metros - Ylanite Koppens

El desarrollo de los cronómetros de marina está íntimamente ligada a la longitud, o más bien, al cálculo de ésta.

El origen de los cronómetros de marina se remonta a John Harrison (1693-1776), un relojero inglés famoso por haber diseñado y puesto en funcionamiento el primer cronómetro marino de alta precisión, con el cual era posible determinar la longitud con exactitud cuando se habían recorrido largas distancias.

Teniendo en cuenta que una desviación de 0,1 segundos en un reloj suponía un error de 46 metros, era más que habitual que las embarcaciones se perdieran antes de llegar a su destino. Hasta tal punto que en el año 1707, 1.500 marinos ingleses naufragaron debido a un error de longitud, un terrible suceso que llevó a dictar la famosa Ley de la Longitud en 1714. Se estableció un premio cuantioso para la época para quien resolviera el problema. Fue John Harrison quien lo hizo en 1755 con su Cronómetro de Marina H4. Otra cosa fue cobrar el premio en su totalidad.

Los cronómetros marinos se destacaron por primera vez como una alternativa al altamente complicado sistema de «cálculo de cuentas muerto» en el que los marineros usan las estrellas para calcular su posición. Con el fin de garantizar la precisión, el movimiento se balancea en cardan de latón para garantizar que se mantenga perfectamente nivelado incluso en alta mar.

S.XIX: la primacía germano-suiza

Torpilleur Vintage en su caja
Torpilleur Vintage en su caja - Ulysse Nardin

Ulysse Nardin

Torpilleur Vintage
Torpilleur Vintage - Ulysse Nardin

La marca fue fundada en 1846 por el joven Ulysse Nardin, un especialista en relojes de complicación, en su lugar de nacimiento, Le Locle, Suiza. Atendiendo la creciente demanda de los cronómetros marinos y de bolsillo, equipó las armadas y navieras de transporte marítimo internacional con cronómetros marinos de a bordo.

Estas tempranas innovaciones relojeras se convirtieron en instrumentos de precisión catalizadores de la eficacia en las operaciones entre continentes; contribuyendo a consolidar una sociedad moderna y a trazar el rumbo del futuro de la manufactura.

A raíz de estos instrumentos de navegación, se creó la colección Marine, siendo en la actualidad la más conocida y la de mayor éxito de la marca. Uno de los últimos modelos que han integrado sus filas es el Marine Torpilleur. Un cronómetro de nueva generación totalmente anclado en la era moderna. Bautizado como el «Marine Torpilleur» en homenaje a los pequeños buques cuya destreza y rapidez conseguían contrarrestar fácilmente en esta época a las unidades navales más grandes, este nuevo modelo está dedicado a los exploradores de los tiempos modernos.

El reloj exhibe un diseño sofisticado, fiel a las características distintivas de la colección de Marine: números romanos y logo emblemático con grabado «1846» en rojo. El pequeño segundero está situado alrededor del fechador a las 6 h, mientras que el indicador de reserva de marcha está situado a las 12 h. En caja de oro rosa o acero.

Glashütte Original

Modelos histórico de la firma en un expositor
Modelos histórico de la firma en un expositor - Glashütte

La manufactura alemana llevó a cabo la construcción y el desarrollo de cronómetros marinos mecánicos durante el siglo XIX. En el transcurso de más de un siglo, se fabricaron unos 13.000 en Glashütte.

Trece de estos instrumentos históricos fueron descubiertos durante los preparativos para la apertura del German Watch Museum Glashütte. Fueron restaurados con sumo esmero: toda la carcasa del cronómetro ha sido cuidadosamente pulida y se le ha dado un sofisticado acabado de rodio, al igual que los accesorios y tornillos.

Los expertos en restauración de Glashütte Original construyeron nuevos soportes de cardán para cada uno de los cronómetros, y los artesanos altamente capacitados crearon trece cajas de madera en roble negro mate. Además de las pruebas técnicas y el ajuste de todos los componentes, el trabajo de restauración realizado en el movimiento del cronómetro incluye un exquisito acabado.”

Siglo XX: Tiempos de precisión y guerra

Chronometerwerke Maritim
Chronometerwerke Maritim - Wempe

Wempe

Wempe Chronometerwerke Maritim, fundada en 1905, se dedica a la fabricación de instrumentos de precisión náuticos y de cronometría. Actualmente, Wempe es uno de los fabricantes más importante a nivel mundial gracias al respeto por las tradiciones y a la mirada puesta en el futuro.

Todos los buques de expedición alemanes y muchos cruceros de lujo están hoy en día equipados con sistema de Wempe. Sus cronómetros de marina y sus instrumentos de medición para la vela se usan tanto en barcos con fines prácticos como en oficinas y casas como elemento decorativo.

Hamilton

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hamilton suspendió la producción de relojes para los consumidores y se concentró en proveer al ejército con un total de un millón de cronómetros de marina. Estos instrumentos se desarrollaron en la década de 1940 y fueron los primeros fabricados por la industria moderna.

Los cronómetros fueron unos instrumentos navales fundamentales para poder calcular la longitud, la situación y la dirección y la Armada de los EE.UU los utilizó como alternativa a la radio para localizar una posición. En aquel momento representaban una parte fundamental del equipamiento militar, puesto que las señales de radio podían ser interceptadas y falsificadas por el enemigo.

Durante el transcurso de la guerra, Hamilton produjo 10.902 cronómetros de marina que cumplían los más exigentes requisitos de precisión y fiabilidad. Fue la única empresa capaz de proporcionar este apoyo y consiguió desarrollar y producir estas piezas en poco más de un año. Los esfuerzos de la compañía fueron recompensados en 1943 con el Premio "E", de la Armada de los EE.UU, que se concede a la excelencia en la producción de equipamiento militar.

El Modelo 22 Marine Chronometer, de 1943, es un cronómetro marino de precisión destinado a embarcaciones militares más pequeñas con fines de navegación y era conocido por su precisión. Es una versión más robusta del cronómetro marino modelo 21 más grande que fue utilizado por barcos más grandes.

En la actualidad se han versionado el Khaki Navy en 2015.

comentarios