ABC

RELOJES

Relojes que no pasan de moda

Estas piezas se adaptan a todas las épocas y a cualquier situación

Rolex Oyster
Rolex Oyster - Rolex
ActualizadoBeatriz RoldánBeatriz Roldán ColaboradorSeguirLeer despuésCompartir

Son seis de los modelos más emblemáticos de la relojería contemporánea. Nacidos entre los años 1917 y 1979 hoy siguen estando de plena actualidad.

Como todo objeto que no pasa de moda son bien piezas de corte clásico que se adaptan a todas las épocas, bien modelos que marcaron una hito, creando una corriente disruptiva por su diseño y por su tecnicidad.

Hablamos de los icónico Tank de Cartier (1917), Rolex Oyster (1926) Reverso de Jaeger-LeCoultre (1931), Speedmaster de Omega (1962), Monaco de TAG Heuer (1969) y Piaget Polo (1979).

Tank de Cartier

Nuevo modelo Tank de Cartier con correas de colores
Nuevo modelo Tank de Cartier con correas de colores - Cartier

Cartier fue una de las primeras casas en apostar por la relojería moderna.

Tras el éxito del modelo Santos crea un nuevo icono que se inspira en la sección horizontal de un tanque militar Renault.

El modelo Tank juega con el contraste entre la forma cuadrada de la esfera y el rectángulo que forma la caja con las asas, situadas en los ángulos anteriores y superiores. Unas formas que rompían totalmente con la moda barroca de la época, y era un anticipo del retorno de las líneas puras. Desde hace décadas es el modelo preferido de muchas celebridades.

Aún hoy, el reloj sigue simbolizando un estilo y una elegancia centenaria, así como un puente entre épocas. Sus pilares son los tres modelos históricos: Tank Louis Cartier, Tank Américaine y Tank Française.

Rolex Oyster

Oyster Submariner, el reloj más deseado de la casa
Oyster Submariner, el reloj más deseado de la casa - Rolex

Rolex creó el primer reloj hermético al polvo y al agua y lo bautizó con el nombre de Oyster". Estaba equipado con una caja sellada herméticamente que garantizaba la protección óptima del movimiento. Un año después de su aparición, un Rolex Oyster atravesó el Canal de la Mancha en la muñeca de una nadadora inglesa llamada Mercedes Gleitze. La travesía duró más de 10 horas, y una vez finalizada, el reloj seguía funcionando perfectamente. La caja Oyster es hoy en día sinónimo de robustez y hermeticidad a la vez que uno de los signos distintivos de la casa.

Reverso de Jager-LeCoultre

Edición limitada a 100 piezas del Reverso Tribute Duoface
Edición limitada a 100 piezas del Reverso Tribute Duoface - Jager-LeCoultre

El reloj más emblemático de la casa del Valle Del Jura es, sin duda, el Reverso, un icono desde su creación en 1931 que no ha dejado de tener vigencia. El Reverso fue creado para los oficiales ingleses destacados en la India en los años 1930, que lanzaron a la marca el reto de crear un reloj que resistiese a los embates del cuerpo a cuerpo en un deporte extremo como es el polo.

La solución fue ingeniosa: una caja reversible que se da la vuelta para protegerse en su totalidad, que al parecer resulta mucho más cara de falsificar que de producir.

El Reverso es capaz de mostrar personalidades distintas, dos caras opuestas que nadie puede mirar simultáneamente. Este doble rostro ha dado pie a la manufactura para crear un sin fin de esferas con complicaciones distintas para cada rostro.

Tag Heuer Mónaco

Tag Heuer Monaco Gulf actual
Tag Heuer Monaco Gulf actual - Tag Heuer
Steve MacQueen en Las 24 horas de Le Mans
Steve MacQueen en Las 24 horas de Le Mans - Tag Heuer

Fue Steve MacQueen quien popularizó el reloj Monaco de TAG Heuer en la película Las 24 horas de Le Mans en 1970, dada la vinculación que desde sus inicios ha tenido la marca con el mundo del automovilismo y con la precisión cronométrica.

Bautizado con este nombre por Jack Heuer tras el Gran Premio de Mónaco (del que TAG Heuer sigue siendo socio en la actualidad), el reloj rompió totalmente con los códigos estéticos de la relojería tradicional en más de un sentido: se trataba de un cronógrafo cuadrado de acero equipado con un movimiento de cronógrafo automático - el famoso Chronomatic Calibre 11, el primer movimiento de cronógrafo automático que se comercializó en la historia de la relojería-, hermético hasta 100 metros. Toda una primicia.

Omega Speedmaster

Omega Speedmaster Dark Side Of the Moon Apollo 8, modelo actual
Omega Speedmaster Dark Side Of the Moon Apollo 8, modelo actual - Omega

El Speedmaster de ref. CK 2998 fue el primer Omega que realizó un vuelo orbital, cuando el astronauta Walter Schirra lo llevó puesto durante la misión Sigma 7 del Programa Mercury, en 1962. Schirra había adquirido el reloj para su uso personal, pero, dos años y medio después, el Speedmaster sería cualificado oficialmente por la NASA para todas sus misiones espaciales tripuladas, lo que lo lanzó a la historia.

En 1969, cuando Buzz Aldrin pisó la superficie lunar, llevaba puesto un Speedmaster Professional. Desde ese momento, el reloj empezó a ser conocido como The Moonwatch, al ser el primer reloj utilizado en la Luna. El Speedmaster ocupa un puesto singular en la historia de la exploración espacial, como la única pieza de equipo utilizada en todas las misiones espaciales tripuladas de la NASA: del Géminis al actual programa de la Estación Espacial Internacional. Hoy es objeto de reediciones muy solicitadas por los incondicionales de la marca y los coleccionistas.

Piaget Polo

Modelo Piaget Polo de 1979
Modelo Piaget Polo de 1979 - Piaget

En 1979 el mundo vería nacer un nuevo icono de elegancia; un reloj bautizado con el nombre de un deporte de élite, el Polo, y destinado a éste, Piaget Polo. Una fusión de conceptos –sport y chic- que sería en lo sucesivo un destino buscado por muchas marcas.

El Piaget Polo se convirtió rápidamente en un reloj exclusivo, llamativo y a la moda que marcó un hito en la jet set internacional. Plano, con esfera, caja y brazaletes fusionados por primera vez en el mundo, con una combinación que en aquella época triunfó: el bicolor, esto es, el acero y el oro, amarillo. Un modelo que muchas mujeres usurparon dado su carácter rompedor pero híper elegante, como esos jóvenes lores ingleses tan distinguidos como díscolos.

En los dorados 80, Piaget Polo se fue impregnando del espíritu de la Piaget Society, fundada sobre las relaciones y asociaciones de la casa con el mundo de la música, el cine y el arte. Las celebrities más sofisticadas de todo el mundo lo elegirían como icono: un reloj elegante, discreto, y alejado del marquismo globalizado.

comentarios