La música que deben escuchar tus mascotas

Perros, gatos se tranquilizan y se relajan con la música. Cuando están nerviosos o agitados es un buen remedio, pero ojo no vale cualquiera.

MADRIDActualizado:

Si nos damos una vuelta por la red podemos encontrar todo tipo de músicas, métodos y tutoriales para conseguir que nuestra querida mascota se relaje y se tranquilice bien tras una experiencia desagradable (los dichosos cohetes y petardos) o por tener un día más ajetreado de lo normal. Es cierto que la música amansa a las personas y también a perros y gatos... otras, como es el caso de las melodías que se emplean para estimular el canto de los canarios es otro dato a tener en cuenta. Las música es percibida por el oído y este es uno de los sentidos que más agudizados tienen los perros justo después del olfato. Los canes son capaces de escuchar sonidos desde distancias hasta cuatro veces más lejanas que los humanos e incluso frecuencias que incluso ni siquiera percibe nuestro oído. Ellos pueden y son capaces de distinguir el sonido de nuestro coche, del de cualquier otro vehículo que se acerque a nuestra casa.

La música no solo les pone contentos, la adecuada incluso puede – como a los humanos- modificar su estado emocional. En la actualidad hay una serie de terapias de las llamadas alternativas, basadas en sonidos y música que pueden colaborar -poniendo en orden y en su sitio las emociones- a mejorar la tranquilidad de un perro o gato excesivamente nervioso o hiperactivo. Desde estas páginas les recomendamos que lo pruebe y comparta con su mascota ese momento de relax canino tras una jornada ajetreada.

En Youtube puede encontrar un amplio catálogo tanto para perros como gatos de música relajante en sus diversas variedades: inquietos, nerviosos, asustados, enfermos, pirotecnia, para conciliar el sueño, cachorros, incluso sonidos y música suave para que los perros mejoren de su ansiedad por separación. También en las tiendas para mascotas, se pueden encontrar CD de música especialmente indicados para perros o gatos (desde 5,99 € a 9,29 € aproximadamente). El método a seguir es dejar que el perro o gato se acueste en su lugar favorito darle al play y hacer que la música suene en un volumen adecuado (no hace falta que esté muy alto) cerca de él. Eso hará que se relaje e incluso se duerma tranquilamente (si no hay otros ruidos que le perturben). La musicoterapia es una terapia en la que -como su nombre indica- la música se emplea como medio para calmar y relajar. Esos sonidos son capaces de bajar el ritmo cardíaco, reduciendo el nivel de pulsaciones. Al reducirse el número de latidos se consigue que la respiración sea más lenta. Según expertos consultados “la música es capaz de elevar las endorfinas, sustancias que produce tanto el cuerpo humano como el de los perros, responsable de la felicidad, capaz de atenuar los dolores y de crear una sensación de placidez”.

Este tipo de terapias está especialmente indicado para perros de carácter agresivo. Aunque hay que tener paciencia ya que no todo es llegar y besar el santo, hay que ser constantes ya que con solo escuchar una vez una música nuestro inquieto «diablillo» se va a convertir en un plácido «angelito». También se emplea en perros o gatos nerviosos o hiperactivos; así como aquellos ejemplares -sobre todo perros- que salen corriendo al escuchar un ruido fuerte o un petardo y los miedosos. En todos estos últimos casos, poner un poco de música a diario -con 15 minutos basta- en su vida puede ser más que beneficioso.

El top-ten de la música más «guau»

Según estudios realizados por la Universidad de Belfast la música preferida tanto por perros como por gatos es la música clásica. En el caso de los canes según los veterinarios consultados, son capaces de reaccionar ante los distintos sonidos a los que les podemos someter. Hay músicas que les puede relajar; pero otras todo lo contrario. En el reino animal como entre los humanos tiene validez la sentencia de «para los gustos los colores» o en este caso «los sonidos». En Estados Unidos y más concretamente en la Universidad de Colorado se realizó un estudio en el que intervinieron 100 perros de distintas razas y todos procedentes de perreras.

Se comprobó, que cuando los perros escuchan música clásica, cambiaban su comportamiento ya que se volvían más relajados e incluso ladraban menos. Sin embargo, los perros a los que se le ponía Heavy Metal, provocaba en estos estrés, ansiedad y nerviosismo. La música también es muy adecuada para aquellos perros que tras una operación necesitan recuperarse. No sólo la música clásica les encanta también el rock suave, el rock sinfónico, jazz y el reggae va ganando adeptos entre nuestras mascotas. Por último una anécdota sobre la variedad de gustos musicales en el comportamiento de nuestros perros: El compositor Richard Wagner tenía en su estudio un lugar reservado para su querido Peps, un Cocker Spaniel. Parece ser que el can fue quien definitivamente dio su opinión en los motivos musicales de la ópera «Tannhauser» e hizo que este cambiara a su compositor de tono a un Mi Mayor, «una modalidad relacionada con el sentimiento de amor y salvación». Una muestra más de lo increíbles que son nuestros queridos perros... y gatos.