El verano tendrá días de mucho calor pero se alternarán con otros más frescos
El verano tendrá días de mucho calor pero se alternarán con otros más frescos - EFE

¿Qué tiempo hará este verano?

Todo hace indicar que las temperaturas se situarán alrededor de los valores normales para la estación más cálida del año

MadridActualizado:

A falta de los datos definitivos y oficiales, a nadie se le escapa que la primavera de 2016 está siendo una de las más frescas de los últimos años. Apenas han venido días de calor consecutivos y por ejemplo el mes de marzo, que ya parece tan lejano, fue muy frío en el oeste y centro peninsular, teniendo un carácter térmico más normal a orillas del mediterráneo.

Abril tuvo un comportamiento similar, con temperaturas algo más bajas de lo normal en la mitad occidental de la península y con lluvias mucho más abundantes de lo habitual en prácticamente todo el país.

La primera mitad del mes de mayo, tuvo un gran episodio de lluvias y por fin, contamos con los suficientes datos para entrar a valorar cómo será el próximo verano. No obstante, cabe recordar que los pronósticos estacionales solo son capaces de ver la tendencia general que tomará la próxima estación sin poder ahondar demasiado en los pronósticos.

A momento actual, todo hace indicar que el comienzo del verano tendrá unas temperaturas bastante acordes a lo normal para el sexto mes del año. Quizás, a orillas de mediterráneo y gracias a los vientos dominantes de poniente, el mercurio podría elevarse algo más de lo habitual, pero sin sufrir registros extremos. Además, también existe la posibilidad de que junio sea un mes algo más cálido de lo habitual en el cantábrico más oriental.

Aunque es evidente que frío no pasaremos, los vientos dominantes del oeste, harán que las temperaturas máximas puedan ser algo más bajas de lo normal en este mes de junio tanto en Extremadura como en Andalucía Occidental, siendo poco probable que se supere durante el sexto mes del año la barrera de los 40ºC.

En cuanto a precipitaciones se refiere, las previsiones indican que estas serán algo más escasas al comienzo del verano a orillas del mediterráneo, situándose las lluvias alrededor de los valores normales en el resto del país. Es decir, habrá chubascos y tormentas irregularmente repartidos, que afectarán con más probabilidad a áreas montañosas del norte y oeste peninsular.

Julio, mes más caluroso del año en el interior peninsular, traerá una temperie que en principio no será para recordar. Los modelos estacionales indican que las temperaturas se situarán entorno a los valores normales en prácticamente todo el país. Esto no quiere decir que no tendremos días de intenso calor, pero estas invasiones cálidas probablemente no serán de gran intensidad y duración, y vendrán seguidamente acompañadas de bajadas de temperatura que nos permitirán respirar.

Decir que julio será también normal en cuanto a precipitaciones se refiere, es decir bastante poco, ya que este mes también es junto a agosto el más seco del año en la mitad sur peninsular, siendo en muchos casos las precipitaciones inexistentes. Sí que se aprecia una anomalía positiva de precipitación en el tercio norte peninsular, lo que podría indicar que la actividad tormentosa podría ser mayor a lo habitual tanto en la Cordillera Cantábrica como en otros sistemas montañosos de la mitad norte peninsular.

Según el plazo avanza, las previsiones estacionales se vuelven más inexactas y sacar tendencias se vuelve más complicado. Aún así, todo hace indicar que el mes de agosto traerá unas temperaturas normales, lo que implica que evidentemente hará calor, pero que este será mucho más llevadero que por ejemplo el año pasado, en el cual tuvimos una de las olas de calor más largas desde que se recogen datos.

En cuanto a las lluvias, evidentemente estas serán escasas, aunque es posible que este mes de agosto sea algo más lluvioso de lo habitual en el tercio norte, lo que indicaría un viento dominante de componente norte y una mayor nubosidad de lo que es normal para el octavo mes del año.