ANA PÉREZ HERRERA

¿Qué significa la declaración de 2016 como el Año Internacional de las Legumbres?

Icono de la lucha contra la desnutrición y la pobreza, este alimento representa el «leit motiv» de la FAO para que nadie en el mundo se quede sin llevarse un pedazo a la boca

MadridActualizado:

La ONU deja atrás 2015 como el Año Internacional de la Luz y las tecnologías de la luz y da paso al Año Internacional de las Legumbres. En plena lucha contra el hambre en el mundo y habiendo fijado nuevos objetivos de desarrollo dentro de la estrategia 2020 hasta ese año, Naciones Unidas decidió nominar a este alimento, que incluye también a los frijoles y los guisantes, como nutriente ejemplar porque, dice la ONU, son una «fuente barata, deliciosa y nutritiva de proteínas y micronutrientes».

Por ello y a instancias de su agencia para la Alimentación, la FAO, la Asamblea General de la ONU declaró 2016 bajo el lema «semillas nutritivas para un futuro sostenible», en pro de «crear conciencia de los beneficios de las legumbres, promover su producción y comercio, y fomentar nuevos usos en toda la cadena alimentaria». De acuerdo con el director general de la FAO, José Graziano da Silva, «las legumbres son cultivos importantes para la seguridad alimentaria de buena parte de la población, sobre todo en América Latina, África y Asia, donde forman parte de las dietas tradicionales y a menudo son cultivadas por pequeños campesinos y agricultores familiares».

Un plato de la cultura mediterránea

Desde el punto de vista nutritivo, las legumbres están repletas de proteínas. Contienen el doble de las que se encuentran en el trigo y tres veces que las del arroz. También son ricas en micronutrientes, aminoácidos y vitaminas del grupo B, elementos clave de una dieta saludable.

Suponen una fuente importante de hidratos de carbono de lenta absorción, minerales (calcio, hierro, potasio, magnesio), y contienen muy poca grasa, según la doctora Elisa Blázquez, responsable de Salud y Dietética de la Clínica Medicina Integrativa.

De acuerdo con la opinión de esta experta,cuando hablamos de legumbre lo hacemos de «un alimento sano, nutritivo y equilibrado». Plato básico de la cultura mediterránea, durante un tiempo las legumbres han sido eliminadas de las rutinas de alimentación por considerarse alimentos poco sanos y muy calóricos. No obstante, «lo que resulta menos saludable son las preparaciones culinarias ricas en grasas animales que se consumen en lugares como nuestro país. En cambio, si tomamos las legumbres simplemente con vegetales, son ligeras y resultan recomendables incluso para una dieta de control de peso».

Se recomienda incluir las legumbres 2-3 veces a la semana como plato principal de la comida de mediodía

Se recomienda incluir las legumbres 2 o 3 veces a la semana como plato principal de la comida de mediodía. También se pueden elaborar patés de legumbres (humus) que resultan una opción sana para el aperitivo de media tarde o incluso como fuente de proteínas en el desayuno. Para evitar los típicos guisos ricos en frituras y grasas animales recomiendo incluir las legumbres en ensaladas, en rehogados de verduras o incluso elaborar ricas hamburguesas vegetarianas con ellas, aconseja la doctora interpelada por ABC.

Iconos, por tanto, de la lucha contra la pobreza, el hambre y la desnutrición, las legumbres representan el «leit motiv» de la FAO para que nadie en el mundo se quede sin llevarse un pedazo a la boca.