Setas alucinógenas
Setas alucinógenas - AP

Las setas alucinógenas, una de las drogas que causan menos daños

Según Global Drug Survey, el cannabis sintético es uno de los estupefacientes con más riesgos para la salud

MadridActualizado:

Las setas alucinógenas son las drogas más seguras. Su fiabilidad la explica un análisis de Global Drug Survey, en el que describe que es uno de los estupefacientes que menos provoca la intervención de las autoridades sanitarias tras su consumo.

En esta evaluación realizada a más de 115 mil personas, alrededor de 10.000 personas confirmaron haber consumido setas alucinógenas, pero solo un 0,2% tuvo que ser tratado médicamente por ello. Este porcentaje es cinco veces menor que en casos como el LSD, ya que, como apunta el informe, el mayor riesgo es elegir el tipo incorrecto de seta. Además, entre los consumidores de este estupefaciente suele haber un mayor conocimiento de las diferentes especies.

«Las setas alucinógenas son una de las drogas más seguras del mundo», apunta el fundador de la Global Drug Survey, Adam Winstock, a «The Guardian». «La muerte por toxicidad es casi inaudita. Al sufrir un envenenamiento por los hongos más peligrosos se corre más riesgo de padecer daños graves».

Además, 28.000 personas dijeron haber tomado setas alucinógenas en cierto punto de sus vidas. El 81,7% de los consumidores confesó que buscaban «una experiencia psicodélica moderada» y «un aumento de los sentidos con su entorno y las relaciones sociales».

Por otro lado, Adam Winstock también declara que estos hongos no son totalmente inofensivos, puesto que «el uso combinado de alcohol y el uso en ambientes de riesgo o desconocido aumentan los daños que puedan ocasionar, como lesiones, pánico y confusión de corta duración, desorientación y temor a perder la cabeza».

Las experiencias de los consumidores pueden discernir de la realidad, por lo que Winstock aconseja planificar «su viaje con cuidado, con compañía de confianza en un lugar seguro y siempre informarse bien de las setas que están empleando».

Pero incluso los malos viajes pueden tener resultados positivos, como apunta una investigación paralela realizada por los científicos Roland Griffriths y Roberts Jesse en la Johns Hopkins Medicine. En un artículo publicado en 2016, se describió que el 2,7% recibió ayuda médica y el 7,6% buscó ayuda para síntomas de larga duración, pero también el 84% de los encuestados se benefició de la experiencia.

Fuera del uso recreativo, las setas alucinógenas están siendo estudiadas en ensayos clínicos para tratar las depresiones, la ansiedad y los trastornos de estrés postraumático.

Cannabis sintético

Uno de los estupefacientes con más riesgos para la salud, según el estudio, es el cannabis sintético. Alrededor de uno de cada 30 de los consumidores que participó en este análisis buscó tratamiento médico de urgencia. Este dato es el más alto de los obtenidos con cualquiera de las drogas, excepto la metanfetamina cristalina, que es tratada en una de cada diez personas que la consumen.

El cannabis sintético, que se vende como «especia», es un término para cientos de los compuestos químicos que imitan los efectos del Tetrahidrocannabinol (THC) en el cerebro, uno de los principales activos del cannabis. Estas elaboraciones sintéticas a menudo son extremadamente potentes y baratas, lo que les ha llevado a inundar el mercado en Estados Unidos y Europa.