El fiscal general del Estado, Manuel Maza
El fiscal general del Estado, Manuel Maza - ABC

Una sepsis desencadenó la insuficiencia renal aguda que causó la muerte de Maza

Las personas con diabetes, como el fiscal general del Estado, tienen más riesgo de sufrir un fallo renal e infecciones

MADRIDActualizado:

Diabetes y una infección de vías urinarias que arrastraba desde hace unos días. Estos dos trastornos que, aparentemente, no son un problema grave de salud han podido desencadenar una insuficiencia renal aguda y, finalmente, la muerte del fiscal general del Estado, José Manuel Maza a los 66 años.

La insuficiencia renal aguda es el fallo de los riñones. Estos órganos vitales pierden súbitamente la capacidad para eliminar el exceso de líquido y electrolitos, así como el material de desecho de la sangre. A veces, la única forma de salvar la vida de una persona en esta situación es someterla a diálisis, pero no siempre funciona.

El fallo renal es más común en personas que están en cuidados intensivos o por la complicación de una cirugía. Pero en el caso de Maza, el desencadenante fue la infección urinaria que sufría y que se complicó convirtiéndose en una infección generalizada del organismo (sepsis), difícil de controlar. «La insuficiencia renal aguda se puede remontar a veces con diálisis, pero en el contexto de una septicemia generalizada puede ser mortal», comenta Esteban Jodar, jefe de servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

La diabetes que padecía el fiscal general del Estado ha podido contribuir también a su fallecimiento porque mal controlada no solo daña la visión y el corazón, también deteriora los riñones. Y favorece la aparición de infecciones urinarias, como la que padecía José Manuel Maza