Hay unos 95.000 jóvenes que no han sido vacunados de sarampión en el país
Hay unos 95.000 jóvenes que no han sido vacunados de sarampión en el país - AFP

El sarampión se cobra en Lisboa una víctima mortal, una joven de 17 años

El ministro de Salud luso pide calma a la población, que cuenta con 95.000 niños y jóvenes que no han tenido acceso a la vacunación

LisboaActualizado:

Un virulento brote de sarampión está haciendo estragos en Portugal. Se ha registrado la primera víctima mortal, una chica de 17 años, y la alarma se ha desatado entre la población, que hasta ahora miraba la extensión de la epidemia con más curiosidad que preocupación.

Pues bien, el fallecimiento de la joven cambia todo el panorama y, de hecho, no solo ha caído como un jarro de agua fría sino que ha obligado al ministro de Salud, Adalberto Campos, a pedir calma públicamente.

Ha sido el Centro Hospitalar de Lisboa Central (CHLC) la institución que revelado el deceso, reconociendo que se produce «como consecuencia de una situación clínica infecciosa con neumonía bilateral y sarampión».

Los hechos acontecieron en el Hospital Dona Estefanía, en pleno corazón de la capital portuguesa. Hasta allí había sido trasladada la paciente, natural de Cascais y a quien la enfermedad atacó de manera tan intensa que le acarreó complicaciones respiratorias en la antesala de los síntomas de neumonía bilateral.

Tuvieron que sedarla porque su estado clínico no hacía más que empeorar desde que llegó a las dependencias sanitarias el pasado fin de semana. Su inestabilidad se acrecentaba por momentos… hasta que la situación desembocó en un desenlace fatal.

«La familia acompañó toda la evolución de la situación clínica y, con tristeza, el CHLC lamenta lo sucedido y desea manifestar sus condolencias», precisó un portavoz.

En varios países europeos

El brote de sarampión se extiende por varios países europeos, pero está alcanzando elevadas cotas en el país vecino, con al menos 22 casos confirmados. Una cantidad que da pie a una estadística demoledora: se están contabilizando más casos de la enfermedad en los últimos cuatro meses que en una década.

La clave pasa por la existencia de una bolsa de unos 95.000 niños y jóvenes que no han tenido acceso a la vacuna, por lo que constituyen grupos de alto riesgo.

Todo ocurre justo cuando se cumple un año desde que la Organización Mundial de la Salud concedió a Portugal un diploma para certificar que el país estaba libre de sarampión. Hasta el punto de que los pocos casos que se registraban habían sido contraídos más allá de las fronteras lusas.

Inmediatamente después de la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974, comenzó a instaurarse la vacunación gratuita, mientras que a partir de 1990 se introdujo una segunda dosis de vacuna, debido que a finales de los 80 saltaron 12.000 casos y se produjeron 30 muertes.