Un ejemplar de rinoceronte negro
Un ejemplar de rinoceronte negro - EFE

Dos rinocerontes negros nacen en la República Checa

Apenas quedan 800 ejemplares de rinoceronte negro en libertad

BerlínActualizado:

La caza del rinoceronte negro en los siglos XIX y XX de manos de las élites europeas ha provocado que al menos dos de sus subespecies –Diceros bicornis bruccii y longipes– se hayan extinguido y que en Mozambique haya desaparecido por completo. Intentando reparar el daño, en el zoológico checo de Dvůr Kralové –que desde los años 70 se dedica a proteger al rinoceronte– han nacido la semana pasada dos crías de rinoceronte negro. En lo que va de año sólo tres crías de esta especie han nacido en cautiverio y dos de ellas en el zoo de Dvůr Kralové que se afianza en su posición global como centro reproductor.

El rinoceronte negro se diferencia del blanco en su color y menor tamaño, aunque alcanza 1,6 metros de altura y unos 1500 kilos convirtiéndolo en el cuarto mamífero más grande de África por detrás del elefante africano, el rinoceronte blanco y el hipopótamo.

Gracias a los cazadores, entre ellos personalidades como Theodore Roosevelt o Ernest Hemingway, apenas quedan 800 ejemplares de rinoceronte negro en libertad repartidos mayoritariamente en el sudeste africano. En 1960 comenzó su protección y se prohibió la caza y el comercio de sus cuernos. Aun así, la caza furtiva continúa, a pesar que en los parques nacionales africanos se sierran los cuernos a los ejemplares.

Los dos pequeños rinocerontes checos son machos, nacieron con cinco horas de diferencia, pesan unos 30 kilos y aún no tienen nombre. El zoológico checo puede enorgullecerse de haber ayudado a procrear a 43 rinocerontes desde el inicio del programa, en agosto se espera el nacimiento de otra cría. Según ha indicado el portavoz del zoológico Andrea Jiroušová a Radio Praga, «decimos que los devolvemos a la naturaleza, pero no es realmente así: los introducimos en una reserva natural de Tanzania que está estrictamente vigilada. En 2009 envíamos al lugar tres animales; una de las hembras dio allí a luz a nuevas crías en 2011 y 2014».