Se retrasa ligeramente la edad de inicio en el consumo de alcohol, tabaco y cannabis en los jóvenes

También ha aumentado también la percepción en el riesgo del consumo en la población joven. En el caso de la cocaína ha pasado del 81,4 % en 2014 al 86,1 en 2014, del 54,8 al 59,8 en el caso del cannabis y del 88,8 al 89,7 para el tabaco

MADRIDActualizado:

La edad media de inicio en el consumo de tabaco, cannabis y alcohol se ha retrasado en los adolescentes españoles de 14 a 18 años, de acuerdo a los datos de la Estrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016 presentada este viernes por Sanidad.

Sin embargo, la edad a la que comienzan a probar estas drogas se ha retrasado casi de forma imperceptible: para el caso del tabaco ha pasado de los 13,3 a los 13,9 años, para el alcohol de los 13,7 a los 13,8 y por último, de 14,6 a 14,8 para el cannabis.

Los datos revelan que ahora, entre los jóvenes, la sustancia de inicio en el consumo de drogas (legales o ilegales) ha cambiado, pasando a ocupar en primer lugar el alcohol antes que el tabaco.

Por otro lado, el informe refleja que ha aumentado también en la población joven la percepción en el riesgo del consumo. En el caso del consumo esporádico de cocaína ha pasado del 81,4% en 2008 al 86,1 en 2014. Para el mismo periodo, ha pasado del 54,8 al 59,8 en el caso del cannabis y del 88,8 al 89,7 para el tabaco.

Las cifras no son tan alentadoras en el caso del alcohol puesto que el aumento de la percepción de riesgo se ha mantenido prácticamente igual (del 57,9 al 57,8).

Estos datos, junto con el aumento del «bringe drinking» o consumo de atracón de alcohol, que ha aumentado en la población general y sobre todo en los jóvenes, refleja que esta droga legal sigue siendo un gran problema en la población.

Ante la pregunta sobre la búsqueda de soluciones a esta «lacra», como la definió Mario Garcés, secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad señaló que «a lo largo de los próximos meses culminarán los trabajos para el ansiado proyecto de ley para la prevención del consumo de alcohol en menores».

Otros datos relevantes y más esperanzadores apuntan a un aumento del porcentaje de personas que dicen no consumir ningún tipo de droga. Dentro de la población general aseguran no haber consumido nunca cannabis un 68,5 por ciento de la población (frente al 67,9 de 2009), un 91,1 dice no haber probado la cocaína (frente al 89,8 de 2009) y un 6,5 dice no haber consumido alcohol (frente al 5,8 de 2009). En el caso de la población adolescente también se han registrado aumentos en los porcentajes de los que dicen no haber consumido ni cocaína, ni alcohol, ni cannabis.

Aumento de las urgencias hospitalarias

En la encuesta se dedicó un importante apartado para los consumidores problemáticos, es decir, aquellos que lo hacen de forma habitual o durante un largo periodo de tiempo. «Un 8 por ciento de la población realiza un consumo problemático de alcohol», señaló Francisco Babín, delegado del Gobierno para el plan sobre drogas. De hecho, el número de personas con este tipo de consumo ha aumentado (a diferencia de los consumidores de cannavis, cocaína o heroína).

Otro dato preocupante es el aumento de las urgencias hospitalarias relacionadas con el consumo de drogas ilegales, pasando de 5.567 en 2009 a 6.441 en 2015. También sube el número de fallecidos por reacción aguda a las drogas, pasando de 739 a 767.

Garcés adelantó algunos nuevos puntos a tratar en la próxima estrategia nacional sobre drogas: «Incluirá algunas novedades como por ejemplo, otras adicciones diferentes que producen las drogas en su sentido estricto, como el caso de la adicción al juego online sobre todo por parte de los jóvenes».