Rebajan la petición de cárcel a los presuntos violadores de una joven granadina porque su embriaguez era «moderada»

La fiscal de Granada rebaja de 14 a 5 años de cárcel su petición tras ver las grabaciones de las cámaras del local y del hotel

Actualizado:

El pasado jueves se celebró en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada el juicio donde se visionaron las imágenes de la discoteca y del hotel a fin de comprobar cómo la granadina fue abordada, cuál era su estado y cómo transcurrió aquella noche de fiesta que acabó en denuncia y en un proceso penal.

Según informa Ideal.es, las cámaras de una discoteca de Granada captaron cómo dos hombres se acercaron a una mujer que bailaba con una amiga entre la multitud. Eran las cinco de la madrugada del 15 de marzo de 2015 y las invitaron a una copa. La joven y uno de los individuos comenzaron a bailar. Finalmente abandonaron el local y se dirigieron a un hotel, donde los dos hombres, que son de otra provincia, iban a pernoctar.

La mujer denunció porque tras besarse con el hombre y tomarse la última copa ya no recordaba nada más hasta que, sobre las ocho de la mañana, despertó en la habitación, desnuda de cintura para abajo y con el pelo mojado. «Pequeños recuerdos parciales» fueron aflorando en su mente. Eran como «flashes» en los que veía a dos hombres, uno moreno y otro con el vello más rubio, encima de ella, «moviéndose». Las muestras de su cuerpo analizadas determinaron que en su vagina y zona púbica había ADN de dos varones.

El juicio quedó visto para sentencia, después de que la fiscal rebajara de 14 a 5 años de prisión su petición de condena para los acusados, que niegan los hechos, según informa Ideal.es. Para la fiscal, que inicialmente los acusaba de agresión sexual, lo que ocurrió fue que los dos tipos «se aprovecharon» de la denunciante cuando ésta, pese a que sus amigos testificaron que la dejaron «en perfectas condiciones», perdió el contacto con la realidad. «No podemos decir que estas personas hicieron uso de algún tipo de sustancia porque no se ha practicado prueba alguna al respecto», admitió la fiscal. Por eso, concluyó que presentaba «una embriaguez moderada».

Los forenses hicieron un cálculo del índice de alcohol que podía tener cuando subió a la habitación y señalaron que pudo ser «de 1,56». Lo que está claro es que en aquel cuarto «hubo vómitos y pérdida de memoria», recalcó la fiscal, convencida de que la mujer, por su estado, «no podía prestar un consentimiento válido». Los acusó de cometer un delito de abuso sexual y reclamó cerca de 16.000 euros de indemnización y 6 años de alejamiento.

Sigue leyendo en Ideal.es.