Sociedad

Portugal recibe, blindada, al Papa Francisco

En el centenario de las apariciones de la Virgen, su visita al Santuario de Fátima se acompaña de un despliegue de seguridad sin precedentes en el país vecino

Imagen de una ni√Īa arrodillada esta ma√Īana en el Santuario de F√°tima - EPA
FRANCISCO CHAC√ďN - abc_conocer Corresponsal En Lisboa - Actualizado: Guardado en: Sociedad

El Papa ha llegado a las 17.10 hora española (16.10 hora local) a la base de Monte Real (Portugal), mientras el país ha convertido el Santuario de Fátima en una suerte de búnker al aire libre, tales son las medidas de seguridad adoptadas para proteger al Papa Franciscoen su visita de 23 horas y a los miles de peregrinos que se esperan para arroparle. El blindaje está servido, con los acuerdos del Espacio Schengen suspendidos temporalmente y las fronteras cerradas a la libre circulación habitual.

Los pasos desde España no dejan de mostrar largas colas (cuando no atascos, como los registrados en la localidad pontevedresa de Tuy) y los controles policiales, coordinados por las fuerzas de seguridad de los dos vecinos de la Península Ibérica, muestran un grado máximo de exigencia. Tanto es así que se ha prohibido la entrada a 10 personas en territorio luso, en vista de que levantaban sospechas.

El despliegue, con fuertes refuerzos militares, no conoce precedentes en la tierra del fado, especialmente porque el SIS (Servicios de Información y Seguridad) ha identificado hasta 14 posibles amenazas: pánico multitudinario provocado (como durante la pasada Semana Santa en Sevilla), terroristas suicidas en potencia, ataques con drones, francotiradores, raptos, escenario de atentado con material radiactivo, bloqueo de la circulación, fallos en los sistemas informáticos y en las telecomunicaciones, etc. Todos los mecanismos de prevención se consideran escasos con tal de asegurar la tranquilidad colectiva para disfrutar de dos jornadas consecutivas de fervor popular.

Se han estipulado hasta cuatro perímetros de seguridad, no solo con el objetivo de incrementar la protección sino de realizar tarea de apoyo a los visitantes. La Guardia Nacional Republicana (GNR) ha instalado tres puestos de comando y las cámaras de videovigilancia jalonan los rincones del impresionante Santuario. Incluso enta en juego un helicóptero que volará a unos 2.000 metros de altura y estará dotado de un equipo para filmar en alta definición.

Promesa de militares

Una decena de militares portugueses ha cumplido su promesa de trasladarse al Santuario en bicicleta desde Roma. Salieron de la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el pasado 26 de abril y desembarcan en Fátima este viernes 12 de mayo. Su sueño se hace realidad.

Musulmán por la concordia

El ciudadano musulmán libanés Sami Aoun se encontraba de vacaciones en Madrid, pero no ha dudado en viajar hasta Fátima, donde recorrió el Santuario de rodillas con una loable meta: rezar para pedir una mayor unidad entre los creyentes católicos y los islámicos. Sus plegarias a la Virgen se encaminan igualmente a pedir que el embarazo transcurra de su mujer transcurra sin dificultades de aquí a los dos meses que le restan para dar a luz.

En declaraciones a la agencia lusa, explicó el por qué de su acción en uno de los epicentros cristianos por excelencia: «El musulmán tiene que creer primero en el cristianismo y después en el Islam porque el cristianismo vino antes y abrió el camino para que las personas creyeran en Dios».

Unas palabras que antecedieron a otras no menos bonitas: «Cuando llegué a Fátima y vi a los peregrinos hacer esto [en referencia a caminar de rodillas mientras se eleva una petición a la Madre de Dios], yo también quise hacerlo. Como musulmán, creo en Jesucristo y lo amo. Los musulmanes lo queremos mucho, no como dicen los medios de comunicación».

Toda la actualidad en portada

comentarios