Imagen facilitada que muestra a una mujer usando una prueba para la detección del virus de inmunodeficiencia humana que estará disponible sin receta médica
Imagen facilitada que muestra a una mujer usando una prueba para la detección del virus de inmunodeficiencia humana que estará disponible sin receta médica - EFE

La OMS pone de ejemplo el programa de test rápidos del sida de Médicos del Mundo

Incluye el programa de la ONG como ejemplo entre sus recomendaciones para la detección del VIH

MadridActualizado:

Las pruebas rápidas de VIH que realiza Médicos del Mundo ha sido seleccionadas como buenas prácticas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha incluido el programa de la ONG como ejemplo entre sus recomendaciones para la detección del VIH, con las que pretende facilitar al máximo el acceso a la prueba del VIH para prevenir nuevas infecciones y preservar la salud de las personas seropositivas.

Médicos del Mundo ha desarrollado esta iniciativa entre 2008 y 2015 en 16 ciudades españolas (La Coruña, Alicante, Almería, Arrecife de Lanzarote, Bilbao, Huesca, Las Palmas, Málaga, Madrid, Santa Cruz de Tenerife, Palma de Mallorca, Santiago de Compostela, Sevilla, Valencia, Vigo y Zaragoza) donde «se ha mostrado como un claro complemento a los programas tradicionales» de prueba rápida de VIH.

El programa se ha dirigido a grupos renuentes a acudir a los servicios sanitarios públicos, principalmente personas en situación de prostitución, usuarios de drogas e inmigrantes en situación irregular. Gracias a estos test se han descubierto 72 nuevos diagnósticos. De ellos, casi un 60% fueron en hombres, un 33% en mujeres y casi un 7% en transexuales.

Urge un Pacto de Estado

Médicos del Mundo, como integrante de la Coordinadora Estatal de VIH/Sida (Cesida), cree necesario un pacto de Estado frente a esta enfermedad, que combata también el estigma y la discriminación que provoca y lamenta la falta de campañas de prevención actuales.

Un pacto en el que estén representados los gobiernos nacional y autonómicos, partidos políticos, sindicatos, patronal, las ONG y las universidades, para impulsar conjuntamente políticas de respuesta a la enfermedad y procesos de inclusión laboral de las personas contagiadas. Consideramos imprescindible aumentar la inversión y los recursos empleados en la prevención, la investigación, los tratamientos y la sensibilización social.

Desde la ONG afirman que la reforma sanitaria de 2012 ha dejado sin atención y sin acceso a los fármacos antirretrovirales a numerosas personas inmigrantes en situación administrativa irregular, con evidentes consecuencias negativas para su salud. Pero además, «tiene consecuencias para la salud de toda la población, puesto que está demostrado que tratar a todas las personas con VIH evita la expansión del virus y es una de las claves para acabar con la epidemia», señalan.