Polémica en Granada por un rezo de Ramadán a los pies de la Virgen del Triunfo

Los actos se celebraron el pasado sábado con el permiso del Ayuntamiento

GranadaActualizado:

El Ayuntamiento de Granada ha apoyado por primera vez a su comunidad musulmana deseándoles «un feliz Ramadán en los jardines del Triunfo». Los actos se celebraron el pasado sábado. Según fuentes municipales, se trata de «algo sin precedentes que nos acerca y nos hace más iguales».

Según la religión musulmana, fue el pasado sábado cuando a partir de las 21.45h se rompió el ayuno. El acto ha suscitado polémica en redes sociales, con posturas a favor y en contra, por la colocación del cartel junto a signos cristianos.

Opiniones políticas encontradas

El grupo popular en el Ayuntamiento de Granada ha denunciado «una nueva demostración de torpeza» del alcalde, Francisco Cuenca, y del equipo de gobierno socialista, que han amparado la celebración de un rezo colectivo de musulmanes a los pies de la Virgen del Triunfo, un lugar con un significado muy especial para los católicos.

La portavoz del grupo municipal, Rocío Díaz, ha dejado claro que el PP respeta todas las creencias religiosas «porque el respeto es fundamental», pero a renglón seguido ha subrayado que el respeto «pasa por no herir la sensibilidad de nadie» y en este caso ha quedado claro «que se ha agraviado e insultado a miles de granadinos».

Por su parte, Jemima Sánchez, Concejala Delegada de Derechos Sociales, Educación y Accesibilidad del Ayuntamiento de Granada, ha defendido en su perfil de Facebook que «la multiculturalidad nunca puede ser una amenaza, es un valor añadido».

En este mismo perfil, Jemima Sánchez anunciaba unas horas antes el acto, afirmando que «el Ayuntamiento de Granada apoya por primera vez a su comunidad musulmana deseándoles un feliz Ramadán en los jardines del Triunfo», y considerando que se trata de «algo sin precedentes que nos acerca y nos hace más iguales».

Por su parte, el diputado de Ciudadanos por Granada, Luis Salvador, ha publicado un mensaje en su cuenta de Twitter en la que afirma que el alcalde «confunde tolerancia y respeto religioso con provocación».