ABC

La OMS pide limitar el uso de antibióticos en los animales consumidos por el hombre

La organización pone el foco en las prescripciones rutinarias de caracter preventivo

GinebraActualizado:

La prescripción sistemática de antibióticos en las especies animales destinadas al consumo humano, ya sea para prevenir infecciones o para aumentar su crecimiento, se está convirtiendo en un importante problema de salud pública por los problemas de resistencia que generan posteriormente en el hombre, declaró este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el director del Departamento de Seguridad Alimentaria de la OMS, el doctor Kazuaki Miyagishima, «durante los últimos años el volumen de antibióticios destinado a animales no ha cesado de aumentar, en todo el mundo, principalemente por el incremento de la demanda de alimentos de origen animal procedentes de la cría intensiva».

De acuerdo con la OMS, tanto a los ganaderos como a la industria alimentaria, deben de cesar de prescribir antibióticos de manera rutinaria para fomentar el crecimiento o prevenir las enfermedades de los animales sobre todo si no están enfermos. En algunos países, hasta un 80% de antibióticos se consumen en el sector de la cría de animales.

El uso y abuso de antibióticos, en animales y en humanos, está contribuyendo a la aparición de bacterias que resisten a los medicamentos que actualmente están en el mercado para tratar las infecciones sin que existan otros que puedan recetarse como alternativa, advirtió la agencia sanitaria de la ONU.

«En el caso de que aparezca un brote infeccioso, la carencia de antibióticos eficaces representa una amenaza seria a la seguridad», declaró el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus. «Todos los sectores tienen que colaborar en la lucha contra la multirresistencia para mantener la seguridad sanitaria internacional», añadió.

La OMS recomendó que, si no hay un diagnóstico que lo justifique, se reduzca drásticamente la prescripción de antibióticos a animales destinados al consumo humano y que este tipo de medicamento se administre sólo si ha sido detectada una enfermedad en el mismo rebaño, manada o banco de pesces.

Si hay animales enfermos se deberá efectuar una prueba previa para determinar cúal es el antibiótico más efectivo para tratar esa infección. Además, los antibióticos administrados a animales deberán ser seleccionados de la lista que la OMS clasifica como «menos dañina para la salud humana».

Los antibióticos que entran dentro de la categoría de «críticamente importantes» de la OMS sólo deberán ser prescritos si no existe ningún otro recurso. Entre ellos está la colistina y algunas cefalosporinas que se utilizaran en el caso de que no haya funcionado antes ninguna otra alternativa.

Un gran número de países han detectado casos de resistencia a colistina porque el medicamento también se utiliza para tratar a animales enfermos. España es unos de los países que registra el mayor consumo de este antibiótico que se prescribe en tratamientos contra microbios multirresistentes con alto riesgo de mortalidad.

La Unión Europea (UE) prohibió, en 2006, el uso de antibióticos que favorecen el aumento de peso de los animales. Por su parte los consumidores prefieren, desde hace unos años, consumir carne criada sin antibióticos y esta tendencia hacia los productos naturales fomenta la producción de carnes más sanas.