Las altas temperaturas hicieron estragos el pasado mes de junio
Las altas temperaturas hicieron estragos el pasado mes de junio - EFE

La Península Ibérica fue uno de los epicentros mundiales del calor extremo en junio

El mes pasado fue el segundo junio más caluroso en el planeta después del de 2016. El planeta encadena récords mensuales de temperaturas entre octubre de 2015 y septiembre de 2016

MadridActualizado:

El mes pasado fue el segundo junio más caluroso teniendo en cuenta las temperaturas medias globales del aire en superficie, sólo por detrás del de 2016, y la Península Ibérica resultó ser una de las regiones del planeta donde se batieron más récords de calor, según el Servicio de Cambio Climático Copérnico del Centro Europeo de Predicciones Meteorológicas a Medio Plazo. El último análisis mensual de esta organización, indica que junio de este año amplió el periodo de “excepcional calidez global” que comenzó a mediados de 2015 y registró temperaturas medias que superaron en 0,38ºC el promedio de junio entre 1981 y 2010, y que fueron sólo 0,06ºC inferiores a las de 2016.

El planeta encadenó récords mensuales de temperaturas entre octubre de 2015 y septiembre de 2016, mientras que los nueve meses siguientes han sido los segundos más calurosos en el registro histórico. Eset pasado mes de junio fue mucho más cálido que el periodo de referencia entre 1981 y 2010 en el sur y el centro de Europa, sobre todo en la Península ibérica, donde Portugal experimentó un incendio devastador que devoró 55.000 hectáreas y en el que murieron 65 personas.

En España se desató otro en Doñana que quemó 8.500 hectáreas y obligó a evacuar a unas 2.000 personas. De hecho, el mes pasado fue el más caluroso en España desde que el registro histórico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) comenzara en 1965, puesto que trajo una temperatura media de 24,1ºC. Esto supone 3ºC más que el promedio de ese mes en comparación con periodo el comprendido entre 1981 y 2010, y 0,1ºC más que el anterior récord, de junio de 2003. Entre el 14 y el 18 de junio llegó la ola de calor más temprana en España desde 1981. Otras zonas del planeta que tuvieron temperaturas muy por encima de la media en junio son Marruecos, el norte de Argelia, Siberia, partes de Oriente Medio y el suroeste de Estados Unidos, así como áreas de la Antártida, donde la cubierta de hielo marino era inusualmente baja.

En contraposición, el junio hizo menos calor de lo normal en el noreste de Europa, gran parte de la Antártida, Groenlandia y zonas de océanos (Antártico, Atlántico Norte y Pacífico Norte).

Más de 50º en Oriente Medio

Por otro lado, la Organización Meteorológica Mundial (OMM), agencia de la ONU especializada en el tiempo, el clima y el agua, señala que los fenómenos meteorológicos de «El Niño» y «La Niña» tienen pocas probabilidades de desarrollarse antes de finales de este año, pero destaca que «el clima extremo afectó a muchas partes diferentes del mundo en junio y principios de julio». Por ejemplo, las temperaturas llegaron a 53,7ºC en Ahwad (Irán) el 29 de junio, cuando una ola de calor llevó más de 50ºC a varios lugares de Oriente Medio, entre ellos Iraq y Kuwait. En Estados Unidos hubo altas temperaturas en el oeste del país, que golpearon desde Arizona hasta el noroeste del Pacífico, y el 20 de junio se registraron 47,2ºC en Las Vegas y 51,7ºC en Needles. Entre el 17 y el 27 del mes pasado, el aeropuerto de Phoenix encadenó al menos 43ºC, lo que obligó a cancelar numerosos vuelos.

Además, una ola de calor se desplazó desde la Península Ibérica hacia el sureste de Europa, los Balcanes y el Mediterráneo a finales de junio, llevando más de 40ºC a muchos países y algunas tormentas veraniegas, ocasionalmente acompañadas de granizo, lluvias torrenciales e inundaciones. Por otra parte, entre junio y comienzos de junio se registraron fuertes precipitaciones e inundaciones en muchas partes de China y a lo largo del río Yantzee, lo que causó grandes pérdidas económicas, trastornos en el transporte y más de 600 vuelos cancelados en el aeropuerto de Pekín. Bangladesh tuvo fuertes lluvias monzónicas con grandes inundaciones y desplazamientos de tierra que afectaron a cerca de 900.000 personas y la tormenta tropical ‘Nanmadol’ afectó a casi 60.000 ciudadanos de Japón.