ABC

Los pediatras italianos dicen no a las dietas veganas

Un congreso de pediatras italianos hace una apertura parcial a la dieta vegetariana, si incluye leche, huevos, y alimentos con vitamina B12, hierro y omega 3. Se recomienda como elección ideal la dieta mediterránea

Corresponsal en RomaActualizado:

El veganismo, por sus carencias y ser un régimen alimenticio no equilibrado, debe ser rechazado con firmeza para los niños. Lo subraya un informe, fruto de un año de trabajo sobre más de 120 estudios internacionales, coordinado por Margherita Caroli, entre los máximos expertos de nutrición pediátrica en Europa.

El documento, presentado en el Congreso de la Sociedad Italiana de Pediatría Preventiva y Social (SIPPS), celebrado este fin de semana en Mestre (Venecia), se pone de relieve que ningún especialista debería recomendar a los padres dar una dieta vegana a sus hijos en los primeros años de vida. Se destaca que esta forma de alimentación induce a menudo a que surjan enfermedades, si no en breve, sí a largo plazo. El veganismo evidencia carencias de nutrición importantes, como las proteínas, zinc, calcio, hierro, vitaminas D y B12, omega 3 y yodo.

Dieta vegetariana, con condiciones

Mientras la oposición al veganismo es muy firme, en las conclusiones del informe hay una apertura parcial para la dieta vegetariana, a condición de que se incluyan los huevos, leche y alimentos con hierro, omega 3 y vitamina B12, considerada particularmente importante porque ejerce influencia en muchísimos procesos bioquímicos, como la maduración de los glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso.

En la amplia lista de la investigación había mujeres embarazadas, madres lactantes, niños y adolescentes. «El mensaje que se deduce del estudio es muy claro: La salud de toda persona se determina en gran parte en los primeros mil días de vida, comprendidos los transcurridos en el útero materno», afirma Vito Leonardo Miniello, profesor de nutrición y dietética infantil en la universidad de Bari y vicepresidente de la SIPPS. «La maduración cerebral del niño se produce en buena medida en los dos primeros años de vida. Cuanto más rígidas son las dietas en este periodo, mayores son las carencias y los riesgos a los que se exponen los hijos», añade el profesor Miniello.

Lo ideal, la dieta mediterránea

La conclusión es que las dietas veganas y vegetarianas, dietas que eliminan en todo o en parte los alimentos de origen animal, son inadecuadas al correcto desarrollo del niño. Se apunta como elección ideal, desde los primeros meses de vida, la dieta mediterránea, basada sobre el consumo prevalente de alimentos vegetales y sobre el uso limitado de productos animales. De esta forma, según este congreso de pediatras italianos, se contribuye a asegurar la salud de los niños de hoy y de los adultos de mañana.

Según el Instituto italiano de Estudios Políticos Económicos y Sociales (Eurispes) más de cuatro millones de italianos siguen dietas vegetarianas o veganas: Concretamente el 4,6 por 100 es vegetariano, y el 3 por 100 es vegano.