Sociedad

La actividad cultural de la Iglesia genera más de 32.000 millones al año

Su patrimonio histórico y la celebración de fiestas religiosas de gran tradición sostienen 360.000 empleos

Procesión de la Virgen del Rocío por la aldea, en 2015
Procesión de la Virgen del Rocío por la aldea, en 2015 - J.M. Serrano

La Iglesia es una fuente de riqueza y no solo espiritual. Su patrimonio cultural y las celebraciones religiosas de intéres turístico que se celebran a lo largo del año en distintos puntos del territorio tienen un importante impacto sobre la economía. En total, la actividad cultural de la Iglesia genera cada año en nuestro país 32.440 millones de euros; un 3,12% del PIB y sostiene 360.382 empleos directos e indirectos.

Así lo demuestra un estudio elaborado por la consultora KPMG y presentado este jueves por la Conferencia Episcopal Española (CEE) en la parroquia de San Jerónimo el Real de Madrid. «Se trata de una primera aproximación de lo que significa la aportación de la Iglesia en el ámbito cultural. La Iglesia se hace presente en el cuidado y mantenimiento de este patrimonio y lo pone a disposición de toda la Iglesia y la sociedad, pero a la par tiene un impacto económico asociado muy significativo», explicó Ester Martín, responsable de la Memoria de actividades de la Iglesia, que la CEE presenta cada año al Gobierno y a la sociedad para dar cuenta del destino de los fondos que recibe a través de la asignación tributaria.

Según el informe de KPMG, los 3.168 bienes inmuebles de interés cultural que pertenecen a la Iglesia –de los cuales 18 están declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y 78 son catedrales– tienen un impacto sobre la economía de 22.540 millones de euros anuales, un 2,17% del PIB de 2014. Además en términos de empleo sostienen 226.382 puestos de trabajo, de los cuales el 71% son empleos directos.

«Solo hemos incorporado al estudio los 3.168 bienes inmuebles de interés turístico nacional y los hemos clasificado en función de la importancia turística que tienen porque la base estadística que realizamos es sobre los visitantes y sus gastos. Los conventos y las las iglesias están, pero no están todas. Por eso esta cifra es solo la punta del iceberg», explicó José Luis Blasco, uno de los autores del estudio y socio responsable de Gobierno, Riesgo y Cumplimiento de KPMG en España.

Efecto arrastre

Las 40 celebraciones religiosas de interés turístico internacional y las 85 fiestas declaradas de interés turístico nacional también son fuentes generadoras de riqueza para España. Fiestas como la de la Virgen del Pilar en Zaragoza, la romería del Rocío en Huelva o la Semana Santa de Sevilla o Valladolid generan cada año unos 9.900 millones de euros, lo que supone un 0,95% por ciento del PIB y suponen 134.000 puestos de trabajo.

El estudio estima que cada fiesta religiosa de interés turístico internacional recibe una media de 592.000 visitantes con un gasto medio de 153 euros por persona, mientras que las de interés turístico nacional, como la Semana Santa de Badajoz o la fiesta de la Virgen de Yecla en Murcia, cuentan con una media de 84.000 visitantes de media y 218 euros de gastos por persona.

«Cada catedral o bien cultural recibe un número de visitantes y cada visitante tiene aparejado unos gastos, como comida, alojamiento, transporte que es posible calcular. Además esto tiene un efecto de arrastre sobre otros sectores de la economía y un impacto sobre el empleo», insistió Blasco.

Para obtener estos datos, la consultora ha utilizado la información de las encuestas Familitur y Egatur del Instituto de Turismo de España, del Instituto Nacional de Estadísticas y de los inventarios de Catedrales de España y catálogos de Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Aproximación a la baja

«Somos conscientes de que es una aproximación probablemente un poco a la baja porque se han utilizado criterios conservadores para hacer las estimaciones», indicó Ester Martín, refiriéndose tanto a los datos obtenidos en bienes inmuebles como en celebraciones. En este sentido, Blasco insistió en que estos datos son «la punta del iceberg».

No es la primera vez que la Conferencia Episcopal presenta un informe para aportar datos concretos sobre el impacto socioeconómico de la labor de la Iglesia. El anterior se dio a conocer el año pasado sobre los recursos económicos que generan las catedrales españolas a través del turismo. Siguiendo «este esfuerzo de transparencia», la Casa de la Iglesia tiene previsto presentar en las próximas semanas otros dos estudios sobre el impacto para la economía de las celebraciones litúrgicas y su labor asistencial.

«Desde 2007 hemos adquirido un compromiso con toda la sociedad de ofrecer una información más clara sobre las actividades de la Iglesia en materia educativa, litúrgica, caritativa y asistencial o cultural», recordó Martín. Desde esa fecha y tras un acuerdo alcanzado con el entonces Gobierno socialista, la financiación de la Iglesia depende exclusivamente de la casilla de la equis que los contribuyentes marcan voluntariamente en su declaración de la Renta. Por ello, cada año la Conferencia Episcopal elabora una memoria en la que da cuenta no solo del destino de esos recursos sino también de su «enorme labor en bien de la sociedad», añadió Martín. Este estudio de KPMG se enmarca en esta memoria.

Toda la actualidad en portada

comentarios