Sociedad

Papa Francisco: «El matrimonio es para siempre. Si no, es mejor que no te cases»

Afirma que «ser santos no es rezar todo el día sino cumplir el propio deber, trabajar, cuidar los niños…»

Una niña le entrega una carta al Papa durante la audiencia de este miércoles
Una niña le entrega una carta al Papa durante la audiencia de este miércoles - Reuters

En un añadido coloquial a su discurso sobre la santidad en la vida de cada día, el Papa Francisco ha insistido el miércoles en que «el matrimonio es para siempre. No, como dicen algunos, mientras dure el amor. Es para siempre. Si no, es mejor que no te cases. ¡O para siempre o nada!».

El Santo Padre ha recordado que «cuando dos novios consagran su amor en el sacramento del matrimonio se invoca sobre ellos, como pareja, la intercesión de los santos», pues necesitaran, en los momentos difíciles, «la gracia de Cristo y la ayuda de los santos».

Francisco hizo notar que la ayuda no les llegará tan solo de los santos del cielo ya que «el Señor no nos abandona nunca y cuando lo necesitamos nos envía su ángel, algunas veces ‘ángeles’ con un rostro y un corazón humanos porque los santos están siempre aquí, escondidos en medio de nosotros».

En un diálogo improvisado con miles de peregrinos participantes en la audiencia general, el Papa se ha preguntado en su nombre: «Pero, ser santos ¿significa rezar todo el día?».

La respuesta es «¡No! Significa que tienes que cumplir tu deber todo el día: rezar, ir a trabajar, cuidar a los niños… hacer todo con el corazón abierto hacia Dios. Con el deseo de que ese trabajo esté abierto a Dios. ¡Y así seremos santos! ¡Se puede!».

Como a veces parece imposible, el Papa ha aconsejado pedir «que el Señor nos dé esperanza de ser santos. ¡Se puede! Se puede porque nos ayuda el Señor. Es Él quien nos ayuda. Este es el gran regalo que cada uno de nosotros puede hacer al mundo».

Según Francisco, «nuestro tiempo necesita ‘místicos’: personas que rechazan el dominio y que aspiran a la caridad y la santidad. Hombres y mujeres que aceptan incluso un poco de sufrimiento para hacerse cargo del cansancio de los demás».

Antes de la audiencia general, celebrada bajo un sol cegador en la plaza de San Pedro, el Papa se reunió con una delegación de la Liga Nacional de Futbol Profesional (NFL) de Estados Unidos, incluidos jugadores y entrenadores que figuran en el «Hall of Fame».

Ante el grupo de corpulentos jugadores de futbol americano, el Papa bromeó con las diferencias entre «football» y «soccer» en Estados Unidos comentando que «yo soy también un apasionado del ‘futbol’. Pero en el país del que vengo… ¡se juega de modo muy diferente!».

Toda la actualidad en portada

comentarios