El Papa Francisco saluda a una niña a su llegada a la Plaza de San Pedro del Vaticano
El Papa Francisco saluda a una niña a su llegada a la Plaza de San Pedro del Vaticano - Efe

Papa Francisco: «La Cuaresma en un tiempo de esperanza»

Advierte que requiere esfuerzo pues «no vamos al cielo en carroza»

Corresponsal en El VaticanoActualizado:

Los cuarenta días -«cuadragésima» en latín- que van del Miércoles de Ceniza al Domingo de Ramos son un «tiempo de esperanza» y, por lo tanto, «emprendemos con alegría este camino de esperanza», según ha explicado el Papa Francisco este miércoles a miles de peregrinos en la plaza de San Pedro.

En la audiencia general, celebrada en la mañana del Miércoles de Ceniza, el Santo Padre ha añadido que «la Cuaresma es un período de penitencia y de mortificación, pero no como fines en sí mismos sino para llevarnos a resucitar con Cristo, a renovar nuestra identidad como bautizados».

El Papa ha explicado que la Cuaresma se comprende mejor «a la luz de la experiencia fundamental del éxodo de los israelitas de Egipto, narrado en la Biblia en el libro que lleva precisamente ese nombre, Éxodo» a lo largo de «40 años la duración simbólica del tiempo de vida de una generación».

Del mismo modo que los israelitas se liberaban de la esclavitud bajo el faraón de Egipto, la Cuaresma lleva a liberarse «de la esclavitud del pecado. Pero esto no significa que Jesucristo lo haga todo en la Cruz y nosotros no tengamos que hacer nada, pues no vamos al cielo en carroza».

Aunque a nivel callejero el martes de carnaval, celebrado en la víspera, sea mucho más notorio, el Miércoles de Ceniza es el comienzo de un itinerario espiritual interior que prepara a conmemorar la Pasión de Jesús y, finalmente, su Resurrección. Lo viven de modo especialmente visible las cofradías y hermandades que salen en procesión durante la Semana Santa en millares de ciudades de todo el mundo.

Francisco ha concluido el encuentro con los peregrinos compartiendo sus sentimientos: «Entramos en la Cuaresma con el corazón abierto. Emprendemos con alegría este camino de esperanza sintiéndonos parte del pueblo santo de Dios».

Como cada año, el Papa recibirá la señal de la ceniza en la frente con el «recuérdate hombre que eres polvo y en polvo te has de convertir» durante una ceremonia en la basílica de Santa Sabina el miércoles por la tarde.