El papa Francisco saluda a fieles a su llegada a la Nunciatura en Lima
El papa Francisco saluda a fieles a su llegada a la Nunciatura en Lima - EFE

El Papa condena duramente la corrupción ante el presidente y las autoridades del Perú

Después de hablar del daño que causa la minería ilegal en la Amazonia, Francisco ha urgido a estar muy atentos a la corrupción

Enviado especial a PerúActualizado:

Como había hecho en Chile respecto a los abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes, el Papa Francisco agarró el toro por los cuernos en Perú el viernes fustigando la corrupción en su discurso ante el presidente Pedro Pablo Kuczynski y las principales autoridades del país en el Palacio de Gobierno.

Después de hablar del daño que causa la minería ilegal en la Amazonia, Francisco ha urgido a «estar muy atentos a esa otra forma —muchas veces sutil— de degradación ambiental que contamina progresivamente todo el entramado vital: la corrupción».

En tono dolorido ha comentado «cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese ‘virus’ social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados».

Según el Papa, la lucha contra la corrupción no es solo materia de jueces y policías, sino que «esta lucha nos compete a todos».

Si bien es imprescindible una mayor «cultura de la transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil», el esfuerzo debe ser amplio y continuo.

Por ello ha enfatizado que «nadie puede resultar ajeno a este proceso; la corrupción es evitable y exige el compromiso de todos».

Después de haber dedicado la mayor parte de la jornada del viernes a la Amazonia en la localidad fluvial de Puerto Maldonado, el Papa se desplazará el sábado a la ciudad costera de Trujillo para abordar allí problemas ecológicos y sociales.

Los viajes del Papa incluyen siempre etapas que los gobiernos hubieran preferido evitar, de cara a la imagen exterior del país. Pero Francisco viene a ver a los más necesitados. Por eso en Chile ha viajado hasta Temuco para encontrarse con los mapuches, y por eso su programa en Perú ha incluido Puerto Maldonado y una ciudad cargada de problemas como Trujillo.