Fuente: Informe Mundial de la Felicidad de 2018.
Haga clic sobre cada país para obtener más información

El país que ha desbancado a Noruega como el más feliz del mundo es...

El Informe Mundial de la Felicidad de 2018 deja a España en el puesto 36 del ranking

Actualizado:

Finlandia ha escalado este año al puesto de «país más feliz del mundo», mientras que España se ha quedado en el número 36 de la clasificación de los 156 países, según el Informe Mundial de la Felicidad de 2018, que ha sido elaborado a instancias de Naciones Unidas y presentado este miércoles en el Vaticano.

El informe se ha dado a conocer en un acto en la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales, en la Casina Pío IV del Vaticano, y ha mostrado que España ha caído dos puestos respecto al pasado año, pues ha recibido en esta ocasión una puntuación de 6,310 sobre 10, frente a la nota de 6,403 sobre 10 de 2017. España, igual que otros países del Mediterráneo como Italia, Portugal y Grecia, se ha visto penalizada por la crisis económica mundial, explica el documento.

El estudio clasifica a 156 países según su Producto Interior Bruto (PIB) per cápita, el apoyo social, la esperanza de una vida sana, la libertad social, la generosidad y la ausencia de corrupción. La investigación ha revelado que Finlandia es el país más feliz del mundo, Burundi es el más triste y los estadounidenses se están volviendo más infelices a pesar de que su país se enriquece.

En la anterior edición del estudio, Finlandia obtuvo el quinto puesto en la lista. En 2018, el país ha desbancado a Noruega. Los diez primeros países de la lista son nórdicos: Finlandia, Noruega, Dinamarca, Islandia, Suecia. Estados Unidos se sitúa en el puesto número 18, mientras que en 2017 se quedó en décimocuarta posición. Reino Unido ha quedado en el puesto 19, seguido por Emiratos Árabes Unidos.

Donde el dinero no da la felicidad

El estudio también ha puesto el foco sobre los nuevos problemas de salud como la obesidad, la depresión y la crisis de los opiáceos, particularmente en Estados Unidos, donde la prevalencia de los tres ha crecido de manera mucho más rápida que en la mayoría del resto de países.

Aunque el PIB per cápita haya crecido de manera exponencial en Estados Unidos durante las últimas décadas, el índice de la felicidad se ha visto afectado por las débiles redes de apoyo social, el aumento de la percepción de la corrupción en el Gobierno y en los negocios y en el descenso de la confianza en las instituciones públicas.

«Obviamente, tenemos una crisis social en Estados Unidos: más desigualdad, menos confianza en el Gobierno», ha explicado el director del SDSN, Jeffrey Sachs, en la presentación del estudio en la Academia Pontífica de las Ciencias del Vaticano. «Es una crisis que ahora mismo es bastante fuerte. Las señales son muy malas para el país. Se está volviendo más y más rico, pero no más feliz», ha añadido el profesor.

Apartado para la felicidad en inmigrantes

Por primera vez desde que se comenzó a realizar el estudio en 2012, la investigación ha recogido la felicidad de los inmigrantes en 117 países. Finlandia destacó en esta clasificación como en otras categorías. El país donde los inmigrantes están más tristes es Siria. «Uno de los hallazgos más sorprendentes de este estudio es que hay una consistencia bastante notable entre la felicidad de los inmigrantes y de los nacionales», ha señalado un profesor de la Universidad de British Colombia en Canadá, John Helliwell.

«Aunque los inmigrantes provengan de otros países con niveles muy diferentes de felicidad, la evaluación de sus vidas tiende a converger con la de los residentes en sus países de acogida», ha explicado el profesor. «Aquellos que se desplazan a países más felices ganan, mientras que los que se desplazan a países más infelices pierden», ha concluido Helliwell.