Imagen del 24 de julio de la subcomisión creada para articular el Pacto de Estado contra la violencia de género
Imagen del 24 de julio de la subcomisión creada para articular el Pacto de Estado contra la violencia de género - Efe

El Pacto de Estado contra la violencia de género sale adelante pese a la abstención de Podemos

La Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados ha avalado el pacto «histórico» contra la violencia de género con 29 votos a favor y siete abstenciones de la formación morada

MadridActualizado:

El Grupo Unidos Podemos ha decidido abstenerse en el acuerdo para el Pacto contra la Violencia de Género rompiendo así la unanimidad con la que la Comisión de Igualdad tenía previsto aprobar el texto. El acuerdo ha sido aprobado por 29 votos a favor y siete abstenciones. Además, se han aprobado varios votos particulares de los 63 que se habían presentado.

De esta forma, la formación morada ha modificado el voto positivo que dio el pasado lunes 24 de julio al texto con 212 medidas y un presupuesto de 1.000 millones para cinco años, que tiene por objetivo alcanzar el primer Pacto de Estado de la Legislatura. El acuerdo deberá ser ratificado por el pleno de la Cámara Baja previsiblemente el próximo mes de septiembre.

Durante el debate en la Comisión, la portavoz de Podemos, Sofía Castañón, ha señalado que las medidas que se acuerdan en el informe no tienen garantías para ser ejecutadas, no tienen ni un calendario «ni una partida presupuestada para cada una de ellas».

Esto es hacer política feminista y nos enorgullece muchísimoSofía Castañón (Podemos)

Además, ha explicado también que les «hubiese gustado que sí que hubiese políticas de igualdad» en el documento porque cree que «son la mejor manera de prevenir la violencia sobre las mujeres». En todo caso, ha valorado el pacto no como un logro de los grupos políticos sino de «quienes han salido a la calle» como parte del movimiento feminista. «Esto es hacer política feminista y nos enorgullece muchísimo», ha asegurado la diputada, que se ha mostrado convencida de que a partir de ahora se podrán hacer políticas feministas «en el contenido y en las formas».

Poco antes de concluirse la votación del acuerdo, IU ha emitido un comunicado en el que señalaba que a través de su responsable parlamentaria de Igualdad, Isabel Salud, se ha abstenido en el seno de esta comisión, junto al resto de representantes del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, en la votación del informe elaborado para alcanzar un pacto en materia de Violencia de Género.

Abstención pero orgullo

Al margen de la abstención, durante el debate, todos los grupos políticos han mostrado su orgullo por el trabajo realizado, que algunos de ellos han expuesto como un «ejemplo» para todas las demás comisiones de la Cámara Baja, pese a que han reconocido que «no es el pacto que cada uno de los partidos hubiera querido» por sí solo, en palabras de la diputada de ERC, Teresa Jordà.

El texto recoge medidas en el plano asistencial, legislativo, de protección y atención a las víctimas, que recibirán protección aunque no denuncien, así como a sus hijos y los huérfanos de esta lacra, para que reciban la pensión de forma inmediata. El acuerdo también atiende a otras violencias, como la sexual.

No obstante, tanto la portavoz de Igualdad del PSOE, Ángeles Álvarez, como la del PDeCat, Lourdes Ciuró, han advertido de que la aprobación del documento del pacto no supone «un trabajo acabado» sino que exigirá seguir debatiendo medidas para avanzar en la lucha y la prevención de la violencia machista en otros aspectos que no aparecen contemplados en el documento, como las políticas de educación o de igualdad.

«No hemos terminado el pacto porque muchas de las cuestiones relacionadas con la prevención del sexismo están abocadas a ser debatidas en el pacto educativo. El GPS seguirá trabajando para convertir la educación en una pieza clave de las políticas preventivas», ha indicado Álvarez, al tiempo que ha reclamado «celeridad».

Por su parte, la portavoz de Igualdad del Grupo Popular en el Congreso, María del Carmen Dueñas, ha celebrado las más de 200 medidas aprobadas como un «importante avance» y una «esperanza» para las mujeres víctimas de violencia machista y ha restado importancia a la abstención de Podemos, de la que dice que es el grupo de Unidos Podemos el que tendrá que dar las explicaciones por su voto.

«Hoy esta comisión y esta cámara, con la aprobación de este histórico pacto, va a demostrar una vez más su activismo contra toda forma de violencia contra las mujeres. Debemos sentirnos todos satisfechos», ha subrayado, aunque reconoce que «queda mucho por hacer».

Doce votos particulares aprobados

Además, se han aprobado 12 votos particulares de los 63 presentados, que se incorporan como voto particular al texto del acuerdo. El resto decaen y pueden volver a ser registrados de cara al debate en el pleno del Congreso.

De este modo, se han incorporado siete votos particulares presentados por el PSOE. Uno de ellos se ha aprobado por unanimidad mediante una transaccional para incluir el lenguaje inclusivo en todo el texto del acuerdo, a petición del CERMI. Igualmente, entre los votos aprobados al PSOE se encuentran que las menores víctimas de violencia intrafamiliar o doméstica no tenga que solicitar el consentimiento paterno para abortar, la creación de un registro de sentencias por impago o la valoración de la renta de inserción a efectos de jubilación.

También se ha aprobado un voto de podemos relacionado con el tratamiento del proxenetismo recomendado por la ONU y cinco votos de Compromis, que hacen referencia a la inclusión de otras tipologías machistas, corregir valores contradictorios en la LOMCE, prohibir la publicidad del negocio de la prostitución, permitir contratación a la administración local que garantice el desarrollo de las medidas e incorporar a las organizaciones feministas al seguimiento del pacto.