REUTERS

Un obrero obligado a orinarse encima al no obtener permiso para ir al baño

El trabajador de la más grande fábrica metalmecánica italiana del grupo FIAT no pudo abandonar la cadena de montaje para no ralentizar la producción y se orinó en los pantalones

Corresponsal en RomaActualizado:

Un obrero de la cadena de montaje de una fábrica de la Fiat Chrysler se ha visto obligado a orinarse encima porque no se le dio permiso para ir al baño, ya que se corría el riesgo de ralentizar la producción. Un hecho que muestra la actualidad del genial y visionario Charlie Chaplin con su película «Tiempos Modernos» (1936), en la que plantea una sátira social en defensa de la dignidad del hombre contra el dominio de la máquina.

El episodio del trabajador obligado a hacerse «pipí» en los pantalones, al negársele el derecho de ir al baño, ha creado tensiones y una dura batalla sindical. Sucedió en la fábrica Sevel en la localidad de Atessa (Chieti), centro de Italia, del grupo Fiat Chrysler (FCA), el más grande establecimiento industrial europeo para la producción de vehículos comerciales ligeros, con más de 6.000 trabajadores. El sindicato USB ha denunciado el hecho calificándolo de «gravísimo», proclamando una hora de huelga.

«Episodios que se repiten»

En una dura nota se advierte que «ha sido dañada la dignidad del trabajador»: «Este hecho refleja claramente las condiciones de trabajo a que se ven obligados los obreros de FCA, algo que se está extendiendo rápidamente. Episodios en los que peticiones similares son negadas o retrasadas se repiten más a menudo de lo que se pueda imaginar», escribe el sindicato, añadiendo una serie de causas por las que se ha llegado a esta situación: «Los ritmos son frenéticos, la producción está por encima de todo, se ahorra en personal para las sustituciones mientras fuera aumenta el desempleo y la precariedad que destruyen existencias y afectos».

Según el sindicato UBS, la víctima, padre de familia, ha decidido no hablar con la prensa, porque se siente humillado en el ambiente del trabajo y no quiere que le suceda lo mismo en la vida cotidiana.

Interrogación parlamentaria

El abogado que se ha hecho cargo de la defensa del trabajador, Diego Bracciale, ha calificado el episodio de «inaudita y excepcional gravedad, porque daña la dignidad tanto del trabajador como del hombre. Parece que todas las batallas realizadas para afirmar los derechos de los trabajadores han sido vanas».

El partido político Izquierda Italiana ha planteado una interrogación parlamentaria: “Se trata de un hecho grave que daña la dignidad de una persona y por extensión a toda la clase trabajadora de la fábrica Sevel, que produce cerca de 300.000 vehículos comerciales que se venden en 80 países del mundo, ocupando el primer puesto en Europa en las ventas de su segmento. Es por tanto la más grande fábrica metalmecánica italiana, un gigante de la exportación industrial, por lo que no puede ser infravalorado este episodio”, afirma Gianni Melilla, de Izquierda Italiana.

ABC

El grupo Fiat Chrysler se ha excusado con el trabajador y dirigentes han mantenido una reunión con los representantes sindicales, pero no ha adoptado ninguna medida contra los responsables de la cadena de montaje.

En ocasiones los medios italianos han reflejado la difíciles condiciones de trabajo que sufren los trabajadores en otras cadenas de montaje o de distribución. Un obrero de una gran multinacional ubicada en el norte de Italia denunciaba recientemente: «Los baños están siempre limpios, porque ninguno los utiliza. La presión es tan alta que para no perder tiempo evitamos ir a hacer la pipí».