Estética

No la llame operación bikini, diga operación bañador

Hombres y mujeres, cada vez más igualados en estética y cuidado persona

En la imagen, jóvenes bañándose en la piscina - ABC
- Actualizado: Guardado en: Sociedad

De tal manera que el término pueda designar a los cuidados y tratamientos a los que se someten ellos y ellas para lucir tipo en la playa. Y es que, asegura la especialista estética de Clínicas Dorsia, Ester Ristori, si tenemos en cuenta el aumento de la demanda masculina en este campo, ya no podemos llamar Operación Bikini a la puesta a punto para el verano.

Llamémosle, pues, Operación Bañador, una prenda válida que designa a ambos sexos, aunque en esto de perder peso la especialista advierte que a ellos les cuesta menos desprenderse de los kilos de más. Puestos a someter a personas de distintos sexos a una dieta estricta durante el mismo periodo de tiempo se comprueba, asegura la doctora Ristori, que los hombres pierden peso antes que las mujeres y con menor dificultad.

Otra diferencia en la Operación Bañador es la tendencia masculina a padecer el depósito de la grasa excedente en la parte del abdomen, mientras que las mujeres luchan contra las famosas cartucheras, en los muslos y contra los flancos, el nombre técnico de los michelines o flotadores.

Eso sí, puestos a entrar en el quirófano para desprenderse de ella, los varones necesitan un seguimiento muy controlado de la dieta para no recuperar el volumen alrededor de la cintura. Sin embargo, una mujer que se somete a una abdominoplastia puede tener garantías de que, aunque debe cuidarse, la intervención le ofrece unos resultados duraderos.

Lo que une a ambos sexos , explican desde Clínicas Dorsia, es la el diseño pormenorizado y riguroso estudio de la composición corporal de cada persona y las necesidades alimentarias concretas de cada individuo. Es la única manera de lograr resultados a largo plazo sin perjuicio para nuestra salud. El objetivo es aprender a comer de manera sana, e introducir poco a poco la práctica del ejercicio físico, como un hábito en nuestra vida.

Los tratamientos también les igualan. Los cuidados en clínica son un éxito en verano. La intralipoterapia, infiltraciones desoxicolato de sodio en el tejido adiposo, funciona en ellos y ellas. Mediante las inyecciones de Aqualyx ,su nombre comercial, se logra disolver los lípidos, romper las células grasas, y una vez disueltas eliminarlas de manera natural a través del sistema linfático.

Ellos también se han sumado a la depilación láser, el botox y el ácido hialurónico, aunque, eso sí, hay que destacar la gran demanda en tratamientos para corregir las ojeras y bolsas en los ojos. También, por supuesto, los microinjertos capilares, mediante las nuevas técnicas FUE o FUSS.

Cuidarse no es sólo cosa de ellas. Luchar contra las arrugas y sentirse bien es, hoy por hoy, una tendencia unisex, en aumento.

Toda la actualidad en portada

comentarios