La favela de Rocinha en Río de Janeiro (Brasil) ha sido testigo estas semanas de enfrentamientos entre traficantes
La favela de Rocinha en Río de Janeiro (Brasil) ha sido testigo estas semanas de enfrentamientos entre traficantes - EFE

Muere una española tiroteada por la Policía en una favela de Río de Janeiro

La Policía de Brasil ha detenido a dos efectivos por la muerte de María Esperanza Jiménez Ruiz, de 67 años, cuando circulaba en un vehículo Fiat la mañana del lunes por una zona típica de comercios en la Rocinha

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

María Esperanza Jimenez Ruiz y sus parientes eligieron el peor momento para hacer una visita turística a una favela de Río de Janeiro que vive una guerra entre narcotraficantes, una decisión que le quitó la vida en plenas vacaciones. El coche turístico en que iba con otros dos españoles, un italiano y un guía, cruzó un control policial en la Rocinha, la más grande y una de las menos peligrosas de la ciudad, cuando los agentes realizaban una operación en busca de narcotraficantes.

A las 10.30 horas de la mañana, hora local, la policía abrió fuego contra una furgoneta Fiat Fremont con ventanas oscuras, que, según la versión oficial, habría roto un cordón de aislamiento en el Largo de Boiadeiro, una especie de plaza, a 100 metros de la entrada de la favela, donde se concentra el comercio y los turistas que se encuentran con sus guías para un paseo conocido como «Favela Tour». Al parecer, los guardias, que acababan de enfrentarse a una banda de criminales, dispararon sin pestañear ni pedir informaciones.

Las primeras imágenes de una cámara de seguridad muestran que tres policías siguieron persiguiendo el vehículo plomo, que huía con la turista, ya baleada, en una de las calles de la favela. Según los testimonios de vecinos y comerciantes recogidos por el diario O Globo, se oyeron al menos nueve tiros.

En la versión policial, el chófer no obedeció las órdenes de parar y siguió manejando. La fiscalía de asuntos internos de la policía informó que un teniente y un oficial de la Policía Militar han sido detenidos. El chófer sería un italiano que vive hace cuatro años en Brasil, e informó en la comisaría que no recibió ninguna orden para frenar, además de negar que se haya saltado un control. La Policía Militar informó que está investigando el caso, inclusive la responsabilidad de la agencia de turismo, de la que no se ha difundido su nombre, así como el chófer.

María Esperanza, de 67 años, estaba en el asiento trasero y fue trasladada al hospital municipal Miguel Couto, cercano a la favela, pero no resistió y falleció. La turista andaluza era una empresaria muy conocida en el Puerto de Santa María, su ciudad natal, en Cádiz, donde gestionaba una Agencia de la Propiedad Inmobiliaria. María Esperanza iba en el coche con su hermano, José Luis Jimenez, y su cuñada, Rosa Margarita Martínez, que pasaban las vacaciones con ella.

En declaraciones en la comisaría de apoyo al turismo, los parientes de María informaron que no fueron avisados de la situación de riesgo en la favela, que vive una guerra entre narcotraficantes hace más de un mes. Los turistas fueron acompañados por el cónsul de España en Río de Janeiro, Manuel Salazar, y el vicecónsul, José Luis García Mira.

Los acompañantes niegan la versión policial

Los ocupantes del vehículo que fue tiroteado por la Policía brasileña en una favela de Río de Janeiro, que causó la muerte de una turista española, negaron la versión de la Policía Militarizada de que el auto «rompió el bloqueo policial» y rechazaron que hubiera cualquier tipo de control.

El hermano y la cuñada de la víctima, María Esperanza Ruiz Jiménez, así como el conductor del vehículo, de nacionalidad italiana, y la guía, brasileña, declararon ante la Policía Civil de Río de Janeiro y contradijeron la versión dada por la Policía Militarizada, explicaron fuentes oficiales.

«Las personas que iban en el coche no vieron ningún control ni ninguna orden policial de parada. Estamos investigando para saber las circunstancias bien detalladas, para saber por qué dispararon» contra el vehículo, declaró a la prensa el comisario de la División de Homicidios de la Policía Civil, Fábio Cardoso.

Agregó que «el vehículo dejó a los turistas abajo en la favela, se esperó y cuando recibió la llamada de la guía para ir a buscarlos el conductor fue a buscarlos. En la bajada, sin encontrarse ningún control de la policía, escucharon disparos y entonces vieron que María había sido alcanzada por un tiro en la altura del cuello».

Guerra en la Rocinha

La turista andaluza no es la primera víctima de la violencia en Río de Janeiro. En diciembre, un turista italiano fue asesinado por criminales cuando entró por error en una motocicleta en una favela del barrio de Santa Teresa. En febrero de 2016, una turista argentina fue acuchillada en un asalto en la Playa de Copacabana. La sensación de violencia ha empeorado mucho desde que terminaron las Olimpiadas, en agosto del año pasado, ahondada por la crisis económica y de corrupción que vive Brasil, y en especial, Río de Janeiro.

La situación está especialmente peligrosa en las favelas. Fuerzas de Seguridad de Río de Janeiro están realizando operaciones en esa favela desde el 22 de septiembre, para combatir una sangrienta guerra por el control del narcotráfico en la Rocinha. La guerra de bandos es liderada por un grupo leal a Antonio Bonfim Lopes, aliás Nem, contra el narco Rogerio Avelino da Silva, aliás Rogerio 157, que asumió el control del crimen en 2011, tras la prisión de Bonfim. Nem está preso en una penitenciaria de seguridad máxima en Rondonia, a más de 3 mil kilómetros de Río.

Las operaciones policiales ya llevaron a más de mil efectivos a la Rocinha y dejaron sin clases, a más de 3 mil escolares.

Una hora antes de balear a María Esperanza, dos policías habían sido heridos a tiros por narcotraficantes, en una disputa que ya lleva más de un mes en la favela Rocinha, tradicionalmente una de las más tranquilas, pero que enfrenta una disputa entre peligrosos bandos criminales, y un refuerzo policial que ha aumentado la tensión en el área. Las operaciones policiales y la guerra de traficantes no ha reducido, sin embargo, los paseos turísticos en esta favela que está ubicada al lado de barrios de lujo de la ciudad.

Varias agencias de los llamados «Favela Tours», pionera en ese tipo de excursión, han mantenido los paseos, pese a la crisis de seguridad. Otras agencias han suspendido las visitas, como la «Rocinha by Rocinha», que no realiza más tours desde que estalló la violencia en el área. «Prefiero velar por la seguridad de nuestros clientes que poner personas en riesgo», declaró recientemente al portal UOL, el guía turístico Erik Martins, que nació y vive en la Rocinha. «Está realmente peligroso, al punto de no ser posible traer cualquier persona o recibir clientes», dijo el joven que sustituyó la renta de los paseos por clases de inglés.

Normalmente, el turismo y el comercio conviven en acuerdo con el tráfico, que cobra tarifas a las empresas de servicios. En el caso de los guías, Erik cuenta que los turistas suelen ser respetados por los narcotraficantes desde que cumplan algunas normas, como no fotografiar algunas áreas en que el comercio de drogas ocurre a plena luz del día.

El DNI de María Esperanza Jiménez Ruiz, vecina de Puerto de Santa María, de Cádiz
El DNI de María Esperanza Jiménez Ruiz, vecina de Puerto de Santa María, de Cádiz

Por su parte, el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María aprobará previsiblemente mañana decretar tres días de luto oficial por la muerte de María Esperanza Jiménez Ruiz, la empresaria tiroteada en Río de Janeiro este lunes, informa EFE. El equipo de gobierno local se ha puesto a disposición de la familia y de las autoridades para colaborar en las tareas de repatriación del cadáver y de organización de su funeral y entierro en la localidad.