Las terrazas cubiertas por más de dos paredes son «espacios cerrados»
Las terrazas cubiertas por más de dos paredes son «espacios cerrados» - Rocío Ruz

Los médicos de familia critican que se permita fumar en las terrazas cerradas cuando la ley lo prohíbe

El 42% de los españoles afirman sentirse expuestos al humo del tabaco en estos recintos

MadridActualizado:

El 42% de los españoles dicen sentirse expuestos al humo del tabaco en las terrazas cerradas de bares y restaurantes, según evidencia una encuesta de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), entidad que denuncia esta situación, ilegal, según la regulación actual vigente en España, y que recuerda que el tabaquismo pasivo mata en el país entre 1.500 y 3.000 personas cada año.

«La Ley del Tabaco establece que las terrazas cubiertas por más de dos paredes son ‘espacios cerrados’, por lo que el propietario no debería permitir que se fumara dentro», afirmó este lunes en Madrid Josep Basora, presidente de semFYC. El doctor Basora aprovechó su intervención para denunciar públicamente este incumplimiento de la ley y recordó que un estudio reciente de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) señala que el 87% de los establecimientos con terrazas cerradas no cumplen la normativa.

La encuesta de semFYC, realizada vía internet a un total de 9.333 ciudadanos de toda España, fumadores, exfumadores y no fumadores, se dio a conocer, como cada año, en el marco de la Semana sin Humo, que se celebra desde este martes, 24 de mayo, hasta el siguiente, 31, Día Mundial Sin Tabaco. En esta ocasión lleva por lema «Decídete a dejar de fumar, hoy es el día».

El trabajo de semFYC indica que un 14% de los encuestados sienten que están expuestos al humo del tabaco en casa; un 12%, en bares y restaurantes; un seis por ciento, en el lugar de trabajo, y un cinco por ciento, en el coche. A este respecto, César Minué, coordinador de la Semana sin Humo de semFYC, lamentó que, efectivamente, la Ley del Tabaco se incumpla todavía en algunos lugares de trabajo, y se manifestó a favor de implementar medidas que demuestren ser eficaces contra el tabaquismo, como la de prohibir los cigarrillos en espacios deportivos, tal y como ha hecho el País Vasco, o en los coches cuando viajen menores.

La encuesta presentada este lunes preguntó a los ciudadanos por la eficacia que, a su parecer, tendría el empaquetado neutro o genérico de los cigarrillos, una medida contemplada en la directiva europea que los Estados deberían haber traspuesto ya y con la que los profesionales de esta sociedad médica están de acuerdo por considerarla efectiva, sobre todo en la disminución del inicio tabáquico entre los jóvenes.

Los resultados del trabajo indican que un 34,6% de los entrevistados consideran que la medida sería eficaz, a un 38,1% le suscita dudas y un 26,3% entiende que las cajetillas sin imágenes, publicidad, colores o logotipos que las identifiquen con una marca no serían eficaces a la hora de dejar de fumar.

El estudio preguntaba también por la necesidad o no de regular el cigarrillo electrónico, una posibilidad que respalda el 72% de quienes la respondieron, que consideran, en el 42% de los casos, que el llamado e-cigarrillo no ayuda a abandonar el tabaco. Por el contrario, el 15% cree que sí puede servir de apoyo y el 37% lo duda.

Otro de los aspectos sobre cuya opinión sondeaba la encuesta era el de la subida del precio del tabaco como acicate para reducir el número de fumadores. A este respecto, un 63% piensa que ese incremento sí serviría para que más personas dejaran de fumar, algo con lo que la sociedad médica está de acuerdo. Se calcula que un incremento del 10% en el precio disminuiría la prevalencia un cuatro por ciento, y que, en el caso de los adolescentes, incluso se podría llegar a un siete por ciento, afirmó Encarnación Serrano, coordinadora también de la Semana sin Humo de semFYC.

En este punto, los médicos de familia señalaron que los fumadores preguntados por esta cuestión en el trabajo indicaron en un 47% de los casos que fumarían menos si subiera el precio del tabaco, aunque solo un 18% dijo que se plantearía dejarlo. Finalmente, el estudio preguntó por la financiación de los tratamientos para dejar de fumar, un aspecto que apoya el 63% por considerarlo efectivo y con el que no está de acuerdo por dudar de su eficacia alrededor de un 10% de la población.