Mascotas: Mucho cuidado con la alimentación

Nuestro tema de hoy es la alimentación en perros y gatos. Ambos son carnívoros, pero como animales domésticos dependen del menú que nosotros les proporcionamos

MADRIDActualizado:

Los menús y lo que es lo mismo la alimentación de nuestras mascotas ha ido variando con el paso del tiempo. En los comienzos de la domesticación cuando el perro era compañero y guardian y hasta hace muy poco -todavía hay lugares en que se sigue haciendo- se ofrecía a perros y gatos nuestras sobras más o menos variadas. Esto algunos animales lo combinaban con lo que cazaban guiados por su instinto.

En la actualidad están los alimentos comerciales técnicamente evolucionados y que reúnen todas las necesidades para de esa manera poder satisfacer hasta las más altas exigencias metabólicas de nuestras queridas mascotas. Otra posibilidad es el preparado casero de raciones. Es una posibilidad, pero resulta engorroso, menos económico y “podríamos caer fácilmente en deficiencias nutricionales.

Tengan en cuenta que se trata de imitar la composición química de una presa.”, comenta el veterinario Javier Álvarez de la Villa. “¿Imitaremos el porcentaje de grasa, el de proteína, el de hidratos de carbono, vitaminas, pero también el calcio, el fosforo, el magnesio, el hierro el selenio, cobre molibdeno... y la fibra tan importante para un adecuado tránsito intestinal?” asevera nuestro veterinario consultado. Es algo complicado y se preguntarán como en estado salvaje gatos y perros consiguen todo esto. Pues lo hacen al comerse toda la presa. No se dejan nada, la supervivencia está en juego, extraen los minerales de hueso y cartílagos, la proteína de los músculos, la grasa del panículo adiposo, la fibra del contenido vegetal de los intestinos, en el hígado consiguen vitamina K a D y el glucógeno rico en glucosa como su nombre indica.

Grandes avances en la nutrición animal

Actualmente los nutrólogos veterinarios han conseguido piensos muy bien formulados, lo tienen en cuenta en todo, no cometen fallos. “Nuestras macotas pueden vivir muchos años y muy bien. Los veterinarios constatamos cada vez más con edades que superen en dos o tres la media por raza de edad máxima y de esto “tienen la culpa” no solo los piensos, también los esmerados cuidados de sus propietarios y el apoyo de la medicina veterinaria”, nos asegura el doctor Javier Álvarez de la Villa del Centro Veterinario Víctor de la Serna.

Hay una amplia y variada oferta de piensos. Se ofrecen para cachorros, adultos, senior, razas pequeñas, raza grandes, razas medianas, diferentes tamaños de croqueta diferentes colores diferentes formas y diferente sabores. También para prevenir y mejorar obesidad, estómagos sensibles, hipo alergénicos, piel sensible, mejorar la movilidad y sin olvidar la gama médica de la que más adelante hablaremos.

Con tantos piensos, tantas marcas, nos planteamos la enorme disyuntiva de cual elegir. Ofrecemos aquí algunas consideraciones a modo de pequeña guía, luego -como siempre decimos- consulte a su veterinario que le ayudará y aconsejará cual es el más indicado para su mascota.

-Elija el pienso según la edad de su animal de compañía (puppy, adulto, senior)

-Elija según el tamaño de la raza pero no obsesionarnos con bolitas demasiado pequeñas aunque inicialmente la come mejor. Pensemos que aunque la raza sea pequeña (yorkshire, maltés, chihuahua etc.) poseen excelentes bocas armadas con buenas piezas dentales y si no me creen echen un vistazo levantando levemente el belfo (el labio del animal). Necesitan también los gatos ejercitar caninos y molares y ensalivar el alimento mediante el acto de la masticación. “Bolita muy pequeña, es pues sinónimo de tragar sin masticar, de posibles indigestiones y de bocas con abundante sarro”, comenta Javier Álvarez de la Villa.

-Elijamos una gama también según criterio de obesidad. ¿Su perro o gato es muy voraz, muy sedentario y además ha sido castrado? Razón para elegir un alimento especial para animales castrados más bajo en aporte calórico que le ayudará a fin de mantener un estado corporal óptimo.

-Si su perro o gato está enfermo y su veterinario lo ha diagnosticado correctamente, será momento de instaurar una dieta. Constituye la alimentación, en ocasiones, un pilar tan importante y si no mayor que la propia medicación. Es vital en la insuficiencia renal crónica de perros y gatos, en las hepatopatías, cardiopatías, alergias, pancreopatías, enteropatías, cistitis etc. Pongamos un ejemplo, y es ese gato que deja de comer, bebe muchísimo y ha adelgazado muchísimo.

Su propietario acude al veterinario y recibe la mala noticia de un problema renal.Los riñones no funcionan, la sangre no es depurada y se carga de tóxicos como la urea, la creatinina, el fósforo, la paratohormona y otros. El gato se encuentra muy mal, es preciso mediante técnicas de fluidoterapia, diálisis peritoneal y medicación sistémica ayudar a los riñones y desintoxicar a nuestra mascota.

Cuando ya se siente mejor llega la alimentación renal específica, una dieta maravillosa formulada por nutrólogos veterinarios que aporta todo lo imprescindible pero bajando la proteína la cual genera ahora residuos nitrogenados, el fósforo, aumentando la vitamina B, disminuyendo el sodio y aumentando la palatabilidad. Así operan las dietas, quitan lo que hace daño y aportan lo que beneficia.

-No elijan piensos demasiados baratos. Lo demasiado barato en alimentación, no suele dar buenos resultados. Es imposible que las materias primas (carnes, cereales etc.) se regalen. Elija si quiere una gama media o alta o una oferta pero nunca el pienso milagro casi regalado.

-Observe los efectos del pienso a corto plazo en el aspecto de las deposiciones consistencia olor y cantidad. Es obvio decir, que si su mascota defeca sin tregua grandes cantidades con mal olor o consistencia inadecuada, algo va mal en su alimento. Si su animal de compañía por el contrario se muestra feliz y saludable y sus excrementos son pequeños con buenos caracteres y buen color además de ausencia de las conocidas flatulencias que indican sulfhídrico en el intestino grueso por inadecuada digestión proteica el alimento le va bien.

-La demanda en nuevos piensos naturales, ecológicos y bajos en cereales está creciendo. Gusta todo lo ecológico, lo asimilamos a cuidado del medio ambiente y alimentos más sanos libres de toxinas. Los piensos bajos o libres de granos de cereales ofrecen la lógica aplastante de parecerse mas a lo que deberían comer félidos y canidos al quitarles maíz, trigo, sorgo o avena que no consumen en la naturaleza. Ofrecen estos últimos alimentos mejores respuestas metabólicas en perros y gatos con más adecuadas curvas de insulina, y una mejor curva de insulina, es un animal que engorda menos y esto también es salud. No obstante los alimentos convencionales que utilizan granos de cereales están muy bien formulados y no van en absoluto mal. Elegir uno u otro dependerá de criterios de raza, actividad etc. que su veterinario le explicara gustoso.

- Su perro y su gato no son vegetarianos, usted si lo puede ser, pero ellos no. Les puede originar graves consecuencias. Ahora bien, un pedacito de futa a modo de premio se lo puede ofrecer

-No de otros alimentos de la casa. En el momento en que su mascota, sobre todo los perros de razas pequeñas, prueba de su propio menú, repudiará el pienso, le echará un pulso declarándose en "huelga de hambre" y tendríamos un problema. Lo que sí se puede, es añadir algo que de sabor en su pienso al ser mezclado (alimento húmedo ,pedacitos de jamón york, atún natural en conserva.....etc).

-No ofrezca restos de comida, ni embutidos, ni chorizo, ni morcilla, ni carne de cocido, ni judías, ni lentejas, ni cebolla, ni ajos, y NUNCA huesos!. Para esto último nuestro veterinario consultado nos pone este ejemplo : Un perro es feliz con un hueso gigante de jamón que sobró en nuestra sopa. Nos encanta verlo contento y durante una hora, estará hincando el diente en él, pero.....comenzada la digestión empezará a tener problemas, como la conocida colitis y la urgencia de hacer sus necesidades o el estreñimiento, al haber precipitado el exceso de calcio que contiene el hueso, cementando las heces, o, horror!! , ha roto una muela o un canino!. Nuestra mascota ya no estará tan feliz. No merece la pena correr el riesgo, dándoles de comer con buenos alimentos comerciales, tendrán menos problemas.