Biodiversidad

El ave más longeva ha sido madre a los 67 años

Es un albatros de Laysan, que ya ha criado con éxito más de 30 polluelos a lo largo de su vida en una colonia de cría de Hawái

MadridActualizado:

Wisdom, una hembra de albatros de Laysan que es el ave anillada más longeva del mundo, ha vuelto a ser madre a los 67 años. A principios de febrero, aproximadamente dos meses después de que Wisdom comenzara a incubar su huevo, la longeva hembra y su compañero Akeakamai dieron la bienvenida a su nuevo pollo en el Parque Nacional del Refugio de Fauna del Atolón y Memorial de la Batalla de Midway, en el extremo norte del archipiélago de Hawai (Estados Unidos), donde Wisdom (que significa sabiduría en inglés) regresa cada año para incubar un único huevo durante unos 160 días.

Anillada por primera vez en 1956, se calcula que Wisdom ya ha criado con éxito más de 30 polluelos (entre 30 y 36) a lo largo de toda su vida, y la anterior fue hace justo un año. La crianza requiere mucha energía. Por ello, los albatros solo ponen un huevo cada año y, además, a menudo se toman años sabáticos. En este contexto, la contribución de un ave a la población mundial de albatros de Laysan es de gran importancia para la especie. La reciente incorporación del nuevo pollo de Wisdom ha ampliado la familia de albatros y contribuye a la conservación de la población mundial, explican desde SEO/BirdLife.

En los albatros, lo habitual es que cuando se forma una pareja ésta de mantenga unida de por vida y, además, la crianza la hacen entre los dos miembros de la pareja. A partir de ahora, tanto Wisdom como Akeakamai pasarán los próximos seis meses en la colonia criando a su nuevo pollo. Se turnarán en las tareas de cuidado y búsqueda de comida, como hacen otras muchas especies.

El hecho de que muchas especies de aves marinas regresen año tras año al mismo lugar para criar, una costumbre que los biólogos llaman filopatría, o fidelidad al nido, pone de relieve la importancia de preservar colonias como la que emplea Wisdom en su reproducción, fundamentales para asegurar la supervivencia de muchas especies de aves marinas, según recalcan desde SEO/BirdLife.

Aves marinas

Más de tres millones de aves marinas, incluyendo al albatros de Laysan, dependen de este atolón situado en un lugar remoto en el océano Pacífico. Y es allí donde los responsables de su conservación trabajan para restaurar el hábitat que necesitan las aves, asegurando un futuro para estas aves marinas. «El hábitat del atolón Midway no sólo alberga millones de aves, también cuenta con innumerables generaciones y familias de albatros», asegura Kelly Goodale, biólogo del refugio. «Es todo un acontecimiento ver a Wisdom regresar a casa rodeada de sus polluelos. ¡Toda una reunión familiar!»

Las aves marinas son, precisamente, el grupo de aves más amenazado, cuyas poblaciones a nivel global se han reducido en un 70 por ciento desde la década de los 50. BirdLife International llama desde hace tiempo la atención sobre este grave problema a escala mundial ya que las especies marinas, como la pardela balear -el ave más amenazada de Europa- son indicadores del estado de los ecosistemas marinos y el alto grado de amenaza que sufren.

En Europa, el ave más longeva de la que se tiene constancia es otra especie marina, una pardela pichoneta, que se anilló en el año 1957 y que se recuperó viva en 2008, durante una jornada de anillamiento. Su edad es de más de 50 años, sin poder precisar más, ya que se anilló como adulto en su momento. Precisamente son las aves marinas, las acuáticas y las limícolas, en general, las que viven más tiempo. «El tamaño en las aves importa y las más grandes son las que viven más», matizan desde SEO/BirdLife.