Francisco López-Valdés, marido de María Seguí, habla para ABC
Francisco López-Valdés, marido de María Seguí, habla para ABC - ABC

DGTEl marido de Seguí: «No me he llevado un euro y María renunció porque estaba siendo acosada»

Francisco López-Valdés habla con ABC sobre la reciente dimisión de su mujer como directora de Tráfico

MadridActualizado:

El marido de María Seguí, Francisco López-Valdés, es la segunda parte implicada en un asunto a tres, del que no quiere esconderse. Este asturiano de 40 años, ingeniero experto en seguridad vial desde 2003, no quiso aparcar su carrera cuando su mujer fue nombrada responsable de la Dirección General de Tráfico, y ahora dice sufrir una «caza de brujas». «Hemos tenido tiempos mejores», resume.

María informa el 30 de marzo de 2012 a Juan José Alba de que es pareja de López-Valdés, y el profesor le da la enhorabuena Dice que «jura por sus muertos que la noticia se quedará con él y que se le han caído las pelotas al suelo»
María informa el 30 de marzo de 2012 a Juan José Alba de que es pareja de López-Valdés, y el profesor le da la enhorabuena Dice que «jura por sus muertos que la noticia se quedará con él y que se le han caído las pelotas al suelo»

La tercera pata de esta mesa es Juan José Alba, profesor del área de Ingeniería de la Universidad de Zaragoza, exjefe de Francisco, aunque ambos siguen trabajando en esta institución. De hecho, comparten «techo» dentro del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón dirigido por Alba, si bien no están en en el mismo grupo.

En todo caso, López-Valdés ve en las denuncias mediáticas de Alba una «vendetta» personal, que intentó «encajar» hace un año, y que «por el momento político actual» ha encontrado eco. Hasta el punto, indica, de que su mujer renunció la semana pasada porque «no aguanta estas tensiones políticas». «No hay derecho a que una investigadora de Universidad que no es política sufra este acoso». «En los últimos diez días, cada mañana había una “mierdecilla” (sic) más: María no dimite por ser culpable, sino por haber sufrido una injusticia. Ni la directora otorga esos contratos, ni el marido los recibe», dice.

«Tendremos que ser discretos», responde Francisco López-Valdés a Juan José Alba el 30 de marzo de 2012 a las 21.34 horas
«Tendremos que ser discretos», responde Francisco López-Valdés a Juan José Alba el 30 de marzo de 2012 a las 21.34 horas

Con documentos en la mano, López-Valdés, cuya labor ha sido respaldada por la Universidad de Zaragoza y ha encadenado contratos temporales en los últimos cinco años, desmiente que cobrase del laboratorio de Alba en el momento de los tres contratos que investiga el Ministerio del Interior y en el que ha advertido irregularidades.

Esos contratos, por valor de algo más de 49.000 euros, se producen entre 2011 y 2013. López-Vadlés regresa a España desde el centro pionero en investigación de accidentes de la Universidad de Virginia desde julio de 2012 a junio de 2014 con un contrato costeado por el proyecto europeo Marie Curie para desarrollar pruebas de impacto y seguridad en la automoción, explica: «Yo no me he llevado un euro, ni he recibido un complemento a mi sueldo porque tengo exclusividad con el proyecto europeo. Es todo un gran engaño», clama.