ABC

Rajoy desautoriza la «huelga a la japonesa» de Tejerina y Cifuentes

La senadora de Nueva Canarias denuncia ante al presidente la situación penosa de las camareras de piso en hostelería y este las recibirá en Moncloa

MADRIDActualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que no comparte la llamada de algunas mujeres de su Gobierno y del PP a hacer «una huelga a la japonesa», es decir, trabajar aún más durante la jornada del jueves 8 de marzo. «No me reconozco en la afirmación de la huelga a la japonesa que ha hecho, o no, algún miembro de mi partido», ha afirmado este martes en el Senado. Rajoy desautoriza la posición defendida de la ministra de Agricultura, Isabel Tejerina, o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que respondieron así al llamamiento a la huelga feminista por el Día de la Mujer Trabajadora.

La postura oficial de Moncloa ante el 8-M es de «absoluto repuesto» a la huelga del jueves, si bien Génova se descolgó hace días con un duro argumentado calificando la convocatoria de "elitista e insolidaria" con las mujeres que no tienen trabajo. El PP y el propio Rajoy mantienen que son sus políticas de empleo las que mejor defienden la igualdad de las mujeres.

«Díganle que haga huelga a la japonesa, díganle que es así como se defienden los derechos de la mujeres», le ha recriminado la senadora de Nueva Canarias, María José López Santana, tras relatar las penosas condiciones laborales de unas mujeres que sufren trastornos físicos y de ansiedad. La senadora canaria ha calificado de «crueldad laboral» y «explotación» esas condiciones, que no llega a los 2-3 euros por limpiar una habitación soportando carros pesados y productos químicos.

«Una camarera de piso en Gran Canaria recorrió 12,5 kilómetros en solo cuatro horas. Yo lo llamo crueldad laboral. Hablemos de sueldo: por la limpieza de habitaciones que cuestan de media 70 euros la noche, las Kelly cobran de media 2-3 euros. Yo lo llamo explotación laboral», ha resumido López Santana. «Destrozan su salud a cambio de unas condiciones vergonzosos», ha continuado.

El presidente ha reconocido estar «impactado» ante la intervención de la senadora de Nueva Canarias, y se ha comprometido con ella a recibir al colectivo de trabajadoras de piso, llamadas «Kelly».

Rajoy ha agradecido la intervención de López Santana, hija y familiar de varias mujeres empleadas en este sector, por ocuparse de problemas reales y tratar de visualizarlos y darles solución.

Muy distinto ha sido el debate con el portavoz del PSOE, Ander Gil, que le ha recriminado a Rajoy «no tomarse en serio» la desigualdad. El presidente le ha reprochado que no proponga "ni una sola idea" ahondando en que los socialistas corren el riesgo de convertirse en una fuerza «inútil».