La sala de fiestas Razzmatazz, foco del suceso - Foto: ORIOL CAMPUZANO | Vídeo: ATLAS

«La Manada de Razzmatazz»: los Mossos ya han identificado a los sospechosos de violar a una menor

Fuentes de la Policía autonómica confirman a ABC que la investigación «está muy avanzada»

Actualizado:

Varios sospechosos identificados y la investigación muy avanzada. Los Mossos d’Esquadra podrían resolver en poco tiempo el caso abierto por un posible episodio de violación múltiple en el «backstage» de una conocida sala de conciertos de Barcelona, en este caso con una menor como víctima. Fuentes policiales confirmaron a este diario que la identificación de los posibles agresores se encuentra muy avanzada, y que la resolución del caso podría producirse en breve. Por sus características, y por tratarse de una menor, la policía autonómica es muy hermética, aunque sí se han podido confirmar algunos extremos de un caso que, a su vez, plantea muchos interrogantes, buena parte de ellos relacionados con la seguridad de los locales de ocio nocturno.

Lo que se conoce del caso es que los hechos sucedieron en la madrugada del pasado viernes 1 de junio, en una de las dos zonas reservadas para artistas y la organización con que cuenta la multisala de conciertos Razzmatazz, situada en la calle Amogávares de la ciudad condal.

Los Mossos analizan ya las grabaciones proporcionadas por Razzmatazz
Los Mossos analizan ya las grabaciones proporcionadas por Razzmatazz- ORIOL CAMPUZANO

Según ha trascendido, la menor de edad agredida y otro joven se encontraban en uno de los «backstage» cuando al mismo entró un grupo de varones. Una amiga que acompañaba a la víctima fue la que llamó a los Mossos d’Esquadra para denunciar los hechos, una violación con penetración por parte de tres personas, según el relato de la propia agredida. Tras la denuncia, según informó ayer "El Mundo", la adolescente fue reconocida en el Hospital Clínico de Barcelona, donde los Mossos le tomaron declaración y donde permaneció hasta la tarde del sábado.

Grabaciones

Con la policía catalana trabajando ya sobre el caso, los responsables de la popular sala de conciertos y discoteca facilitaron de inmediato a los agentes todas las grabaciones de las cámaras de seguridad que, a excepción del interior de los camerinos, registran todas las zonas comunes, pasillos y accesos a la zona reservada. Las grabaciones, y el hecho de que la zona donde se produjeron los hechos esté restringida al público en general, es lo que permitirá una rápida resolución del caso.

Además de aclarar los hechos, la investigación deberá determinar qué hacia una menor en el interior de la sala de conciertos de un local para adultos. Según aclara la misma sala -un multespacio de 3.700 metros cuadrados con cinco salas para discoteca y conciertos que pueden funcionar de manera simultánea-, la edad mínima para acceder a Razzmatazz Clubs (discoteca) son los 18 años, y es necesario llevar el DNI, pasaporte o carné de conducir vigente para acceder a la misma. Por contra, y según la legislación vigente, en Cataluña los menores de 16 a 18 años pueden acceder solos a un concierto. Por debajo de esa edad, deben estar acompañados de sus padres o respectivo tutor legal.

Tras conocerse los hechos, y a través de las redes sociales, la sala Razzmatazz (fundada en el año 2000 en el mismo local que antes se conocía como Zeleste) señala que «ha puesto a disposición de las autoridades todos los medios para esclarecer los hechos en cuanto tuvieron conocimiento de los mismos». También las imágenes grabadas. «Queremos ante todo respetar la privacidad de la víctima y de la investigación -añade la sala-, y por encima de todo condenar con toda rotundidad los hechos denunciados». En declaraciones a TV3, Lluís Torrents, codirector y gerente de la sala, apuntó que cuando sucedieron los hechos había cuatro de las cinco salas en funcionamiento, y una cantidad importante de personas en el interior. Torrents precisó que además de llevarse todas las grabaciones, la dirección facilitó a los Mossos una relación de los nombres de todos los artistas y personas que pudieron acceder a los camerinos y zonas reservadas el pasado viernes.

Se da la circunstancia de que Razzmatazz, como se apresuró a aclarar la misma sala, está adherida a la campaña «No callamos», un protocolo de actuación para prevenir las agresiones y el acoso sexual en locales de ocio nocturno promovido por el Ayuntamiento de Barcelona y al que se unieron las salas con mayor afluencia de la ciudad: Apolo, Plataforma, Sidecar, Tarantos, Arena, Jamboree, Marula y Moog, entre otras.