Última Hora La Fiscalía archiva su investigación sobre la película «Fe de Etarras»

Sociedad

Las madres que usan el móvil mientras amamantan perjudican a sus bebés

Cuanto más tiempo utilizan los niños el smartphone menos capacidades desarrollan. Son algunas de las conclusiones del estudio presentado por el Ministerio de Sanidad alemán, que constata que el uso de dispositivos móviles disminuye el desarrollo del habla en niños pequeños

Las madres que usan el móvil mientras amamantan perjudican a sus bebés
ROSALÍA SÁNCHEZ Berlín - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Cuanto más tiempo utilizan los niños el smartphone menos capacidades desarrollan. Esa es la demoledora conclusión del estudio presentado por el Ministerio de Sanidad alemán, que constata que el uso de dispositivos móviles disminuye el desarrollo del habla en niños pequeños y dificulta la concentración de los escolares de primaria, por lo que desaconseja el uso de smartphone antes de los 12 años de edad. Pero los daños que este aparado infringe a los pequeños comienzan mucho antes. Ya en la lactancia, los bebés de madres que usan el móvil mientras les dan el pecho sufren más trastornos del sueño y se alimentan peor, efectos que se manifiestan por igual en niños que se alimentan de leche materna o con biberón.

El estudio Blikk-Medie-Studie 2017 ha sido presentado en Berlín por la responsable de Drogas y Adicciones Marlene Mortler, tras una investigación en la que han participado más de 5.500 niños y padres en 79 puntos de observación repartidos por toda Alemania. Los cuestionarios sobre el uso de dispositivos móviles han sido contrastados con los resultados de las revisiones médicas periódicas que establece el calendario sanitario oficial y revelan nuevos hábitos muy extendidos y que no estaban presentes en los protocolos sanitarios o formación de madres, como la costumbre de utilizar teléfonos o tabletas durante el tiempo en que se está amamantando al bebé, que alcanza el porcentaje del 75% de los niños entre 1 mes y 1 año de edad. El estudio demuestra que los bebés que son alimentados en esta situación duermen peor y beben menos leche que la minoría restante.

Ya en edad escolar, la limitación del uso del móvil a media hora diaria parece hacer la diferencia en problemas como la hiperactividad motora, desarrollo de la comprensión lectora y capacidad de concentración. El 65,5% de los niños alemanes no tienen permitido el uso del móvil o la televisión durante más de dos horas al día, pero no parece ser suficiente. El estudio constata que a mayor tiempo ante la pantalla los niños desarrollan menos las capacidades lingüísticas, además de una asociación entre dispositivos móviles y sedentarismo, consumo de golosinas y de bebidas azucaradas.

Ya en la adolescencia, en cuestionarios respondidos por chicos de entre 13 y 14 años, el 16,1% reconoce que tiene dificultades para determinar por sí mismo un límite al uso del Smartphone y el 41% admite que nunca se ha informado correctamente sobre los peligros del uso indiscriminado de este tipo de dispositivos. El 90% d elos encuestados ni siquiera considera que una asesoría o información al respecto sea aconsejable.

«El estudio nos permite orientarnos por primera vez sobre las consecuencias que el smartphone tiene en la salud de los niños», ha explicado Marlene Mortler, «se trata de una primera valoración de los efectos del cosmos digital en el que crecen nuestros hijos sobre su salud». En su opinión no hay vuelta atrás en la era digital y no se trata de intentar alejar a los niños de los nuevos medios tecnológicos, «pero es importante que nos tomemos en serio los riesgos de la digitalización e intentemos controlarlos».

«Sobre todo es importante que los padres entiendan esto: ningún niño pequeño necesita un smartphone», ha advertido, indicando que no se trata solamente de que no necesiten tener el suyo propio, sino que no necesitan utilizar el de un adulto, tras determinar que el 70% de los niños menores de tres años utilizan más de media hora al día dispositivos móviles de sus padres. Este hábito conduce a problemas de hiperactividad motora y dificultades en el desarrollo de la lengua.

Omnipresencia de los dispositivos

Entre los 8 y los 13 años, los problemas de hiperactividad motora y dificultades para la concentración se presentan a partir del uso durante más de una hora de los medios electrónicos, que incluyen en conjunto televisión, videojuegos, teléfonos y tabletas, según el director del estudio, Rainer Riedel, director del Instituto de Medicina de Colonia. Riedel ha insistido en la necesidad de que el uso de internet sea tutelado durante la primera adolescencia y considera muy necesario que los padres y los hijos pasen tiempo juntos sin que haya teléfonos al alcance de la mano o pantallas encendidas. «La omnipresencia de estos dispositivos, la enorme oferta que traen a nuestras manos, tiene como consecuencia que olvidemos muchas otras opciones de tiempo libre que los chicos necesitan para su desarrollo. Aunque vivamos en la era digital, nuestros hijos no están preparados para crecer, aprender a hablar o mejorar su capacidad de concentración si no pasan cada día tiempo corriendo, saltando, escalando o dejando que sea su propia imaginación la que desarrolle nuevos juegos con sus propias reglas», ha dicho, resumiendo la consigna educativa de esta década como «darle más al balón y menos al ratón».

La psicóloga infantil especializada en medios electrónicos, Astrid Carolus, subraya por su parte que lo importante en esta nueva era educativa no es la prohibición de los dispositivos móviles, sino que los padres y los chicos adquieran un conocimiento serio sobre la forma correcta de utilizarlos, así como la constante oferta de actividades atractivas que sustituya el recurso al smarphone.

Toda la actualidad en portada

comentarios