Sociedad

«Llevábamos un par de años sin esta cantidad de nieve, pero eso era lo inusual»

Los Pirineos ya acumulan el doble de nieve que el promedio del último quinquenio

Un hombre intenta desenterrar su coche en Benasque, tras la gran nevada caída en el Pirineo
Un hombre intenta desenterrar su coche en Benasque, tras la gran nevada caída en el Pirineo - EFE
ROBERTO PÉREZ / R. BELENGUER Zaragoza / Valencia - Actualizado: Guardado en: Sociedad

El viento y el frío siguió azotando ayer con fuerza al Pirineo aragonés y seguía helando –literalmente– en el resto de esta comunidad autónoma. Además tras las intensas precipitaciones que han descargado en los últimos días el Ebro se volvió a desbordar a su paso por los primeros pueblos ribereños de Aragón.

La tremenda nevada que descargó la víspera mantenía ayer incomunicados por carretera dos complejos turísticos: el del Balneario de Panticosa y el de Llanos del Hospital, que llevan desde el domingo por la noche con los accesos cortados por la gran acumulación de nieve y el riesgo de aludes.

«Aquí estamos totalmente acostumbrados a este tipo de episodios y son parte del encanto de este enclave», aseguró ayer a ABC el responsable del Hotel Hospital de Benasque (Llanos del Hospital), Jorge Mayoral. «Llevábamos un par de años que no caía esta cantidad de nieve, pero eso era lo inusual y lo que ha pasado ahora es realmente lo normal en esta época del año y en este punto», indicó. En este hotel permanecen siete clientes y 14 trabajadores. La pega –añade Mayoral– es que el lunes, por el aislamiento, no pudieron llegar los 80 clientes que tenían reserva. «Pero el lado positivo, y muy positivo, es que estas nevadas nos auguran una buena temporada de esquí para lo que nos queda de campaña», apuntaba.

Más nieve que el año pasado

En el complejo hotelero y termal de Panticosa están aislados, también desde el domingo por la noche, cuatro clientes y 23 trabajadores. Aislamiento igualmente voluntario, como en Llanos del Hospital, y también por el mismo motivo: la gran acumulación de nieve que ha hecho disparar el riesgo de aludes en todo el Pirineo y que afecta a la carretera que comunica a este enclave. Hoy, los técnicos de la Administración autonómica evaluarán el estado de la nieve acumulada y decidirán si reabren las carreteras y cómo lo hacen.

En el Pirineo tienen todavía muchos días por delante de heladas severas. Por ejemplo, en Benasque seguirán registrando mínimas de entre -13 y -14º hasta al menos el lunes, y las máximas difícilmente pasarán de los 0ºC. En Biescas y Jaca la situación será muy parecida.

Las nevadas han sido tan intensas que el manto blanco del Pirineo se ha disparado en cuestión de horas. Ahora, las cumbres de la cuenca del Ebro, las dominadas por los Pirineos, acumulan mil hectómetros cúbicos en forma de nieve, un 45% más que el año pasado para estas mismas fechas y prácticamente el doble que el promedio del último quinquenio.

Copos en Valencia y Palma

Ayer el viento sopló con fuerza en gran parte de Aragón. En Zaragoza capital, por ejemplo, la sensación térmica fue de bajo cero durante todo el día, por rachas de viento que superaron los 80 km/h. Peor fue en puntos del Pirineo y de Teruel, donde el viento llegó a soplar a más de 100 k/h.

La ola de frío siberiano que azota Península y Baleares dejaba ayer las primeras imágenes insólitas: nieve en la capital de Valencia. En realidad, algunas zonas de la ciudad de Valencia registraban una ligera lluvia en forma de nieve granulada, menos densa que el granizo y más opaca que éste, que suele ser más transparente. Mientras, en las cumbres del interior de la provincia de Alicante caían los primeros copos del año. Los mismo ocurrió en Baleares. A primera hora de la tarde cayeron algunos copos incluso sobre Palma, pero no llegó a cuajar.

Toda la actualidad en portada

comentarios