Producto de Lactalis en los supermercados franceses
Producto de Lactalis en los supermercados franceses - AFP

La leche con salmonela de Lactalis siguió vendiéndose en varios supermercados tras su prohibición

Las cadenas Leclerc, Auchan, Cora, Intermarché, Sytème U y Carrefour, han reconocido que vendieron centenares de unidades en Francia

Actualizado:

El Gobierno francés ha convocado a los responsables de la gran distribución y mañana, viernes, a los del grupo lácteo Lactalis por el escándalo de la leche infantil intoxicada con salmonela, que continuó siendo vendida en grandes superficies pese a que se había ordenado la retirada de los lotes afectados.

El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, acusó hoy en una rueda de prensa a Lactalis de ser una empresa «negligente» y subrayó que el caso es «grave», por lo que habrá sanciones para los implicados.

Desde Roma, donde se encuentra en viaje oficial, el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que «si tienen que adoptarse sanciones, se adoptarán», al tiempo que anunció un refuerzo de los controles y garantizó que el Estado «está en condiciones de garantizar la seguridad alimentaria de los franceses».

A las cadenas Leclerc, Auchan, Cora, Intermarché, Sytème U y Carrefour, que reconocieron ayer que vendieron centenares de unidades cuya comercialización estaba prohibida después del 21 de diciembre, se le sumó hoy el grupo Casino, que admitió haber puesto en circulación 352 artículos tras ese día.

Por ello, Le Maire ha recibido hoy los representantes de la gran distribución, mientras que espera a los responsables de Lactalis mañana, viernes, por la mañana en su ministerio.

El ministro agregó que la agencia que supervisa el fraude lanzará a partir de la semana que viene 2.500 controles suplementarios que se suman a los 2.500 que ya había lanzado.

Criticó con fuerza al grupo lácteo líder en Francia por haber tenido que ordenar, él mismo, la retirada de 600 lotes y la suspensión de la comercialización de sus leches infantiles, en lugar de hacerlo la compañía. «El 9 de diciembre, el Estado tuvo que sustituir a una empresa negligente, la cual es la única responsable de la calidad y la seguridad de los productos que coloca en el mercado», señaló.