La justicia no da la razón a Juana Rivas y deberá llevar a los niños con el padre

Sus abogados han presentado esta mañana el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional

Actualizado:

Juana Rivas, la vecina de la localidad granadina de Maracena en paradero desconocido desde que incumplió el pasado 26 de julio la orden judicial de entregar a sus hijos al padre, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar y contra el que hay pendiente otra denuncia por violencia de género interpuesta en 2016, deberá llevar a sus hijos con su expareja, tal como ha dictado la Audiencia Provincial de Granada, según ha podido saber ABC.

[Puede consultar la resolución aquí]

Tal ha asegurado a este diario Juan Ramón Montero, abogado de esta madre, «ya preveníamos que la Audiencia no confirmase la suspensión de la resolución». Esta misma mañana, los letrados han presentado el recurso de amparo de nuevo ante el Tribunal Constitucional.

La resolución de la Audiencia Provincial de Granada recoge que la madre debe entregar a los menores en el domicilio italiano del padre, o bien este desplazarse a España para recogerlos. En caso de no cumplirlo, dice la resolución, «se acordarán por este juzgado las medidas coercitivas que sean necesarias para la entrega, incluido el auxilio a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para el traslado efectivo y seguro de los menores».

Además, el órgano ha condenado a Juana Rivas a pagar los gastos del procedimiento, entre los que se incluyen los gastos del viaje y los ocasionados por la orden de retorno de los menores a Italia.

El pasado martes, Juana Rivas tenía que asistir a declarar ante el Juzgado de Instrucción 2 de Granada. Sin embargo, no se presentó y el juez ordenó su detención al considerar «la existencia de un presunto delito de sustracción de menores», ya que su expareja y padre de los menores, Francesco Arcuri, sí acudió a prestar declaración ante el magistrado.

El 31 de julio, Juana Rivas presentó a través de su abogado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional con el objetivo de que este suspendiera la orden de devolución de los niños a su padre. Sin embargo, el órgano inadmitió este recurso al considerar que no se había agotado la vía judicial. Ahora, ya con la sentencia de la Audiencia Provincial de Granada, han presentado de nuevo este recurso de amparo.

Lo ocurrido con Juana Rivas ha despertado el interés de la sociedad. En Macerena, cuando esta madre decidió huir con sus hijos, las calles se llenaron de carteles en los que se podía leer «Juana está en mi casa», acompañados de frases de solidaridad con ella. También las redes sociales se unieron a su causa con el mismo eslógan como muestra del respaldo a esta mujer.